Lecciones y comentarios de la Escuela Sabática_Abril-Junio 2018: Preparación para el tiempo del fin
La puntualidad es respetar el tiempo de los demás y además tu palabra te da credibilidad  
  PRINCIPAL_Inicio_Lecciones de escuela sabática y comentarios por Delfino Jarquín L
  02_Lecciones de escuela sabática en audio y diálogo bíblico comentarios de las lecciones del segundo trimestre: abril-junio de 2018 "Preparación para el tiempo del fin"
  02_Comentarios y Libro complementario de las lecciones de escuela sabática abril-junio de 2018_PREPARACIÓN PARA EL TIEMPO DEL FIN
  TELEVISION en linea-ESPERANZA TV-100% adventista-2018
  Radio_Sol_en vivo_adventista del septimo dia_Puerto Rico-2016 actualizado
  HIMNARIO ADVENTISTA COMPLETO EN VIDEO-POWER POINT-LETRA Y CANTADO
  613 Pistas del himnario adventista nuevo de 2009
  VIDEOS DEL HIMARIO ADVENTISTA_POWER POINT_musica y letra_01 al 399 y de 500 al 507
  MI CORITERO 2009_50 coritos adventistas en Word
  Comentarios de las lecciones de las lecciones de escuela sabática cuarto trimestre octubre-diciembre de 2014_La Espístola de Santiago_en videos you tube _Asociación Metropolitana México DF
  01_Audio de las lecciones de la escuela sabática primer trimestre_enero-marzo de 2017_actualizacion cada semana
  01_Lecciones de la Escuela Sabática_alumno y maestro_Primer Trimestre:enero-marzo de 2017
  El DISCIPULADO CRISTIANO comentarios D. Jarquín L.(Material auxiliar para las lecciones de esc sab 2008_puedes 1trim de 2014)
  Libro_El conflicto de los siglos_E. G. White_audio
  28 creencias fundamentales de los adventistas en Power Point
  04_Lecciones de escuela sábatica_Cuarto Trimestre_octubre-diciembre de 2013_EL SANTUARIO
  03_Revival and Reformation_Quarter 3, 2013
  02 Guia de estudio de la Biblia_Abril-Junio 2013_"Buscad a JEHOVÁ, y vivid"
  Himnario adventista_videos_500 al 507
  Lecciones de escuela sabática_Primer trimestre_ Enero_Marzo 2013_Los orígenes
  Lecciones de escuela sabática_Cuarto trimestre de 2012_Crecer en Cristo
  1 Libro complementario para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Fulgores de Dios
  Lecciones de escuela sabatica_Terce trimestre de 2012_1 y 2 Tesalonicenses
  Lecciones para la escuela sabática_segundo trimestre de 2012_Evangelismo y Testificación
  La Biblia hablada
  Lecciones para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Vislumbres de nuestro Dios
  Temas de AUTOESTIMA-SUPERACION PERSONAL y reflexiones para la vida para el siglo XXI_por Delfino J.
  28 CREENCIAS FUNDAMENTALES DE LOS ADVENTISTAS
  Audio 527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  Audio_47 pistas de coritos adventistas en midi
  VIDEOS_MARIACHI MISIONEROS DEL REY
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA PARA ADULTOS en audio con textos biblicos_primer trimestre de 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO COMPLEMENTARIO 4 _Cuarto trimestre de 2010_Personajes secundarios del Antiguo Testamento
  Lecciones del cuarto trimestre de 2011 en ingles
  COMENTARIOS Y LECCIONES DE ESCUELA SABATICA ANTERIORES
  4 LIBRO COMPLEMENTARIO_cuarto trimestre de 2011_GALATAS
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_cuarto trimestre de 2011_El evangelio en Galatas
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos_con textos bíblicos
  3 LIBRO COMPLEMENTARIO_LA ADORACIÓN EN EL CONFLICTO DE LOS SIGLOS
  Comentario Biblico Adventista_La Epístola del Apóstol San Pablo a los ROMANOS_Material auxiliar para el Estudio de las Lecciones de Escuela Sabàtica_Tercer Trimestre de 2010_"LA REDENCIÒN EN ROMANOS"
  LIBRO 01_COMPLEMENTARIO_Primer Trimestre de 2011_Jesús lloró_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO_3_COMPLEMENTARIO_TERCER_TRIMESTRE_DE_2010_LA REDENCION EN ROMANOS
  Radio_Internet_Full Adventistas Radio
  Contador de visitas
  Libro de visitantes
  Contacto
  Mi Tweeter
  Enlaces inmediatos para estudiar las lecciones de escuela sabática
  ENLACES a otros sitios de ESCUELA SABATICA
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos_PRIMER TRIMESTRE DE 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  2 LIBRO COMPLEMENTARIO_ Vestidos de gracia_ De hojas de higuera a un manto de justicia
  Videos coritos adventistas para tu grupo pequeño para tu pc
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Cuarto trimestre de 2010_PERSONAJES SECUNDARIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO
  Lecturas de la Biblia
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_TERCER TRIMESTRE DE 2011_LA ADORACION_CON TEXTOS BIBLICOS
  LIBRO_2_COMPLEMENTARIO_SEGUNDO_TRIMESTRE_DE_2010_SALUD Y SANIDAD_Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día
  LIBRO_1_COMPLEMENTARIO_PRIMER_TRIMESTRE_ DE 2010_EL FRUTO DEL ESPÍRITU_Richard W. O'Ffill
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Tercer trimestre de 2009_Amadas y llenas de amor_Las epístolas de Juan
  => Capitulo 1_Jesùs y las epístolas de Juan
  => Capitulo 2_Experimentar la palabra de Dios
  => Capitulo 3_Andar en la luz_Apartarse del pecado
  => Capitulo 4_Guarda sus mandamientos
  => Capitulo 5_Renunciar a la mundanalidad 1 Juan 2:12-17
  => Capitulo 6_Rechazar a los anticristos
  => Capitulo 7_Vivir como hijos de Dios
  => Capitulo 10_Confianza
  => Capítulo 11_Temas importantes de 1 Juan
  => Capitulo 12_La carta de Juan a la Señora
  LIBRO _COMPLEMENTARIO_Cuarto Trimestre de 2009_Una naciòn en marcha_El libro de Números_ROY GANE
  Comentarios de las Lecciones de Escuela Sabática_Segundo trimestre 2009_Caminar la vida cristiana-Delfino Jarquín L.
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Segundo trimestre 2009-Caminar la vida Cristiana
  LIBRO COMPLEMENTARIO-Primer trimestre 2009
  LA EXPIACION Y LA CRUZ DE CRISTO-4o. trimestre de 2008-por Delfino Jarquín
  "AGENTES DE ESPERANZA:LOS GRANDES MISIONEROS DE DIOS" 3o. trimestre 2008 por Delfino Jarquín
  "JESÚS ES MARAVILLOSO" Comentario por Delfino Jarquín
  El fuego refinador
  COMENTARIOS 2008
  Comentario de las lecciones de esc. sab. por Delfino J.- El don profético en las Escrituras y en la historia adventista-2009
  Estudios bíblicos por Delfino Jarquín
  Web_iglesias adventistas del septimo dia
  Asociaciones adventistas del 7o. dia
  Escuche la Santa Palabra de Dios_La Biblia en audio
  La escuela sabática en video desde la Iglesia ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA de Sacramento California EEUU_EL FRUTO DEL ESPIRITU-PRIMER TRIMESTRE 2010
  Mensajes de paz_amor_esperanza-mi bloq_Delfino
  Sermones de audio
  Mas recursos para la escuela sabática y jovenes
  Canales de Tv y radio adventisas_videos_audio_inspiradores
  El apóstol Pablo y sus viajes misioneros
  Poemas Cristianos
  Curso bíblico, Verdades bíblicas y Seminarios de Apocalipsis por Está Escrito
  Videos-cantos_Jesús- Salvación-Perdón-Fe y Superación Personal-Defino J.
  Seminarios de Daniel y Apocalipsis...y más
  20_Lecciones de la fe de Jesús_en audio
  Comentario Biblico Adventista_Hechos de los apóstoles_material auxiliar para estudiar el contexto histórico_La Redención en Romanos
  100 estudios de la Biblia_Aqui tienes la respuesta_Por Delfino J.
  20 Ilustraciones para tus sermones
  Libros del Espíritu de Profecía-EGW
  Reposo divino para la inquietud humana por Dr. Samuele Bacchiocchi
  20 himnos adventistas cantados_para el estudio de la fe de Jesús
  Peliculas cristianas infantiles
  20 Himnos cantados adventistas para el estudio de las lecciones de la Fe de Jesus
  Libros del Espiritu de Profecia_audio
  Portales adventistas
  Toda la Biblia y los libros del Espiritu de profecia
  RECURSOS DIADACTICOS ESCOLARES_secundaria_ciencia y tecnlogia_matematicas e ingles_mantenimiento electrónico
  Cambio de horario
  Otros
  Materiales didacticos y reflexiones en power point
Capitulo 3_Andar en la luz_Apartarse del pecado

