Lecciones y comentarios de la Escuela Sabática_Abril-Junio 2018: Preparación para el tiempo del fin
La puntualidad es respetar el tiempo de los demás y además tu palabra te da credibilidad  
  PRINCIPAL_Inicio_Lecciones de escuela sabática y comentarios por Delfino Jarquín L
  02_Lecciones de escuela sabática en audio y diálogo bíblico comentarios de las lecciones del segundo trimestre: abril-junio de 2018 "Preparación para el tiempo del fin"
  02_Comentarios y Libro complementario de las lecciones de escuela sabática abril-junio de 2018_PREPARACIÓN PARA EL TIEMPO DEL FIN
  TELEVISION en linea-ESPERANZA TV-100% adventista-2018
  Radio_Sol_en vivo_adventista del septimo dia_Puerto Rico-2016 actualizado
  HIMNARIO ADVENTISTA COMPLETO EN VIDEO-POWER POINT-LETRA Y CANTADO
  613 Pistas del himnario adventista nuevo de 2009
  VIDEOS DEL HIMARIO ADVENTISTA_POWER POINT_musica y letra_01 al 399 y de 500 al 507
  MI CORITERO 2009_50 coritos adventistas en Word
  Comentarios de las lecciones de las lecciones de escuela sabática cuarto trimestre octubre-diciembre de 2014_La Espístola de Santiago_en videos you tube _Asociación Metropolitana México DF
  01_Audio de las lecciones de la escuela sabática primer trimestre_enero-marzo de 2017_actualizacion cada semana
  01_Lecciones de la Escuela Sabática_alumno y maestro_Primer Trimestre:enero-marzo de 2017
  El DISCIPULADO CRISTIANO comentarios D. Jarquín L.(Material auxiliar para las lecciones de esc sab 2008_puedes 1trim de 2014)
  Libro_El conflicto de los siglos_E. G. White_audio
  28 creencias fundamentales de los adventistas en Power Point
  04_Lecciones de escuela sábatica_Cuarto Trimestre_octubre-diciembre de 2013_EL SANTUARIO
  03_Revival and Reformation_Quarter 3, 2013
  02 Guia de estudio de la Biblia_Abril-Junio 2013_"Buscad a JEHOVÁ, y vivid"
  Himnario adventista_videos_500 al 507
  Lecciones de escuela sabática_Primer trimestre_ Enero_Marzo 2013_Los orígenes
  Lecciones de escuela sabática_Cuarto trimestre de 2012_Crecer en Cristo
  1 Libro complementario para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Fulgores de Dios
  Lecciones de escuela sabatica_Terce trimestre de 2012_1 y 2 Tesalonicenses
  Lecciones para la escuela sabática_segundo trimestre de 2012_Evangelismo y Testificación
  La Biblia hablada
  Lecciones para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Vislumbres de nuestro Dios
  Temas de AUTOESTIMA-SUPERACION PERSONAL y reflexiones para la vida para el siglo XXI_por Delfino J.
  28 CREENCIAS FUNDAMENTALES DE LOS ADVENTISTAS
  Audio 527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  Audio_47 pistas de coritos adventistas en midi
  VIDEOS_MARIACHI MISIONEROS DEL REY
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA PARA ADULTOS en audio con textos biblicos_primer trimestre de 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO COMPLEMENTARIO 4 _Cuarto trimestre de 2010_Personajes secundarios del Antiguo Testamento
  Lecciones del cuarto trimestre de 2011 en ingles
  COMENTARIOS Y LECCIONES DE ESCUELA SABATICA ANTERIORES
  4 LIBRO COMPLEMENTARIO_cuarto trimestre de 2011_GALATAS
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_cuarto trimestre de 2011_El evangelio en Galatas
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos_con textos bíblicos
  3 LIBRO COMPLEMENTARIO_LA ADORACIÓN EN EL CONFLICTO DE LOS SIGLOS
  Comentario Biblico Adventista_La Epístola del Apóstol San Pablo a los ROMANOS_Material auxiliar para el Estudio de las Lecciones de Escuela Sabàtica_Tercer Trimestre de 2010_"LA REDENCIÒN EN ROMANOS"
  LIBRO 01_COMPLEMENTARIO_Primer Trimestre de 2011_Jesús lloró_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO_3_COMPLEMENTARIO_TERCER_TRIMESTRE_DE_2010_LA REDENCION EN ROMANOS
  Radio_Internet_Full Adventistas Radio
  Contador de visitas
  Libro de visitantes
  Contacto
  Mi Tweeter
  Enlaces inmediatos para estudiar las lecciones de escuela sabática
  ENLACES a otros sitios de ESCUELA SABATICA
