Lecciones y comentarios de la Escuela Sabática_Abril-Junio 2018: Preparación para el tiempo del fin
La puntualidad es respetar el tiempo de los demás y además tu palabra te da credibilidad  
  PRINCIPAL_Inicio_Lecciones de escuela sabática y comentarios por Delfino Jarquín L
  02_Lecciones de escuela sabática en audio y diálogo bíblico comentarios de las lecciones del segundo trimestre: abril-junio de 2018 "Preparación para el tiempo del fin"
  02_Comentarios y Libro complementario de las lecciones de escuela sabática abril-junio de 2018_PREPARACIÓN PARA EL TIEMPO DEL FIN
  TELEVISION en linea-ESPERANZA TV-100% adventista-2018
  Radio_Sol_en vivo_adventista del septimo dia_Puerto Rico-2016 actualizado
  HIMNARIO ADVENTISTA COMPLETO EN VIDEO-POWER POINT-LETRA Y CANTADO
  613 Pistas del himnario adventista nuevo de 2009
  VIDEOS DEL HIMARIO ADVENTISTA_POWER POINT_musica y letra_01 al 399 y de 500 al 507
  MI CORITERO 2009_50 coritos adventistas en Word
  Comentarios de las lecciones de las lecciones de escuela sabática cuarto trimestre octubre-diciembre de 2014_La Espístola de Santiago_en videos you tube _Asociación Metropolitana México DF
  01_Audio de las lecciones de la escuela sabática primer trimestre_enero-marzo de 2017_actualizacion cada semana
  01_Lecciones de la Escuela Sabática_alumno y maestro_Primer Trimestre:enero-marzo de 2017
  El DISCIPULADO CRISTIANO comentarios D. Jarquín L.(Material auxiliar para las lecciones de esc sab 2008_puedes 1trim de 2014)
  Libro_El conflicto de los siglos_E. G. White_audio
  28 creencias fundamentales de los adventistas en Power Point
  04_Lecciones de escuela sábatica_Cuarto Trimestre_octubre-diciembre de 2013_EL SANTUARIO
  03_Revival and Reformation_Quarter 3, 2013
  02 Guia de estudio de la Biblia_Abril-Junio 2013_"Buscad a JEHOVÁ, y vivid"
  Himnario adventista_videos_500 al 507
  Lecciones de escuela sabática_Primer trimestre_ Enero_Marzo 2013_Los orígenes
  Lecciones de escuela sabática_Cuarto trimestre de 2012_Crecer en Cristo
  1 Libro complementario para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Fulgores de Dios
  Lecciones de escuela sabatica_Terce trimestre de 2012_1 y 2 Tesalonicenses
  Lecciones para la escuela sabática_segundo trimestre de 2012_Evangelismo y Testificación
  La Biblia hablada
  Lecciones para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Vislumbres de nuestro Dios
  Temas de AUTOESTIMA-SUPERACION PERSONAL y reflexiones para la vida para el siglo XXI_por Delfino J.
  28 CREENCIAS FUNDAMENTALES DE LOS ADVENTISTAS
  Audio 527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  Audio_47 pistas de coritos adventistas en midi
  VIDEOS_MARIACHI MISIONEROS DEL REY
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA PARA ADULTOS en audio con textos biblicos_primer trimestre de 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO COMPLEMENTARIO 4 _Cuarto trimestre de 2010_Personajes secundarios del Antiguo Testamento
  Lecciones del cuarto trimestre de 2011 en ingles
  COMENTARIOS Y LECCIONES DE ESCUELA SABATICA ANTERIORES
  4 LIBRO COMPLEMENTARIO_cuarto trimestre de 2011_GALATAS
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_cuarto trimestre de 2011_El evangelio en Galatas
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos_con textos bíblicos
  3 LIBRO COMPLEMENTARIO_LA ADORACIÓN EN EL CONFLICTO DE LOS SIGLOS
  Comentario Biblico Adventista_La Epístola del Apóstol San Pablo a los ROMANOS_Material auxiliar para el Estudio de las Lecciones de Escuela Sabàtica_Tercer Trimestre de 2010_"LA REDENCIÒN EN ROMANOS"
  LIBRO 01_COMPLEMENTARIO_Primer Trimestre de 2011_Jesús lloró_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO_3_COMPLEMENTARIO_TERCER_TRIMESTRE_DE_2010_LA REDENCION EN ROMANOS
  Radio_Internet_Full Adventistas Radio
  Contador de visitas