Capitulo 3

Andar en la luz: Apartarse del pecado

Para el 18 de julio de 2009

 

En las elevadas montañas Rocallosas, un guardabosques casi se estaba muriendo congelado, hasta que su perro, un San Bernardo, logró reanimar al hombre, casi en estado de coma. "Si ese perro no hubiese estado conmigo, hoy estaría muerto", dice John Elliott. "Cuando te estás congelando realmente sientes calor por todo el cuerpo, y no te despiertas porque te sientes muy bien". El pecado también es engañoso, y no hay manera de evitar el daño que hace Romanos 6:23. Necesitamos ayuda de fuera de nosotros mismos.
En la segunda sección de su primera carta, Juan contrasta el carácter de Dios con la naturaleza y la conducta de la humanidad. Mientras Dios es luz, los humanos están involucrados con el pe­cado, que es tan penoso que sólo Dios puede darle solución. Vivir en el pecado significa vivir en las tinieblas. Vivir en la luz significa reconocer y confesar los pecados de cada uno, renunciar a ellos, aceptar y usar las provisiones divinas descritas en 1 Juan 1 y 2, y dejar de depender de nosotros mismos para resolver el problema del pecado.


I. El carácter de Dios (1 Juan 1:5)
El prólogo (1 Juan 1:1-4) termina con un énfasis en la comunión y el gozo. ¿Cómo podemos tener comunión con Dios? Primero, tenemos que conocer el carácter de Dios. Segundo, tenemos que vivir de tal manera que nuestro andar refleje la naturaleza de Dios.
En 1 Juan 1:5 se presenta la afirmación fundamental de nuestro pasaje. Describe el carácter de Dios señalando que Dios es luz. Lo que sigue depende de esta declaración. "Las siguientes dos secciones de 1 Juan son sobre el tema del andar en la luz. La primera sección, 1 Juan 1:5 a 2:2, atiende el tema en relación con el problema del pecado, mientras la segunda sección, 1 Juan 2:3 al 11, se concentra en andar en la luz en relación con la obediencia, especialmente con el mandato de amar".
Juan afirma que él oyó decir a Jesús que Dios es luz. Los Evangelios no registran tal afirmación de Jesús. Pero siendo que los Evangelios no contienen todos los dichos de Jesús (Juan 20:30), él puede haberlo dicho sin que quedara registrado. Es más pro­bable que Juan no se haya referido a un dicho específico de Jesús. Repetidamente Jesús se llamó a sí mismo la Luz (Mateo 4:16; Juan 3:19; 8:12; 12:46). Éldice que vino a revelar al Padre (Juan 1:18) Por lo tanto, su naturaleza y carácter son también la naturaleza y el carácter del Padre. En las Escrituras, Dios es llamado luz o está asociado con la luz en numerosas ocasiones, por ejemplo, Salmos 27:1; 36:9; Isaías 60:19,20; 1 Timoteo 6:16.
Stott observa: "De las declaraciones acerca del ser esencial de Dios, ninguno es más abarcante que Dios es luz. La naturaleza de Dios es revelarse, como la propiedad de la luz es que brille, y la re­velación es de perfecta pureza y de indecible majestad". Uno puede distinguir varios aspectos de la imagen de luz atribuida a Dios.

  • Primero, la luz representa la absoluta veracidad e integridad de Dios, su deseo de revelarse, y su autenticidad. La revelación de Dios en la Escritura es descrita en términos de Luz (Salmo 36:9; 119:195; 130). Esta faceta podría ser llamada el aspecto intelectual.
  • Segundo, la declaración de que Dios es luz habla de una cuali­dad moral de su ser: la de ser absolutamente justo, bueno, santo y puro.
  • Tercero, la dimensión física de la luz señala a la absoluta gloria y majestad de Dios y puede aún describir su trascendencia, porque en su luz, Dios es inaccesible (1Timoteo 6:16). No obstante, en Jesús, el ha llegado a ser la Luz que podemos ver, oír, tocar, y por lo tanto, experimentar.
  • Cuarto, la luz está asociada con la vida (Juan 1:4).  El Padre y Jesús como la luz son la fuente de la vida. Esto puede entenderse como el aspecto existencial. Señala a él como Aquel que origina la salvación (Salmo 27:1).


La última parte de 1 Juan 1:5 forma un contraste con la afirma­ción previa: "y no hay ningunas tinieblas en él". El doble negativo en griego señala la separación completa de Dios del pecado y el mal, el error y la ignorancia. El apóstol subraya en la forma más fuerte posible, los términos de la perfección de Dios y su distancia y oposición del pecado. El no es comparable con los dioses griegos y romanos en quienes encontramos vicios junto con virtudes.


La mención de las tinieblas introduce los versículos siguientes. Como seres caídos, los humanos pertenecen por naturaleza a la es­fera de las tinieblas. Sin embargo, pueden llegar a ser "hijos de luz" (Efesios 5:8) y aún "la luz del mundo" (Mateo 5:14). Si eso ocurre, ellos reflejan a su Padre celestial, aunque no perfectamente. Mientras vi­van sobre la Tierra están involucrados en una lucha con las tinieblas y su atracción innata hacia el pecado, y deben permanecer conti­nuamente comprometidos con Dios.