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos_PRIMER TRIMESTRE DE 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  2 LIBRO COMPLEMENTARIO_ Vestidos de gracia_ De hojas de higuera a un manto de justicia
  Videos coritos adventistas para tu grupo pequeño para tu pc
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Cuarto trimestre de 2010_PERSONAJES SECUNDARIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO
  Lecturas de la Biblia
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_TERCER TRIMESTRE DE 2011_LA ADORACION_CON TEXTOS BIBLICOS
  LIBRO_2_COMPLEMENTARIO_SEGUNDO_TRIMESTRE_DE_2010_SALUD Y SANIDAD_Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día
  LIBRO_1_COMPLEMENTARIO_PRIMER_TRIMESTRE_ DE 2010_EL FRUTO DEL ESPÍRITU_Richard W. O'Ffill
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Tercer trimestre de 2009_Amadas y llenas de amor_Las epístolas de Juan
  LIBRO _COMPLEMENTARIO_Cuarto Trimestre de 2009_Una naciòn en marcha_El libro de Números_ROY GANE
  => Capítulo 1_Una nación bajo la dirección de Dios_Números 1-4
  => Capitulo 2_Un pueblo santo
  => Capitulo 3_El servicio de Dios_Numeros 7_8
  => Capítulo 4_La preparación para la mudanza
  => Capitulo 5_Retos en el camino
  => Capitulo 6_Arrebatar la derrota de las garras de la victoria
  => Capitulo 7_Crisis por el liderazgo
  => Capitulo_8_Cómo arrogárselas ante el peligro y la muerte
  => Capítulo 9_Éxitos y fracasos
  => Capitulo 10_Armas_de destrucción masiva
  => Capitulo 11_ARMAS DE DISTRACCIÓN MASIVA
  => Capitulo 12_La _Segunda generación: Amonestaciones
  => Capitulo 13_Una_mirada hacia el pasado y otra hacia el futuro
  Comentarios de las Lecciones de Escuela Sabática_Segundo trimestre 2009_Caminar la vida cristiana-Delfino Jarquín L.
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Segundo trimestre 2009-Caminar la vida Cristiana
  LIBRO COMPLEMENTARIO-Primer trimestre 2009
  LA EXPIACION Y LA CRUZ DE CRISTO-4o. trimestre de 2008-por Delfino Jarquín
  "AGENTES DE ESPERANZA:LOS GRANDES MISIONEROS DE DIOS" 3o. trimestre 2008 por Delfino Jarquín
  "JESÚS ES MARAVILLOSO" Comentario por Delfino Jarquín
  El fuego refinador
  COMENTARIOS 2008
  Comentario de las lecciones de esc. sab. por Delfino J.- El don profético en las Escrituras y en la historia adventista-2009
  Estudios bíblicos por Delfino Jarquín
  Web_iglesias adventistas del septimo dia
  Asociaciones adventistas del 7o. dia
  Escuche la Santa Palabra de Dios_La Biblia en audio
  La escuela sabática en video desde la Iglesia ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA de Sacramento California EEUU_EL FRUTO DEL ESPIRITU-PRIMER TRIMESTRE 2010
  Mensajes de paz_amor_esperanza-mi bloq_Delfino
  Sermones de audio
  Mas recursos para la escuela sabática y jovenes
  Canales de Tv y radio adventisas_videos_audio_inspiradores
  El apóstol Pablo y sus viajes misioneros
  Poemas Cristianos
  Curso bíblico, Verdades bíblicas y Seminarios de Apocalipsis por Está Escrito
  Videos-cantos_Jesús- Salvación-Perdón-Fe y Superación Personal-Defino J.
  Seminarios de Daniel y Apocalipsis...y más
  20_Lecciones de la fe de Jesús_en audio
  Comentario Biblico Adventista_Hechos de los apóstoles_material auxiliar para estudiar el contexto histórico_La Redención en Romanos
  100 estudios de la Biblia_Aqui tienes la respuesta_Por Delfino J.
  20 Ilustraciones para tus sermones
  Libros del Espíritu de Profecía-EGW
  Reposo divino para la inquietud humana por Dr. Samuele Bacchiocchi
  20 himnos adventistas cantados_para el estudio de la fe de Jesús
  Peliculas cristianas infantiles
  20 Himnos cantados adventistas para el estudio de las lecciones de la Fe de Jesus
  Libros del Espiritu de Profecia_audio
  Portales adventistas
  Toda la Biblia y los libros del Espiritu de profecia
  RECURSOS DIADACTICOS ESCOLARES_secundaria_ciencia y tecnlogia_matematicas e ingles_mantenimiento electrónico
  Cambio de horario
  Otros
  Materiales didacticos y reflexiones en power point
Capitulo_8_Cómo arrogárselas ante el peligro y la muerte