  Libro de visitantes
  Contacto
  Mi Tweeter
  Enlaces inmediatos para estudiar las lecciones de escuela sabática
  ENLACES a otros sitios de ESCUELA SABATICA
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos_PRIMER TRIMESTRE DE 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  2 LIBRO COMPLEMENTARIO_ Vestidos de gracia_ De hojas de higuera a un manto de justicia
  Videos coritos adventistas para tu grupo pequeño para tu pc
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Cuarto trimestre de 2010_PERSONAJES SECUNDARIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO
  Lecturas de la Biblia
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_TERCER TRIMESTRE DE 2011_LA ADORACION_CON TEXTOS BIBLICOS
  LIBRO_2_COMPLEMENTARIO_SEGUNDO_TRIMESTRE_DE_2010_SALUD Y SANIDAD_Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día
  LIBRO_1_COMPLEMENTARIO_PRIMER_TRIMESTRE_ DE 2010_EL FRUTO DEL ESPÍRITU_Richard W. O'Ffill
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Tercer trimestre de 2009_Amadas y llenas de amor_Las epístolas de Juan
  LIBRO _COMPLEMENTARIO_Cuarto Trimestre de 2009_Una naciòn en marcha_El libro de Números_ROY GANE
  Comentarios de las Lecciones de Escuela Sabática_Segundo trimestre 2009_Caminar la vida cristiana-Delfino Jarquín L.
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Segundo trimestre 2009-Caminar la vida Cristiana
  => Lección No. 01 El amor
  => Lección No. 02 La Fe
  => Lección No. 03 La Esperanza
  => Lección No. 04 La Vida
  => Lección No. 05 Revelación
  => Lección No. 06 El pecado
  => Lección No. 07 La gracia
  => Lección No.08 El Descanso
  => Lección No.09 El cielo
  => Lecciòn No. 10 El discipulado
  LIBRO COMPLEMENTARIO-Primer trimestre 2009
  LA EXPIACION Y LA CRUZ DE CRISTO-4o. trimestre de 2008-por Delfino Jarquín
  "AGENTES DE ESPERANZA:LOS GRANDES MISIONEROS DE DIOS" 3o. trimestre 2008 por Delfino Jarquín
  "JESÚS ES MARAVILLOSO" Comentario por Delfino Jarquín
  El fuego refinador
  COMENTARIOS 2008
  Comentario de las lecciones de esc. sab. por Delfino J.- El don profético en las Escrituras y en la historia adventista-2009
  Estudios bíblicos por Delfino Jarquín
  Web_iglesias adventistas del septimo dia
  Asociaciones adventistas del 7o. dia
  Escuche la Santa Palabra de Dios_La Biblia en audio
  La escuela sabática en video desde la Iglesia ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA de Sacramento California EEUU_EL FRUTO DEL ESPIRITU-PRIMER TRIMESTRE 2010
  Mensajes de paz_amor_esperanza-mi bloq_Delfino
  Sermones de audio
  Mas recursos para la escuela sabática y jovenes
  Canales de Tv y radio adventisas_videos_audio_inspiradores
  El apóstol Pablo y sus viajes misioneros
  Poemas Cristianos
  Curso bíblico, Verdades bíblicas y Seminarios de Apocalipsis por Está Escrito
  Videos-cantos_Jesús- Salvación-Perdón-Fe y Superación Personal-Defino J.
  Seminarios de Daniel y Apocalipsis...y más
  20_Lecciones de la fe de Jesús_en audio
  Comentario Biblico Adventista_Hechos de los apóstoles_material auxiliar para estudiar el contexto histórico_La Redención en Romanos
  100 estudios de la Biblia_Aqui tienes la respuesta_Por Delfino J.
  20 Ilustraciones para tus sermones
  Libros del Espíritu de Profecía-EGW
  Reposo divino para la inquietud humana por Dr. Samuele Bacchiocchi
  20 himnos adventistas cantados_para el estudio de la fe de Jesús
  Peliculas cristianas infantiles
  20 Himnos cantados adventistas para el estudio de las lecciones de la Fe de Jesus
  Libros del Espiritu de Profecia_audio
  Portales adventistas
  Toda la Biblia y los libros del Espiritu de profecia
  RECURSOS DIADACTICOS ESCOLARES_secundaria_ciencia y tecnlogia_matematicas e ingles_mantenimiento electrónico
  Cambio de horario
  Otros
  Materiales didacticos y reflexiones en power point
Lección No. 07 La gracia