II. El problema del pecado (1 Juan 1:6, 8, 10)

1. Un bosquejo de 1 Juan 1:6-10
Los versículos 6 al 10 forman una unidad bien estructurada. Después de su afirmación principal acerca del carácter de Dios, Juan avanza hacia las actitudes y los esquemas de conducta de los creyentes que están encontraste con la divina luz. El foco de esta sección es sobre la conducta –la mayoría de los verbos aparecen en tiempo presente, indicando esquemas que continúan– en vez de estar sobre la teología, aunque la conducta está relacionada con las deliberaciones teológicas.
En el griego original, los cinco versículos comienzan con el tér­mino si. Sin embargo, notamos una diferencia marcada cuando seguimos leyendo. Los versículos 6, 8 y 10 comienzan con la frase: "Si decimos que...". Estos tres versículos son negativos y no reflejan la verdad. Las posiciones que registran pueden haber sido tomadas de algunos de los creyentes a los que se dirige Juan. El "nosotros" en 1 Juan 1:6 al 10 incluye a todos los cristianos.
Los versículos 7 y 9 son afirmaciones positivas que contienen promesas divinas. El pasaje nos recuerda que a menudo no es muy importante lo que pedimos. Podemos estar completamente equivo­cados. Lo que importa es nuestra aceptación de las promesas divi­nas de los versículos 7 y 9.

Versículo 6

Si decimos

negativo

Versículo 7

Si…

positivo

Versículo 8

Si decimos…

negativo

Versículo 9

Si….

positivo

Versículo 10

Si decimos…

negativo

Primera Juan 1:6 al 2:2 trata con el pecado. Cada versículo se refiere al pecado o a estar pecando. El término "maldad" en el ver­sículo 9 puede ser un sinónimo de "pecado". Juan pone un fuerte énfasis en el pecado al mismo comienzo del cuerpo de su primera carta porque el problema del pecado afecta a Dios y a la humani­dad, y una comprensión correcta de la naturaleza y los efectos del pecado influirán sobre nuestro estilo de vida y teología.
Los versículos que contienen actitudes o autoevaluaciones negativas y una conducta destructiva de los creyentes están asociados entre sí.


Versículo 6

Versículo 8

Versículo 10

Si decimos que

Si decimos

Si decimos que

tinieblas

pecado

pecado

mentimos

---

le hacemos mentiroso

no hay verdad

no hay verdad

---

(no practicamos)