Cómo arrogárselas ante el peligro y la muerte

Números 18 & 19

El "reactor nuclear" de Dios


Hace muchos años, un granjero del Estado norteamericano de Minnesota llevó su trigo a un silo de cereales. Durante el viaje, fue andando junto al caballo mientras el animal tiraba del carro. Cuando ya llegaban, el lento y cansado caballo levantó la vista y vio el silo. En ese preciso instante un terrible tornado levantó al caballo, junto con el carro y el campesino, y los depositó a una considerable distancia. El pobre animal no quedó herido, pero sí, comprensiblemente, traumatizado. El grano, por supuesto, había desaparecido.
Al año siguiente, el mismo granjero usó el mismo caballo y el mismo carro para transportar otra carga de trigo al mismo silo. Cuando ya casi habían llegado, el caballo levantó la vista y vio el silo. Recordando lo que le había ocurrido la primera vez que había estado allí, se estremeció y se paró en seco, dio media vuelta y se alejó a galope tendido, a la mayor velocidad que sus cascos eran capaces de transportarlo. ¡No había poder humano que lo obligara a pasar por aquella terrible experiencia otra vez!
Los israelitas habían visto la terrible rapidez de la espada del Señor en muchas ocasiones, pero esta última ocasión había estado a punto de alcanzarlos a ellos, y la cuenta de los cadáveres era alta (catorce mil). ¡De ninguna manera querían pasar por aquella experiencia otra vez! "Entonces los hijos de Israel dijeron a Moisés: "¡Nos estamos muriendo! ¡Estamos perdidos! ¡Todos nosotros estamos perdidos! Cualquiera que se acerque, el que se llegue al tabernáculo de Jehová, morirá. ¿Acabaremos por perecer todos?" (Núm. 17:12-13).
La generación adulta de israelitas estaba condenada a morir en el desierto (Núm. 14), pero al menos esa sería una muerte natural. Ahora ellos temían haber ofendido tanto a Dios que no estarían seguros ni siquiera al acercarse al santuario para llevar sus ofrendas. Por supuesto, la razón por la cual habían experimentado tantos problemas no era porque hubiera ejercido su legítimo privilegio de venir al atrio del santuario a presentar sus sacrificios: era a causa de su rebelión.
El Señor comprendió y les proporcionó una nueva regla para calmar los temores del pueblo: "Jehová dijo a Aarón: "Tú, tus hijos y tu casa paterna cargaréis con el pecado del santuario; y tú y tus hijos cargaréis con el pecado vuestro sacerdocio" (Núm. 18:1). Significaba que si uno que no pertenecía al sacerdocio cometía un error en el santuario, los sacerdotes, como mediadores y representantes de los israelitas, llevarían la responsabilidad. Pero esa situación nunca más haría que Dios hiciera recaer la retribución sobre toda la comunidad (cf. Núm. 16:19-21, 41-49).
Como Dios había dicho específicamente antes, los levitas debían asistir a los sacerdotes, como Coré y sus asociados habían intentado (Núm. 16), ellos, y al menos algunos sacerdotes, morirían (Núm. 18:2-7). Para protegerse de la ira de Dios, los sacerdotes que estaban de guardia, bien motivados y bien armados, protegerían el recinto sagrado (véase Núm. 25:7). Recibieron autorización para matar a cualquiera, incluso a un levita, que intentara usurpar la función sacerdotal en el santuario. De modo que nunca más sería necesario tener un duelo de incensarios (Núm. 16). Cualquier rebelión contra el sacerdocio que pudiera poner en peligro la seguridad de la comunidad sería inmediatamente cortada de raíz.
Matar a los transgresores de forma sumaria puede parecer en extremo "anticristiano", hasta que uno recuerda la imponente y terrible gloria del Señor. Él creó a los mundos de la nada, y trajo a la existencia nebulosas y galaxias en el espacio como si fueran juguetes. Dios puede imponer su voluntad a trillones y trillones de toneladas de materia dando sencillamente una orden (Gén. 1). Su gloria es fuego consumidor (Éxo. 24:17; Deut. 4:24; 9:3; Heb. 12:29). De modo que cuando residía en el santuario israelita, el poder concentrado allí lo hacía similar a un reactor nuclear. Debía haber guardias especiales a fin de que la comunidad que rodeaba al santuario pudiera sobrevivir.
Un buen día, Chris, joven de diecisiete años, y sus amigos andaban en busca de aventuras y decidieron explorar las orillas del lago Míchigan. Caminando como a dos kilómetros de la playa Grand Mere, encontraron un anuncio que decía: "Prohibido el paso. Los infractores serán sancionados". Pronto se dieron cuenta de que habían llegado a la central nuclear Cook. Suponiendo que el anuncio solo prohibía el acceso por tierra, decidieron acercarse dando la vuelta por el agua. Tenían una lancha neumática para dos personas, y el tercero disponía de una tabla para deslizarse en el agua.
Después de remar durante media hora, los adolescentes solo habían llegado a mitad de camino de la central nuclear y ya se estaban cansando. De repente el adolescente que iba deslizándose en la tabla saltó alarmado dentro de la lancha, porque el agua bajo sus pies estaba revuelta y agitada, y hacía burbujas como el agua bajo sus pies estaba revuelta y agitada, y hacía burbujas como el agua caliente de una bañera. ¡Comprendieron que debían salir de allí de inmediato! Pronto vieron un guardacostas, que los rescató, salvándolos del agua hirviente.