Capitulo 7: La gracia

Un Cristiano lleno de gracia es aquel que mira al mundo a través de lentes que tengan el color de la gracia"

Cuando Pablo llegó a la cuidad griega de Corinto se preguntaba cuál método utilizar para alcanzar a su audiencia.. Finalmente decidió poner todos los huevos en una canasta. No iría con «excelencia de palabras o de sabiduría» que su mente creativa fuera capaz de producir, sino que decidió «no saber entre vosotros cosa alguna, sino a Jesucristo y a este crucificado» (1 Cor. 2: 2). El apóstol decidió que debía tratar con el problema fundamental que afronta la humanidad: ¿Cómo trata Dios con el problema del pecado? Y él quería hallar cierta forma de impresionar a los corintios con la idea de que Dios lo hizo a través de la muerte de Jesucristo.
A medida que pensamos en el tema de la gracia y la expiación nos vemos confrontados inmediatamente con la historia evangélica de la crucifixión y la muerte de Jesucristo, y debemos afrontar la pregunta fundamental: ¿Por qué tuvo que morir Jesús? ¿No había otra manera de «salvar» a los pecadores? ¿Y para beneficio de quién murió? ¿Murió para aplacar al Padre y para resolver el dilema que Dios tenía por causa del pecado? ¿O fue por todos los hombres y todas las mujeres que estaban dispuestos a confiar en él para lograr su salvación eterna a causa de la intervención divina para beneficio de ellos en la cruz? Y esto nos conduce a la siguiente pregunta: ¿Cuál es la relación que existe entre el amor divino y la justicia divina?
En nuestros días y en nuestro tiempo muchas personas con una cos-movisión postmoderna encuentran el concepto tradicional de la expiación totalmente inaceptable. Si los seres humanos han cometido errores, deberían ser tenidos como personalmente responsables y enmendarse ellos mismos. La misma idea de que alguien tenga que aceptar el castigo en su lugar los hace rebelarse. Eso una teoría supersticiosa deí pasado, cuando la gente todavía necesitaba trucos para manejar sus sentimientos de culpabilidad. Peor todavía, era un concepto cuidadosamente estimulado por el clero que siempre estaba ansioso de hallar medios para ejercer su poder sobre sus parroquianos ignorantes. Por fortuna, esa no es la posición de los cristianos adventistas del séptimo día.
La rama especial de la teología que trata con la gracia y los asuntos relacionados con ella recibe el nombre de soteriología. Soteriología es ciencia de la salvación. Ese término sugiere que la salvación es un proceso sumamente complicado y que requiere gran erudición si es que hemos de aprender algo de lo que significa. En realidad, ios teólogos han escrito a través de los siglos gruesos volúmenes para presentar sus diferentes teorías. Algunos han presentado la idea de la satisfacción, por medio de la cual se pueden satisfacer fas demandas de la ley divina y así dejar satisfecha a la justicia divina. Otros defienden la teoría forense, es decir, los aspectos legales y penales de la expiación. Una tercera categoría de estas teorías destacan, en particular, los elementos de sustitución (alguien siendo castigado en nuestro lugar), mientras que, finalmente, también existen teólogos que ven la expiación principalmente, o exclusivamente, en términos de su influencia moral. ¿Cuáles de estas teorías son bíblicas?
Los teólogos tienen que edificar sus construcciones teológicas con los materiales provistos por la Biblia. También emplean palabras que, aunque no aparecen, como tales en la Biblia, se cree que resumen los conceptos bíblicos. La lista de tales términos es impresionante. Los que se mencionan con más frecuencia son: Salvación, reconciliación, expiación, propiciación, rescate, redención, sacrificio, juicio e ira, satisfacción y sustitución. Sin embargo, todos ios enfoques teológicos caen, de hecho, en dos ciases: Teorías objetivas y subjetivas.
Aquellos que defienden algún tipo de teoría subjetiva sugieren que la cruz fue, antes que todo, una demostración del amor de Dios, más que un arreglo legal de créditos y débitos, con nuestros pecados siendo pesados contra la inocencia de Cristo. La cruz, dicen, nos impresiona tanto, que nos da fortaleza y determinación para cambiar nuestro comportamiento y seguir a Cristo. Nosotros llegamos a quedar inmersos en una atmósfera de generosa abnegación. De este modo, la cruz «ocurrió» con el propósito de despertar una respuesta de amor de parte de los seres humanos.
Pero los teólogos que apoyan una teoría objetiva de la expiación no están de acuerdo. Ellos sostienen que algo real y concreto ocurrió en el Gólgota que hace una diferencia objetiva. Dios tuvo que tratar con el problema del pecado a través de un acto divino. Siendo la fuente de amor así como de justicia, tuvo que aplicar un castigo en un suceso histórico. La humanidad tendría que morir a causa de sus pecados, pero aquel viernes por la tarde, alrededor del año 31 d. C., Cristo murió en Jerusa-lén como nuestro sustituto. Un precio tenía que pagarse, y el precio fue pagado.
Los adventistas del séptimo día apoyan el punto de vista objetivo de la expiación, aunque reconocen que el punto de vista subjetivo también tiene sus méritos, y que ambos puntos de vista no son excluyentes uno del otro. Sin embargo, jamás debernos pensar que podemos reducir lodos los aspectos de la expiación a fórmulas nítidas y exactas. Las palabras humanas no pueden describir adecuadamente el misterio deí mal. Y tampoco pueden definir totalmente el misterio de la gracia (Efe. 3: 1-13). Es, sin embargo, importante que nunca restrinjamos nuestro punto de vista de la expiación simplemente a lo que ocurre en nosotros cuando contemplamos el milagro de la cruz donde Cristo tomó lugar por nosotros. Nuestra contemplación soio puede tener efecto si algo decisivo ocurrió cuando Cristo murió en la cruz. Es la única manera en la que puedo leer pasajes como Romanos 3: 23-25:
«Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de 3a gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados». Y 1 Pedro 2: 24:
«Quien llevó el mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos al pecado, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados».