(La verdad) no está en nosotros

(Su palabra) no está en nosotros

2. El contenido de los versículos 6, 8 y 10

Considerando los versículos 6, 8 y 10, se tiene la impresión de que ocurre una doble intensificación. Por un lado, las pretensiones se vuelven peores y peores: 1) caminar en las tinieblas mientras pre­tendemos tener comunión con Dios (versículo 6); 2) decir que se está sin pecado (vers. ; y 3) decir que nunca se ha pecado (versículo 10). Por otro lado, la evaluación de la extraña actitud y conducta de los creyentes llega a ser más y más seria: 1) "mentimos, y no practica­mos la verdad" (versículo 6); 2) "nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros" (versículo ; y 3) le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros" (versículo 10).
El versículo 6. Juan se incluye entre los que corren el peligro de decir que vive con Dios mientras anda en las tinieblas. Witherington afirma: "Lo que molesta a nuestro autor es la inconsistencia entre la fe que se proclama y la fe en la que se anda. [...] Para nuestro au­tor no hay una línea definida entre la creencia y la conducta, entre la teología y la ética. [...] La conducta es tan importante como la creencia, y las aberraciones en cualquiera de las dos esferas puede separarlo de la comunión con la comunidad y con Dios".
El versículo 7 da las respuestas positivas a las conductas nega­tivas en el versículo 6, y ayuda a clarificar el texto. En lugar de caminar en la oscuridad, uno debería caminar en la luz. ¿Qué son las tinieblas de acuerdo con 1 Juan? Es odiar al hermano (1 Juan 2:9-11). También se las contrasta con ser limpiados del pecado (1 Juan 1:7), por lo tanto, andar en las tinieblas tiene que ver con vivir en pecado. Akin cree que el texto se refiere a aquellos que rechazan a Jesús como el hijo encarnado de Dios. Pero esto es discutible, porque –dice Witherington– los falsos maestros ya no son parte de la comunidad (1 Juan 2:19) y no están incluidos en el "nosotros". Dentro de la comunidad juanina hay creyentes que desprecian u odian a sus hermanos y hermanas cristianos que viven una vida in­moral. Juan les informa que en realidad ellos viven en las tinieblas. El los desafía a vivir en la luz, que los conducirá a la comunión con los creyentes. El cambio sorprendente de la comunión con Dios (versículo 6) a la comunión de los unos con los otros (versículo 7) muestra dónde reside parte del problema. No se puede tener comunión con Dios sin tener comunión con sus hijos. No se puede tener comu­nión con Dios y seguir viviendo en pecado.
Versículo 8. En el versículo 6 el problema es que la gente vive una vida pecaminosa y niega que el pecado sea importante, o sostiene esa idea. El versículo 8 va un paso más. La gente no necesariamente niega que han cometido pecados en lo pasado, pero están convenci­dos de que han alcanzado una condición sin pecado. Este puede ser el mismo grupo que se mencionó en el versículo 6.
El término "pecado" se encuentra diecisiete veces en 1 Juan: once veces en el singular, y seis veces en el plural. Aquí, pecado se usa en el singular, como también ocurre en el versículo 7. Puede referirse al pe­cado básico de vivir nuestras vidas independientes de Dios. Sin em­bargo, en los versículos 9 y 10, el problema son los actos pecaminosos en vez del pecado como una condición. Pero el autor no siempre hace una diferencia clara entre una disposición pecaminosa y actos pecaminosos  porque en algunos casos –como en "todo pecado en el versículo 7 que señala a todos y cada uno de los pecados– el singular incluye la idea de actos individuales de pecado.
El versículo 8 destaca que la gente ha caído presa de un autoengaño. Ya no se dan cuenta de su necesidad de ser purificador por la san­gre de Jesús (versículo 7). Por lo tanto, es concebible que ellos no tienen a Jesús en alta estima. "El que deliberadamente rechaza lo correcto y acepta una falsedad, especialmente una que lo hace sentirse superior a otros y sin necesidad del Salvador, nunca puede estar seguro de que él alguna vez se sentirá de nuevo dispuesto a discernir la diferencia entre lo falso y la verdad, o que podrá hacerlo".
Versículo 10. Tan serio como es decir que uno ha llegado a estar sin pecado (versículo , es aún más serio decir "no hemos pecado" (versículo 10), no importa cómo se defina el pecado, sea como una condi­ción o como un acto. Tales personas niegan el testimonio bíblico de que todos –excepto Jesús– son pecadores. Si el grupo anterior creía que había alcanzado una condición que los hacía independientes de Jesús, estas personas piensan que no tienen necesidad de Jesús y su muerte sustitutiva. "Esta es la más evidente de las tres nega­ciones", escribe Stott. "Los herejes sostenían que su iluminación superior los había vuelto incapaces de pecar". Johnson sugiere que estas personas estaban "inclinadas al gnosticismo". Se ofendían por la muerte de Jesús y también por la idea de que Cristo tenía que ser completamente humano. "Su propio 'perfeccionismo' y elevada es­piritualidad, aunque autoengañada podía pasarse sin la cruz, como las psicologías modernas de la autoactualización y lo que el 'éxito' a menudo produce".