La tripulación del bote procedió a informar a Chris y a sus amigos que habían estado en una zona restringida, y que era un milagro que no hubieran sido absorbidos por el gran poder de succión del sistema de enfriamiento de la central nuclear cercana. ¡Más tarde los padres supieron que los francotiradores los habían visto desde el principio, pero decidieron que los adolescentes no parecían demasiado peligrosos y no los mataron a balazos!
Es prudente defender una central nuclear de las visitas no autorizadas con el propósito de proteger a la gente que vive cerca (¡incluyendo a mi familia!). ¡Con cuánta más razón debía protegerse el santuario, en el cual residía el poder infinitamente superior de Dios! Él podía controlar su poder, por supuesto, pero deseaba que los israelitas respetaran su grandeza para que pudieran confiar en su capacidad para ayudarlos y librarlos.
En la actualidad no tenemos la presencia de Dios en una shekina ubicada en una iglesia o templo. Por lo tanto, no necesitamos proteger nuestros templos con armas para que la gente se aleje. Sin embargo, todavía es importante proteger reverentemente los límites morales de la santidad de Dios en su iglesia. Cuando un miembro de la iglesia de Corinto estaba viviendo en abierto pecado con su madrastra, lo cual difamaba la santa reputación de Cristo en aquella ciudad (1 Cor. 5:1), San Pablo recomendó que la iglesia lo quitara de la feligresía: "En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús" (1 Cor. 5:4, 5).
Bajo la teocracia del Antiguo Testamento, el acto de eliminar a una persona de la comunidad era algo más dramático y permanente. Por ejemplo: "Cualquiera que se acueste con la mujer de su padre, la desnudez de su padre descubrió; ambos han de ser muertos: su sangre caerá sobre ellos" (Lev. 20:11). Ahora tenemos una iglesia, no una nación; por lo tanto, se aplica la desfraternización a los casos en que en las leyes del Antiguo Testamento se aplicaba la pena de muerte.
Muchos cristianos de la actualidad no tienen la más mínima disposición a proteger los límites de la santidad de Dios. En nombre del "amor" cristiano, que es como un indefinido sentimiento de misericordia no complicado con la justicia, todo se admite. Hace varios años un pastor me dijo que cuando comenzó a trabajar en una congregación, halló la necesidad de aplicar la disciplina eclesiástica en un caso muy claro de pecado abierto que exigía la expulsión. Pero hasta donde recordaban los miembros, nunca se había ejecutado una disciplina así. De modo que cuando el pastor presentó el caso en una reunión administrativa de la iglesia, los miembros se negaron a apoyar sus recomendaciones de que la iglesia, los miembros se negaron a apoyar sus recomendaciones de que la iglesia borrara de sus registros a la parte culpable. La misericordia desenfrenada a expensas de la justicia daña la santa causa de Dios en el mundo. Y hiere a la gente también. Cuando no se exigen responsabilidades, la gente piensa que las cosas marchan bien, y que hay paz, cuando no hay paz (Jer. 6:14; 8:11). Una actuación tal pone en peligro su salvación eterna. Pablo dejó bien claro que es mucho mejor, y potencialmente redentor, reconocer una crisis y despertar a una persona culpable entregándola "a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús" (1 Cor. 5:5).
La misericordia desenfrenada que permite los comportamientos destructivos daña también a las víctimas inocentes. Entre ellas están los niños de padres que están divorciados debido a una relación extramarital que no habría ocurrido si la iglesia hubiera elevado las normas morales. Otras víctimas sufren de acoso sexual, difamación, abusos económicos, y cosas por el estilo. La lista puede ser interminable. Los infractores conocidos pueden echar el anzuelo de nuevo y atacar otra vez, o sencillamente son transferidos a otras iglesias, donde pueden poner en práctica nuevamente sus malas artes. Puede ser que la iglesia escriba cartas y celebre reuniones para tratar la situación, pero nada cambia. ¿No hay alguien que tenga el valor de poner punto final a esto?
Hemos encontrado que la historia del trato de Dios con el antiguo Israel registrada en el libro de Números ilustra con mucha claridad el hecho de que existe lo que se conoce como responsabilidad colectiva. La comunidad del pueblo de Dios es responsable ante él por el apoyo de los líderes de Dios en la tarea de proteger su santidad en el mundo. Por desgracia, muchas comunidades eclesiales modernas están fracasando miserablemente, y las estadísticas del estilo de vida familiar no son mejores que las de la "civilización" impía que las rodea. Como dijo Pablo a los corintios, ya es tiempo de que los así llamados "santos" de Dios comiencen a vivir de acuerdo con el elevado nombre que portan (1 Cor. 1, etc.).