Las opciones de Dios

Una de las doctrinas centrales de la fe cristiana es que la muerte de Cristo, de alguna manera, nos hizo justos delante de Dios y nos ha dado un nuevo comienzo. Ahora, imagine lo que Dios pudo haber hecho con respecto a la aparición del pecado humano. Humanamente hablando, podemos pensar en cuatro opciones:
Dios podía crearnos de tal manera que hubiera sido imposible para nosotros pecar. Podría habernos hecho sin libre albedrío, como los robots. Pero virtudes como la obediencia, la bondad y el servicio amante serían conceptos completamente carentes de sentido.
Dios podría haber ejecutado a Adán y a Eva inmediatamente después de la caída, y podría haber comenzado todo de nuevo, esta vez haciendo que fuera imposible para sus criaturas repetir el mismo error. Las mismas objeciones del número 1 se aplican.
Dios podía abandonar su creación. Si hubiera ignorado a la humanidad, pronto habría pasado y terminado la escena de la historia humana, porque, si se lo deja solo, el pecado es totalmente autodestructivo.
Dios podría operar sobre la base de la gracia, tomar el pecado sobre sí mismo, y tratar con él de tal manera que a su tiempo lo erradicaría.
Algunos también podrían argüir que Dios pudo haber borrado la cartilla e ignorar simplemente el hecho de que la raza humana había pecado. Pero esa rio era una opción. Dios es santo y no puede tolerar el pecado, pues el pecado se opone a todo lo que Dios quiere y a todo lo que él es. El pecado no es simplemente un lamentable problema de comunicación entre Dios y la humanidad. No, el pecado conduce a una frnal e irrevocable ruptura entre el Creador y sus criaturas. Ninguna solución humana funcionará. El pecado requiere un remedio divino: ¡La gracia!
Cuando discutimos ía expiación, deberíamos recordar que Dios toma la iniciativa en la solución al problema del pecado. «En esto consiste el amor: No en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados» (1 luán 4: 10). La cruz es el momento decisivo en el proceso del amor divino. Todo lo que ocurrió antes fue en preparación para este momento, y todo lo que ocurrió después es su consecuencia. La salvación tiene su centro en la cruz. Pero la cruz no ñie un pensamiento posterior ni una medida resultante de una desesperada pérdida de control: «Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo» (Efe. 1: 4). Cristo es el Cordero de Dios, «que fue inmolado desde el principio del mundo (Apoc. 13: . Ese fue el fundamento de ía historia de la salvación. Después de su muerte Cristo continuó ministrando como mediador en el santuario celestial (Heb. 8: 2). Solo cuando hayamos heredado la üerra nueva se completará el proceso de la salvación.