El resultado es que estas personas hacen que Dios sea mentiro­so, que es mucho peor que mentir o engañarse a sí mismos. Si no se puede confiar en Dios con respecto al problema del pecado, ¿cómo podrá confiarse en Dios en otras cosas?

III. Respuestas positivas al problema del pecado (Juan 1:7, 9; 2:2)

El término "pecado" no aparece en 2 y 3 Juan, pero lo encon­tramos diecisiete veces en el Evangelio de Juan y tres veces en el Apocalipsis. Encontramos definiciones de pecado en 1 Juan 3:4, donde el apóstol lo iguala con infracción de la ley, y en 1 Juan 1:9 y 5:17 donde lo llama maldad e injusticia, que está opuesta al Dios justo. En Apocalipsis 18:5 el pecado aparece como paralelo a "mal­dades". Es apartarse de la voluntad de Dios como se nos ha revelado en las Escrituras, especialmente en los mandamientos. El pecado también está opuesto a la verdad. Aliena de Dios a la persona que lo comete y conduce a la muerte espiritual. Pero las noticias mara­villosas son que en Cristo, el pecado puede ser perdonado.
Versículo 7. Este versículo enfatiza que si andamos continua­mente en la luz divina, se establecerá la comunión con la iglesia de Cristo y la sangre de Jesús nos limpiará de todo pecado. Ambos verbos, "tener" y "limpiar", se usan en tiempo presente, señalando una actividad continua.
La "sangre de Jesús" señala la muerte de Jesús en la cruz como sacrificio, que es "el antídoto efectivo para el pecado en la vida del creyente", limpiándonos de todo pecado. Esta es una promesa di­vina con respecto a la solución del problema del pecado. Juan no está hablando aquí acerca de una persona que va a Cristo por pri­mera vez y recibe el perdón del pecado. Más bien, está pensando en los creyentes cristianos que necesitan limpieza durante toda su vida. Y, paradójicamente, cuanto más se acerquen los cristianos a Dios, tanto más sentirán la necesidad de ser limpiados. Esta limpieza, por lo tanto, puede referirse al proceso de la santificación. Stott sugie­re que es más que perdón. Jesús borra la mancha del pecado".
La referencia a "todo pecado" es vital. Ningún pecado es tan terrible, tan grande, que no puede ser perdonado. En el Antiguo Testamento, ciertos pecados de soberbia no podían ser expiados por un sacrificio (Salmo 51:16; Éxodo 21:12-14), "pero en el caso de la muerte expiatoria de Jesús, todos los pecados y todas las clases de pecado han sido expiados". La solución al problema del pecado se encuentra en Jesús y lo que él ha hecho por nosotros.
Versículo 9. Necesitamos ser honestos con nosotros mismos. A fin de obtener la comunión con Dios, debemos confesar nuestros pecados y aceptar las provisiones divinas. El texto supone que todos los seres humanos están con necesidad de ser perdonados. Al mis­mo tiempo, el versículo revela el carácter de Dios. Por su naturaleza Dios es fiel y justo, y no caprichoso. Él es fiel a su naturaleza y a las promesas de su pacto, que incluye el perdón cuando las personas quebrantan el pacto y se arrepienten. ¿Qué diremos de su justicia? "El es fiel en perdonarlos porque ha prometido hacerlo, y es justo porque su Hijo murió por nuestros pecados".
El término "confesar" en 1 Juan 1:9 también puede significar "admitir", "reconocer". ¿A quién deben ser confesados los pecados? El versículo implica que a Dios, porque de acuerdo con la siguiente parte del versículo, Dios es el que perdona nuestros pecados. La confesión de los pecados también puede incluir la confesión públi­ca a quienes fueron dañados por nuestros pecados. En la literatura de Juan, la frase "confesar" tiene aspectos públicos (ver, por ejemplo, Juan 1:20; 1 Juan 2:23; Apocalipsis 3:5). Si verdaderamente confesamos nues­tros pecados –no sencillamente en una forma general, sino indivi­dualmente al darnos cuenta de ellos– Dios perdona y purifica.
Primera Juan 1:9 tiene la fuerza de un mandamiento. Debemos poner nuestros pecados delante de Dios. Entonces él nos perdo­nará y nos purificará. El pecado nos vuelve culpables. Necesitamos el perdón. El pecado nos hace impuros. Necesitamos purificación. Aunque los términos pueden ser usados como sinónimos, también es posible que la purificación vaya más allá e implique la eliminación del poder del pecado sobre la vida de los creyentes.