Compensación por el cumplimiento de deberes peligrosos


El personal de formación muy especializada que cumple deberes peligrosos para beneficiar y proteger a una comunidad entera debiera recibir una justa compensación. Por ello, como acuerdo permanente ("pacto de sal"), Dios asignó a los sacerdotes israelitas una buena fuente de ingresos de las ofrendas que el pueblo ofrecía al Señor (Núm. 18:8-19).
Como asistentes de los sacerdotes, los levitas también participaban en el cumplimiento de deberes peligrosos en beneficio de los israelitas (vers. 22, 23; cf. Núm. 8:19), aunque era menos peligroso que el ministerio sacerdotal. La tribu de Leví en su totalidad, incluyendo los sacerdotes, no tendría ninguna herencia de territorio con la que ganarse la vida. Antes bien, debían sostenerse del servicio a Dios: Los israelitas debían dar sus diezmos (una décima parte de los productos agrícolas; cf. Deut. 14:22) a los levitas, quienes, a su vez, debían entregar una décima parte de todo a los sacerdotes (Deut. 14:20-32).
Al dar a los sacerdotes y a los levitas un ingreso bueno y regular, Dios hizo que fuera innecesaria la preocupación por el sustento. Así podían dedicar todo su tiempo y energía al servicio del Señor.
Cuando Cristo envió a sus setenta discípulos afirmó que aquellos que se dedican al servicio de Dios para beneficiar a otros merecen el sustento material: "Quedaos en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den, porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa" (Luc. 10:7). Pablo aplicó el mismo principio: "¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan? Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio" (1 Cor. 9:13, 14).
En la actualidad no tenemos levitas ni sacerdocio ritual. Y tampoco la mayoría de nosotros tiene como medio de vida la agricultura; por lo tanto, no podemos presentar a Dios el diezmo de nuestros productos agrícolas para que se sostengan sus obreros. Sin embargo, un sistema adaptado de diezmos y ofrendas es una forma práctica de sostener a las personas que se dedican exclusivamente a la obra de Dios.
Como descubrió la viuda cuando dio de comer a Elías, el Señor no permite que aquellos que apoyan generosamente a sus ministros pierdan lo que dan (1 Rey. 17:8-16). Más bien, su fe en la capacidad de Dios para proveer para sus necesidades y su dedicación a la misión divina permite que el Señor derrame sus bendiciones generosamente sobre ellos: "Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi Casa: Probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, a ver si no os abro las ventanas de los cielos y derramo sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde" (Mal. 3:10).
¿Y si los ministros de Dios no usan los diezmos sagrados y las ofrendas como debieran? De eso ellos son responsables ante Dios y ante su iglesia. Pero una situación tal no disminuye las bendiciones para el miembro que devuelve fielmente al Señor lo que le pertenece.