La realidad de la cruz

En la actualidad es una tendencia pintar a jesús como una víctima, una víctima del odio y del abuso, de la discriminación y de la violación de ios derechos humanos. Por lo tanto )esús sirve corno símbolo para millones de personas que en el curso de la historia han llegado a ser víctimas de los crímenes contra la humanidad: los esclavos vendidos como ganado para trabajar en las plantaciones, los prisioneros de Auschwitz, las víctimas de Hiroshima, los negros bajo el AparÜíeid de Su-dáfrica, los indios en Norteamérica, los aborígenes de Australia, los estudiantes en la plaza de Tiananmen, y todos aquellos que sufrieron y todavía siguen sufriendo bajo los regímenes totalitarios. Todo esto es cierto. lesús llegó a ser la víctima de la maldad humana, su muerte fue la mayor mascarada de un juicio de la historia. Su crucifixión fue un terrible crimen contra los derechos fundamentales de la humanidad.
Pero la historia completa todavía no se ha contado cuando lo hacemos el símbolo de todos los que han experimentado la injusticia. La singularidad de la historia de la cruz está en lo que yace detrás del drama del Calvario. Las manos de aquellos que lo golpearon y lo vilipendiaron no fueron las manos más importantes en esta tragedia. La profundidad de esta historia está en las santas manos de Dios el Padre, que se extendieron sobre su Hijo. Los martillos y los clavos de Sos soldados romanos no constituyen el foco principal, sino la intensidad de la incompatibilidad divina contra el pecado. La cruz no ocurrió, simplemente, corno algo que se salió de control. Los planes de ios sacerdotes y fariseos no fueron el factor decisivo. La cruz fue parte de «un plan prearreglado» por la gracia de Dios, como afirmó el apóstol Pedro el día de Pentecostés (Hech. 2: 23).
No obstante, no deberíamos ver el drama como un escenario prefijado que Jesús no tenía más opción que sujetarse a él. Él podría haber rehusado llevar ia cruz. Pero, en su amor, la aceptó y llegó hasta el fin, hasta que pudo decir: «Consumado es» (Juan 19: 30). Cuando Cristo murió, «hubo tinieblas sobre la tierra» (Mat. 27: 45) como una señal de que un aconte-cimienlo de singular importancia había ocurrido. Su clamor final no fue e! grito de un hombre agonizante que sabía que su sufrimiento físico había terminado, sino que expresaba la gloriosa verdad de que había cumplido su tarea para siempre. Había conquistado las fuerzas del mal; la salvación de la raza humana era un hecho; el sacrificio se había realizado para nunca más ser repetido ni jamás será mejorado. La muerte de Cristo había cruzado el abismo del pecado. Verdaderamente e¡ Cordero de Dios había llevado ios pecados del mundo (Juan 1: 29).