IV. La meta del cristiano (1 Juan 2:1)

Juan trata de evitar que su comunidad caiga en extremos. Un extremo es la negación del problema del pecado y la pretensión de tener completa libertad del pecado. El otro extremo involucra a aquellos que admiten que aun los cristianos están suficientemente afectados por el pecado, tienen una naturaleza con inclinaciones al pecado, y que aquí y allá cometen actos pecaminosos. Ellos pue­den comenzar tomando el pecado livianamente y encontrar excusas para sus pecados.
Pero los creyentes nunca toman livianamente el pecado. Costó la vida de Jesús, y costará a los seres humanos su potencial para la vida eterna si continúan pecando habitualmente, a pesar del sacrifi­cio de Jesús. Por eso Juan equilibra sus afirmaciones previas acerca del pecado con el llamado a no pecar (1 Juan 2:1). "El cristiano ideal permanece sin pecar".
El contexto del llamado de Juan en 1 Juan 2:1 todavía es el pro­blema de andar en la luz, y de acuerdo con este versículo, andar en la luz significa renunciar al pecado. Juan se dirige a sus feligreses de una manera íntima y de preocupación por ellos, llamándolos "hijitos", y les da una razón por la que escribió esta carta, pera decirles que deben renunciar completamente al pecado.
Pero, otra vez, Juan equilibra su amonestación a no pecar con el otro lado de la moneda: "y si alguno ha pecado". El aoristo [un tiempo verbal] griego en esta línea implica que los cristianos pue­den ocasionalmente cometer actos de pecado pero sin estar pecando habitualmente. La meta de un discípulo de Cristo sigue siendo no pecar. Los cristianos sinceros admiten que son pecadores, confiesan sus pecados, y procuran vivir sin pecar. Desafortunadamente, pe­car es siempre una posibilidad para los miembros de la iglesia. Por lo tanto, necesitamos que Alguien les ayude a resistir la tentación, pero también necesitan a Alguien que intervenga por ellos cuando han pecado. Los cristianos no pueden confiar en sí mismos y en sus poderes inherentes. Siempre tienen que depender de Jesús.