Provisión para la purificación futura


Mi esposa Connie enseña arqueología en el Seminario Teológico Adventista del Séptimo Día en la Universidad Andrews. Hace poco sirvió como codirectora de una gira de estudios a Egipto, haciéndose cargo de muchos detalles prácticos. Uno de ellos consistía en mantenernos a los miembros del grupo, tanto maestros como estudiantes (incluyéndome a mí) en buen estado físico. En Egipto, hoy esto sigue suponiendo todo un reto (cf. Éxo. 15:26).
Naturalmente, en cierto momento del viaje varios participantes en la gira contrajeron una variedad de la enfermedad que los turistas llaman, por lo general, "La venganza del rey Tut" (equivalente a "la venganza de Moctezuma", que sufren algunos turistas que visitan México). Además de debilidad, desfallecimientos y náuseas, otro efecto de esta enfermedad la hace sumamente incómoda para viajar por regiones donde escaseen los retretes.
Para remediar la situación, Connie pidió al conductor que detuviera el autobús junto a una farmacia. Entró a la botica y compró los medicamentos que nuestro grupo necesitaba. Cuando salió, cargada de paquetitos, proporcionó a cada uno de los enfermos los medicamentos que necesitaban. Afortunadamente, todos se recuperaron inmediatamente y el viaje prosiguió con éxito y sin nuevas interrupciones.
Cuando uno viaja con mucha gente, necesita mayor provisión de todo. Y si quiere que un lote de provisiones dure mucho tiempo, se aprovisiona bien. Es lo que los israelitas hacían cuando necesitaban limpiar el cuerpo de la impureza ritual por contaminación con un cadáver. Bajo la dirección de un sacerdote hacían un enorme montón de cenizas sacrificiales que pudiera durar mucho tiempo. Más tarde, añadían agua a las cenizas y rociaban la mixtura sobre las personas o cosas contaminadas por contacto o proximidad con cadáveres (Núm. 19).
Cuando estudiamos Números 8 encontramos el "agua de la purificación o expiatoria" que purificaba a los levitas de contaminación con cadáveres (vers. 7). Pero las indicaciones para producir la mixtura de agua y ceniza aparecen en Números 19. Esto tiene sentido a la luz del desarrollo de la historia, la cual había registrado hacía poco la existencia de muchos cadáveres (Núm. 14; 16; 17).
El procedimiento para obtener la ceniza era un tipo especial de ofrenda de purificación (erróneamente llamada "ofrenda por el pecado"; Núm. 19:9) de una vaquilla roja, que tenía el propósito de hacer posible la purificación de personas y objetos de la impureza física ritual. La New Revised Standard Version traduce correctamente "ofrenda de purificación". Pero en español, la NVI la presenta como "sacrificio expiatorio", la RVR 1960, como "es una expiación"; la NBE como; "agua lustral, de expiación"; la NRV 1995 como "un sacrificio de expiación"; la Versión de Juan Straubinger como "es un sacrificio por el pecado"; y la DHH como "todo esto es un sacrificio por el pecado". En todos estos casos, la versión es errónea porque indica que incurrir en impureza ritual por contacto con un cadáver era un acto de pecado, es decir, una violación de un mandamiento divino, lo cual no era así (excepto para los sacerdotes en ciertos casos bien definidos, Lev. 21).
Las impurezas físicas rituales, como la contaminación con un cadáver, enfermedades de la piel, y descarga de semen, ocurría a través de procesos físicos, con frecuencia sin elección humana (véase también Lev. 12-15). De modo que confundir las categorías, haciendo que el pecado sea lo mismo que la impureza física ritual, transmite el mensaje equivocado de que el pecado ocurre automáticamente todo el tiempo y no podemos hacer nada al respecto. Por eso el gran predicador Charles Spurgeon malinterpretó el ritual de la vaca roja. "¿Quién ha vivido durante un solo día en este bajo mundo sin descubrir que en todas sus acciones comete pecado, que en todo aquello en que pone su mano, recibe, y al mismo tiempo imparte, algún grado de contaminación?"
Incluso los pecados inadvertidos implican un grado de elección, aunque aquellos que los cometen no comprendan, sino hasta más tarde, que han violado los mandamientos de Dios (Lev. 4).
Si suponemos que estamos pecando, sencillamente, todo el tiempo, igual que respiramos, perderemos nuestra perspectiva bíblicamente equilibrada. Por una parte, podemos hundirnos en la desesperación y pasar todo el tiempo confesando nuestros pecados, como hacía Martín Lutero antes de comprender el evangelio. Por otra parte, podemos tratar, al menos parcialmente, sacudirnos la responsabilidad de nuestras acciones, esperando que la gracia barata nos declare justos en el cielo a pesar de nuestra condición de pobreza espiritual en la tierra.