Imágenes de la expiación

Las palabras humanas no pueden describir apropiadamente el misterio de la gracia. Las diferentes teorías que los teólogos han construido pueden ayudarnos, en el mejor de los casos, solo para tener una vislumbre. Las diferentes metáforas de los escritores de la Biblia contribuyen para asombrarnos y para apreciar esta demostración sin paralelo de la compasión divina, pero dejan muchas preguntas sin respuesta.
Entre las figuras que se usan en la Biblia encontramos algunas que fueron inspiradas por el sistema sacrificial de Israel. El Nuevo Testamento describe a Cristo corno «la propiciación por nuestros pecados» pero, «no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo» (1 Juan 2: 2). Muchos pasajes de la Biblia se refieren a él como «el Cordero de Dios». Isaías 53, la sección que habla del siervo sufriente, expande este tema en la más sublime de las formas. Isaías 53 presenta a Cristo como un «cordero que fue llevado al matadero» y que fue «angustiado y afligido» por nuestros pecados. Este hermoso capítulo enfati-za el elemento de la sustitución. Cristo tomó nuestro lugar delante de Dios. Tomó lo que nosotros merecíamos, mientras que nosotros recibimos lo que él merece. Jesús aceptó el castigo que era el resultado de nuestros pecados, mientras que nosotros heredamos los privilegios de la condición de hijos de Dios.
El sistema sacrificial del Antiguo Testamento no fue una hábil adaptación de ideas y ritos paganos, sino una parte esencial de la revelación divina de que se necesitaría algo drástico para restaurar la relación quebrantada entre Dios y la humanidad. Todo lo que ocurría en el tabernáculo y en el templo fue una magnífica tablean vivant (cuadro viviente), una vibrante lección objetiva de la forma como Dios trataría el problema del pecado. Y cuando !a realidad hubo llegado, y ei verdadero cordero fue sacrificado, las ilustraciones habían cumplido su propósito. El velo del templo, que estaba entre el lugar santo y el lugar santísimo, se rompió, como una clara señal de que la realidad había superado a la sombra.
Aquí encontramos en una forma inimaginable del misterio de la gracia de Dios. La misericordia de Dios no se revela en una debilidad que simplemente ignora. Ni tampoco se perdió en un sentimentalismo que hizo a un lado subrepticiamente las demandas de !a santa ley de Dios. Aquí encontramos un amor consumidor. Un amor que le costó a Dios mucho. LTn amor que requería la vida de su Hijo. No podía haber dado más. Cuando un ser sin pecado enü'a en el mundo, los habitantes lo condenan a muerte. Es lo que la humanidad pecaminosa hizo. Pero también existe otro iado del asunto. Porque cuando un ser sin pecado entra a este mundo, muere para salvar a! mundo. Es lo que Dios hace.
Las Escrituras toman otras imágenes de la salvación del mundo de la ley y de la economía. Nosotros debemos comprender que son metáforas y no debemos aplicarlas más allá de lo que tratan de expresar. Pero dejan una impresión vivida en nuestra mente. Tomemos Marcos 10: 45 como ejemplo: «Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos». La idea de un rescate, el pago de un precio como redención, es un concepto bien conocido del Antiguo Testamento, y no debiera sorprendernos que los escritores deí Nuevo Testamento se sintieran inspirados a usarlo; «Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos» (1 Tim. 2: 5, 6). La humanidad ya no es propiedad del malo, sino de Dios que nos compró y nos devolvió a su familia. Él nos compró por un «elevado precio» (1 Cor. 16: 20). «Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación» (1 Ped. 1: 18, 19),
Puede ser que otra categoría de imágenes no apele tanto a nuestra mente como debe haberlo hecho con nuestros hermanos y hermanas del primer siglo, que leyeron por primera vez la porción de la Escritura que empleó las metáforas de guerra y victoria. El Gólgota es el lugar de una victoria cósmica. Los «principados, las potestades, los gobernadores de las tinieblas de este siglo» son imágenes de las malas influencias que nos rodean y nos seducen, tratando de destruirnos y distanciarnos del único y verdadero Señor. El gozoso mensaje del Nuevo Testamento es que Christus Víctor ha destronado a todas esas influencias y poderes. «Y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz» (Col. 2: 15). Sí, estos poderes todavía existen, pero son meros fantasmas que ya no tienen la última palabra. Dios los ha conquistado para siempre.
Nuestra respuesta
Damos ahora la vuelta completa al círculo. Algo de proporciones sin precedentes tuvo lugar hace casi dos mil años. Fue un hecho histórico, suprahistórico, concreto y objetivo. Por supuesto, la cuestión de lo que esto significa para nosotros todavía permanece. Muchas de las personas que nos rodean ignoran completamente el tema de la expiación. Y para muchos otros, que conocen la historia rnuy bien, hace muy poca diferencia en su vida diaria. Eso nos recuerda las palabras de Pedro, quien predijo que habría «burladores» que se burlarían de la verdad, diciendo: «Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación» (2 Ped. 3: 4). Tales burladores están, sin embargo, totalmente equivocados, porque ciertamente todas las cosas han cambiado. El equilibrio del poder en el universo ha cambiado de una vez por todas. Cuando Cristo estaba muriendo en la cruz, no dijo: «Está casi consumado, ni algún día será terminado». No, dijo: «Consumado es».
Pero todo lo que Jesús logró en el Calvario debe ser implementado. Cristo ministra en e! santuario celestial para asegurar que podemos cosechar los beneficios eternos de lo que él realizó. Mientras Cristo es nuestro gran sumo sacerdote, que intercede por nosotros sobre la base de lo que él realizó, nosotros paciente, pero ansiosamente, esperamos el momento en que vendrá para hacer nuevas todas las cosas. En el ínterin, él nos llama a ser sus discípulos, a caminar tras él y llevar la cruz que será puesta sobre nosotros. Por ahora debemos aprender a vivir por la ley de la fe, y hemos de continuar creciendo en gracia. Vivimos en la seguridad de la salvación. «El mismo Espíritu da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios» (Rom. 8: 16). Estando seguros de la salvación y de su generoso perdón, haremos todo lo que esté de nuestra parte para vivir en forma digna ese privilegio. «¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde?» (Rom. 6: 1). La respuesta es evidente por sí misma: «En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?» (Rom. 6: 2). Después de haber sido salvos, queremos vivir como discípulos de Cristo, siendo guiados por los principios de su reino.
En este momento es bueno citar extensamente de 2 Corintios 5 los versículos 18-21 señalan lo que viene después. Si estamos reconciliados, queremos que otros tengan la misma experiencia:
«Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: reconciliaos con Dios. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él».
Estamos reconciliados. Estamos salvados. Pero nunca comprenderemos en toda su plenitud todo lo que esto significa. Para muchos la idea de «Cristo crucificado» sigue siendo una «piedra de tropiezo» o simplemente «locura» (1 Cor. 1: 23). ¡Muchos que profesan ser cristianos siguen anclados en sus ideas erradas de que la expiación es el precio que un Dios airado exige, y pierden la gloriosa verdad de que es don que un Dios de amor y de gracia proporciona!