V. El consuelo de los cristianos (1 Juan 2:1, 2)

Primera Juan 2:1,2 contiene afirmaciones maravillosas que con­suelan a los pecadores arrepentidos y los llenan de esperanza y áni­mo. Jesús es quien nos asegura el perdón. ¿Cómo?
Primero, él es nuestro abogado quien interviene en nuestro favor. El término griego parákletos se encuentra sólo en los escritos de Juan. En Juan 14:16,26; 15:26; 16:7, se aplica al Espíritu Santo, "otro Consolador" (Juan 14:16). En 1 Juan 2:1, el término se usa para Jesús. Parákletos ha sido traducido en forma diferente: conso­lador, ayudador, abogado, mediador e intercesor. Es una persona llamada a ponerse del lado de alguien y que la defiende. Un parákle­tos puede ser una persona que ayuda a un amigo. Juan describe a Jesús como un abogado, y el autor de la Carta a Hebreos lo designa como Sumo Sacerdote. El concepto de expiación e intercesión está presente en ambos contextos (cf. Hebreos 7:25).
Segundo, este abogado es Jesucristo, el Justo. Se atribuye la jus­ticia a Dios el Padre en 1 Juan 1:9 y al Hijo en 1 Juan 2:1. Jesús es Dios, y aunque él se encontró con el pecado, éste no lo contaminó. Por causa de su carácter justo él puede interceder por nosotros.
Tercero, nuestro perdón está asegurado porque por medio de la muerte de Jesús como sacrificio el originó hilasmós. En el Nuevo Testamento, este término sólo se encuentra en 1 Juan 2:2 y 4:10. Aparece cinco veces en el Antiguo Testamento, con diversos signi­ficados, todos relacionados entre sí. En Levítico 25:9, califica la pa­labra día, con lo que se refiere al Día de la Expiación. En Números 5:8 describe al carnero sacrificado para producir expiación, y en Ezequiel 44:27 se refiere a la ofrenda por el pecado.
En 1 Juan hilasmós es traducido como "propiciación" en la Reina Valera 1960 y en la Biblia de Jerusalén, por citar algunas traduccio­nes. La Nueva Versión Internacional la traduce como "sacrificio por el perdón".
¿Cuál es la diferencia entre estos términos? Propiciación nor­malmente tiene que ver con calmar a un Dios airado. "Expiación, por contraste, no es algo que recibe Dios [...] refiriéndose al acto divino de la remoción de la contaminación o la limpieza de alguien del pecado, o cubrir o proteger a alguien de las consecuencias del pecado". Este término suena mejor hoy, porque el Dios bíblico no está asociado con las deidades paganas caprichosas. Sin embargo, al elegir el término "expiación" en vez de "propiciación" los traducto­res pueden haber estado minimizando el concepto de la ira divina mencionada con frecuencia en las Escrituras.
Muchos eruditos favorecen "propiciación" porque la preposición "por"/ "en favor de" que se usa en 1 Juan 2:2 parece favorecer ese término. En este caso, sin embargo, la propiciación no debería ser en­tendida en términos del trasfondo pagano que ocurre en la literatura extra bíblica. Stott afirma: "La propiciación cristiana es bastante diferente, no sólo en el carácter de la ira divina sino por el medio con el cual es propiciada. Es un apaciguamiento de la ira de Dios por el amor de Dios mediante el don de Dios. La iniciativa no la tomamos nosotros, ni siquiera Cristo, sino Dios mismo en su absoluto amor inmerecido. Su ira es evitada no por ningún don exterior, sino por darse él mismo para morir la muerte de los pecadores". El término hilasmós parece incluir tanto la propiciación como la expiación, que puede reflejarse en la traducción "sacrificio por el perdón".
En este versículo, Juan toma posición contra el falso concepto del pecado y posiblemente también contra la falsa comprensión de Jesús promovida por sus adversarios. El describe a Jesús como el Cristo que es sacrificio e intercesor. Esto implica que él vivió una vida sin pecado entre nosotros, murió en la cruz, se levantó de los muertos, y ascendió al cielo, donde intercede por nosotros.
La ampliación de la salvación al final de 1 Juan 2:2 para incluir una solución al problema del pecado del mundo y no sólo para la iglesia, no es un universalismo que sostiene que todos los peca­dos son automáticamente perdonados por el sacrificio de Cristo. El contexto no permite esta posición, y esta conclusión demandaría que Juan se contradijera a sí mismo. La salvación ha sido puesta a disposición de todos por medio del sacrificio expiatorio de Cristo, pero cada uno de nosotros debe decidir si queremos vivir en pecado o aceptar el perdón divino.


Conclusión


Con respecto a este pasaje Elena G. de White escribió: "Ningún apóstol o profeta pretendió haber vivido sin pecado. Los hombres que han estado más cerca de Dios, los hombres que estuvieron dis­puestos a sacrificarla vida antes de cometer a sabiendas un acto pecaminoso, los hombres honrados por Dios con luz divina y po­der, confesaron la pecaminosidad de su naturaleza. [...] Confiaron plenamente en la justicia de Cristo. Así ocurrirá con todos los que contemplan a Jesús. Cuanto más nos acerquemos a él y cuanto más claramente discernamos la pureza de su carácter, tanto más clara­mente veremos la extraordinaria gravedad del pecado y tanto me­nos nos sentiremos tentados a exaltarnos a nosotros mismos". Por otro lado, ella también dijo: "Las instrucciones dadas en la Palabra de Dios no dan lugar para transigir con el mal".
Debemos evitar los extremos de ambos lados, y depender de Jesús para nuestra salvación. Sin embargo, cuando hablamos acerca de él como nuestro abogado y nos consolamos grandemente en el hecho de que él ha provisto el perdón de nuestros pecados, no debemos dar la impresión de que el Padre es una persona severa que debe ser convencida por un intermediario que nos perdone. Fue el Padre que en su gran amor envió a su único Hijo y aseguró nuestra salvación.