Ninguno de los dos extremos es necesario. El pecado no es automático como el proceso físico involuntario, aunque el pecado puede llegar a convertirse en un hábito. Cuando cometemos un error de un tipo que viola un mandamiento divino, somos responsables cuando comprendemos que nuestra elección ha violado la ley de Dios (Lev. 4:27, 28; cf. Sant. 4:17). En ese momento el Señor nos da la oportunidad de confesarlo para recibir el perdón a través de la mediación de Cristo, cuyo sacrificio fue hecho a favor de todos nosotros (1 Juan 1:9-2:2).
Los detalles para sacrificar y quemar la vaca roja (Núm. 19:1-10) eran apropiados para su función. Aunque era una ofrenda de purificación, era realizada fuera del campamento para evitar al santuario la intensidad de la impureza que remediaba. Como era un sacrificio, tenía que realizarlo un sacerdote. Este asperjaba la sangre hacia el santuario (vers. 4) para establecer una conexión con el lugar usual de los sacrificios.
La víctima era una vaca, el animal sacrificial hembra más grande. Las ofrendas de purificación en beneficio de los israelitas individuales eran animales hembras (Lev. 4:28, 32; 5:6; Núm. 15:27). Se requería un animal grande para que hubiera una provisión suficiente de cenizas que podía utilizarse en pequeñas porciones para las personas de toda la comunidad durante un largo período. Los israelitas aumentaban la cantidad de cenizas añadiéndole madera de cedro (Núm. 19:6).
La madera aromática del cedro era apropiada para la purificación, especialmente porque era rojiza, y el rojo es el color de la sangre. El color rojo de la vaca y la tela roja que también se añadían al fuego (vers. 6) reforzaba la asociación con la sangre. Las cenizas podían funcionar como sangre deshidratada, a la cual se añadía agua más tarde para reconstituirla como un líquido que podía asperjarse como si fuese sangre (vers. 12, 13, 17-20).
Un aspecto especial del singular ritual de la vaca roja ha dejado perplejos a los intérpretes de este pasaje: Los participantes (puros) en la quema de la vaca y en el almacenamiento de la ceniza, así como la persona pura que más tarde asperjaba la ceniza disuelta en agua, todos quedaban impuros a causa de estas funciones (vers. 7, 8, 10, 21). A la inversa, la ceniza disuelta en agua purificaba a aquellos que eran impuros (vers. 12, 19). ¿Por qué tenía la misma sustancia efectos tan opuestos sobre las personas?
La respuesta es que los israelitas consideraban a la vaca como una unidad, tanto en espacio como en tiempo. Por ello, lo que les ocurría a partes de ella más tarde, como la aplicación de pequeñas porciones de cenizas sobre personas y cosas impuras, lo consideraban como si hubiese ocurrido ya cuando se realizó la quema de la vaca. Por lo tanto, las cenizas absorbían las impurezas de las personas y los objetos impuros, de modo que cuando una persona pura las tocaba o estaba involucrada en su producción, esa persona recibía la contaminación de las cenizas.
Compare esta situación: Si una persona sucia toma un baño y se vuelve limpia o pura, y luego una persona limpia se mete en el agua que lleva la suciedad de la primera persona, se ensucia. La diferencia es que en el ritual de la vaca roja, una persona limpia se volvía impura incluso antes de purificar la sustancia contactada que era impura. Sería como un individuo limpio que se vuelve impuro por tocar el agua en la cual una persona impura se bañaría más tarde.
Esto parece extraño, pero recordemos que el mundo simbólico de los rituales no depende de limitaciones de causa y efecto físico. Señala a una realidad mayor, y como es un sacrificio, señala al sacrificio de Cristo.
El ritual de la vaca roja destacaba únicamente el hecho de que el sacrificio de Cristo supliría los medios de purificación para muchas personas que lo necesitarían después de la cruz. ¡Eso nos incluye a nosotros! Nosotros hemos nacido muchos siglos después de la muerte de Cristo en la cruz. ¿Cómo podemos recibir la vida eterna a través de lo que hizo entonces?
La respuesta es que en la cruz Jesús hizo amplia provisión para todos, y luego distribuye los beneficios hasta nosotros mediante su ministerio sacerdotal en el santuario celestial. Las cenizas de la vaca roja solo remediaban la impureza física ritual en la vida actual, pero la sangre de Cristo proporciona la purificación moral que necesitamos para la vida eterna.
"Porque si la sangre de los machos cabríos y de los toros, y la ceniza de la becerra rociada sobre los que se ha contaminado, santifican para la purificación de la carne, ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, purificará vuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo?" (Heb. 9:13, 14).
El ritual de la vaca roja, que purificaba la impureza a través del servicio de aquellos que se volvían impuros como resultado de administrarlo, revela otro profundo aspecto del sacrificio de Cristo. "Al que no conoció pecado, lo hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en él" (2 Cor. 5:21).