Fuente:

http://www.escuelasabatica.cl/2009/tri2/lecc7/leccion.htm

 




 

 

No olvides tus compromisos  
   
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Lecciones y comentarios para la escuela sabática_Segundo trimestre de 2014  
  Cristo y su Ley

Autor: Keith Burton

Lecciones y Comentarios para la escuela sabática-Segundo trimestre_Abril - Junio de 2014

Compilador: Delfino J.
Sin fines de Lucro_completamente gratis sin recibir nada a cambio
 
Cristo y su Ley  
  1. Las leyes en los días de Cristo (Levítico 1:1-9; Deuteronomio 17:2-6; Lucas 2:1-5;Hebreos 10:28; Santiago 2:8-12)
2. Cristo y la Ley de Moisés (Éxodo 13:2,12; Deuteronomio 22:23,24; Mateo 17:24-27; Lucas 2:21-24; 41-52; Juan 8:1-11)
3. Cristo y las tradiciones religiosas (Isaías 29:13; Mateo 5:17-20; 23:1-7; 15:1-6; Romanos 10:13)
4. Cristo y la Ley en el Sermón del Monte (Mateo 5:17-37; Lucas 16:16; Romanos 7:24)
5. Cristo y el sábado (Génesis 2:1-3; Isaías 65:17; Mateo 2:23-28; Juan 5:1-9; Hechos 13:14; Hebreos 1:1-3)
6. La muerte de Cristo y la Ley (Hechos 13:38,39; Romanos 4:15; 7:1-13; 8:5-8; Gálatas 3:10)
7. Cristo, el fin de la ley( Romanos 5:12-21; 6:15-23; 7:13-25; 9:30-10:4; Gálatas 3:19-24)
8. La Ley de Dios y la ley de Cristo
9. Cristo, la Ley y el evangelio
10. Cristo, la Ley y los pactos
11. Los apóstoles y la Ley
12. La iglesia de Cristo y la Ley
13. El reino de Cristo y la Ley
 
Usted es el 328167 visitantes (718040 clics a subpáginas) . ¿Conoces a Dios?
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=