____________________________

Thomas F. Johnson, 1, 2 and 3 John, New International Biblical Commentary (Peabody: Hendrickson Publishers, 1993), p. 28.

John R. W. Stott, The Letters of John: An Introduction and Commentary, Tyndale  New Testament Commentaries (Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans Publishing Company, 1988), p. 75.

Cf.Johnson, p. 29.

Ben Witherington III, Letters and Homilies for Hellenized Christians, tomo 1: A Socio-Rhetorical Commentary on Titus, 1-2 Timothy and 1-3 John (Downers Grove: InterVarsity Press, 2007), pp. 450, 451.

Cf.Daniel I. Akin, 1, 2, 3 John, The New American Commentary (Nashville: Broadman and Holman Publishers, 2001), p. 71.

Witherington, p. 450.

Cf.Stephen S. Smalley, 1 ,2 ,3 John, Word Biblical Commentary (Waco Word Publishers, 1984), pp. 24, 29; Witherington, p. 455.

Francis D. Nichol, ed., Comentario bíblico adventista (Florida, Buenos Aires: Asoc. Casa Editora Sudamericana, 978), tomo 7, p. 650.

Stott, p. 84.

Johnson, p. 33.

Johnson, p. 31.

Cf. Nichol, tomo 7, p.649.

Stott, p. 80.

Witherington, p. 454.

Stott, p. 83.

Cf. Stott, p. 84.

Johnson, p. 34.

Cf. Smalley, p. 37; Stott, p. 86; Witherington, p. 459.

Términos relacionados son hilastérion ("propiciación", "expiación", etc. por ejemplo, en Romanos 3:14) hilásmomai ("producir perdón", "hacer propiciación", etc.; por ejemplo, en Hebreos 2:17).

Witherington, p. 460.

Cf.por ejemplo, Akin, pp. 82-85; I. Howard Marshall, Las cartas de Juan (Buenos Aires y Grand Rapids: Nueva Creación, Wm. B. Eerdmans Publishing Company, 1991), p. 113; Stott, pp. 87-93; Witherington, pp. 460-465.

Stott, p. 93.

Cf. ellargo análisis de Brown (Raymond E. Brown, The Gospel According to John 1-12, The Anchor Bible (New York: Doubleday, 1966), pp. 217-222); Smalley, pp. 38-40.

Elena G. de White, Los hechos de los apóstoles (Florida, Buenos Aires: Asoc. Casa Editora Sudamericana, 1977), pp. 463, 467.

 

Fuente:

http://www.escuelasabatica.cl/2009/tri3/lecc3/leccion.htm

 

Bendiciones

 

Delfino J.

No olvides tus compromisos  
   
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Lecciones y comentarios para la escuela sabática_Segundo trimestre de 2014  
  Cristo y su Ley

Autor: Keith Burton

Lecciones y Comentarios para la escuela sabática-Segundo trimestre_Abril - Junio de 2014

Compilador: Delfino J.
Sin fines de Lucro_completamente gratis sin recibir nada a cambio
 
Cristo y su Ley  
  1. Las leyes en los días de Cristo (Levítico 1:1-9; Deuteronomio 17:2-6; Lucas 2:1-5;Hebreos 10:28; Santiago 2:8-12)
2. Cristo y la Ley de Moisés (Éxodo 13:2,12; Deuteronomio 22:23,24; Mateo 17:24-27; Lucas 2:21-24; 41-52; Juan 8:1-11)
3. Cristo y las tradiciones religiosas (Isaías 29:13; Mateo 5:17-20; 23:1-7; 15:1-6; Romanos 10:13)
4. Cristo y la Ley en el Sermón del Monte (Mateo 5:17-37; Lucas 16:16; Romanos 7:24)
5. Cristo y el sábado (Génesis 2:1-3; Isaías 65:17; Mateo 2:23-28; Juan 5:1-9; Hechos 13:14; Hebreos 1:1-3)
6. La muerte de Cristo y la Ley (Hechos 13:38,39; Romanos 4:15; 7:1-13; 8:5-8; Gálatas 3:10)
7. Cristo, el fin de la ley( Romanos 5:12-21; 6:15-23; 7:13-25; 9:30-10:4; Gálatas 3:19-24)
8. La Ley de Dios y la ley de Cristo
9. Cristo, la Ley y el evangelio
10. Cristo, la Ley y los pactos
11. Los apóstoles y la Ley
12. La iglesia de Cristo y la Ley
13. El reino de Cristo y la Ley
 
Usted es el 315039 visitantes (691356 clics a subpáginas) . ¿Conoces a Dios?
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=