 

No olvides tus compromisos  
   
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Lecciones y comentarios para la escuela sabática_Segundo trimestre de 2014  
  Cristo y su Ley

Autor: Keith Burton

Lecciones y Comentarios para la escuela sabática-Segundo trimestre_Abril - Junio de 2014

Compilador: Delfino J.
Sin fines de Lucro_completamente gratis sin recibir nada a cambio
 
Cristo y su Ley  
  1. Las leyes en los días de Cristo (Levítico 1:1-9; Deuteronomio 17:2-6; Lucas 2:1-5;Hebreos 10:28; Santiago 2:8-12)
2. Cristo y la Ley de Moisés (Éxodo 13:2,12; Deuteronomio 22:23,24; Mateo 17:24-27; Lucas 2:21-24; 41-52; Juan 8:1-11)
3. Cristo y las tradiciones religiosas (Isaías 29:13; Mateo 5:17-20; 23:1-7; 15:1-6; Romanos 10:13)
4. Cristo y la Ley en el Sermón del Monte (Mateo 5:17-37; Lucas 16:16; Romanos 7:24)
5. Cristo y el sábado (Génesis 2:1-3; Isaías 65:17; Mateo 2:23-28; Juan 5:1-9; Hechos 13:14; Hebreos 1:1-3)
6. La muerte de Cristo y la Ley (Hechos 13:38,39; Romanos 4:15; 7:1-13; 8:5-8; Gálatas 3:10)
7. Cristo, el fin de la ley( Romanos 5:12-21; 6:15-23; 7:13-25; 9:30-10:4; Gálatas 3:19-24)
8. La Ley de Dios y la ley de Cristo
9. Cristo, la Ley y el evangelio
10. Cristo, la Ley y los pactos
11. Los apóstoles y la Ley
12. La iglesia de Cristo y la Ley
13. El reino de Cristo y la Ley
 
Usted es el 328167 visitantes (718080 clics a subpáginas) . ¿Conoces a Dios?
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=