Lecciones y comentarios de la Escuela Sabática_Abril-Junio 2018: Preparación para el tiempo del fin
La puntualidad es respetar el tiempo de los demás y además tu palabra te da credibilidad  
  PRINCIPAL_Inicio_Lecciones de escuela sabática y comentarios por Delfino Jarquín L
  02_Lecciones de escuela sabática en audio y diálogo bíblico comentarios de las lecciones del segundo trimestre: abril-junio de 2018 "Preparación para el tiempo del fin"
  02_Comentarios y Libro complementario de las lecciones de escuela sabática abril-junio de 2018_PREPARACIÓN PARA EL TIEMPO DEL FIN
  TELEVISION en linea-ESPERANZA TV-100% adventista-2018
  Radio_Sol_en vivo_adventista del septimo dia_Puerto Rico-2016 actualizado
  HIMNARIO ADVENTISTA COMPLETO EN VIDEO-POWER POINT-LETRA Y CANTADO
  613 Pistas del himnario adventista nuevo de 2009
  VIDEOS DEL HIMARIO ADVENTISTA_POWER POINT_musica y letra_01 al 399 y de 500 al 507
  MI CORITERO 2009_50 coritos adventistas en Word
  Comentarios de las lecciones de las lecciones de escuela sabática cuarto trimestre octubre-diciembre de 2014_La Espístola de Santiago_en videos you tube _Asociación Metropolitana México DF
  01_Audio de las lecciones de la escuela sabática primer trimestre_enero-marzo de 2017_actualizacion cada semana
  01_Lecciones de la Escuela Sabática_alumno y maestro_Primer Trimestre:enero-marzo de 2017
  El DISCIPULADO CRISTIANO comentarios D. Jarquín L.(Material auxiliar para las lecciones de esc sab 2008_puedes 1trim de 2014)
  Libro_El conflicto de los siglos_E. G. White_audio
  28 creencias fundamentales de los adventistas en Power Point
  04_Lecciones de escuela sábatica_Cuarto Trimestre_octubre-diciembre de 2013_EL SANTUARIO
  03_Revival and Reformation_Quarter 3, 2013
  02 Guia de estudio de la Biblia_Abril-Junio 2013_"Buscad a JEHOVÁ, y vivid"
  Himnario adventista_videos_500 al 507
  Lecciones de escuela sabática_Primer trimestre_ Enero_Marzo 2013_Los orígenes
  Lecciones de escuela sabática_Cuarto trimestre de 2012_Crecer en Cristo
  1 Libro complementario para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Fulgores de Dios
  Lecciones de escuela sabatica_Terce trimestre de 2012_1 y 2 Tesalonicenses
  Lecciones para la escuela sabática_segundo trimestre de 2012_Evangelismo y Testificación
  La Biblia hablada
  Lecciones para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Vislumbres de nuestro Dios
  Temas de AUTOESTIMA-SUPERACION PERSONAL y reflexiones para la vida para el siglo XXI_por Delfino J.
  28 CREENCIAS FUNDAMENTALES DE LOS ADVENTISTAS
  Audio 527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  Audio_47 pistas de coritos adventistas en midi
  VIDEOS_MARIACHI MISIONEROS DEL REY
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA PARA ADULTOS en audio con textos biblicos_primer trimestre de 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO COMPLEMENTARIO 4 _Cuarto trimestre de 2010_Personajes secundarios del Antiguo Testamento
  Lecciones del cuarto trimestre de 2011 en ingles
  COMENTARIOS Y LECCIONES DE ESCUELA SABATICA ANTERIORES
  4 LIBRO COMPLEMENTARIO_cuarto trimestre de 2011_GALATAS
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_cuarto trimestre de 2011_El evangelio en Galatas
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos_con textos bíblicos
  3 LIBRO COMPLEMENTARIO_LA ADORACIÓN EN EL CONFLICTO DE LOS SIGLOS
  Comentario Biblico Adventista_La Epístola del Apóstol San Pablo a los ROMANOS_Material auxiliar para el Estudio de las Lecciones de Escuela Sabàtica_Tercer Trimestre de 2010_"LA REDENCIÒN EN ROMANOS"
  LIBRO 01_COMPLEMENTARIO_Primer Trimestre de 2011_Jesús lloró_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO_3_COMPLEMENTARIO_TERCER_TRIMESTRE_DE_2010_LA REDENCION EN ROMANOS
  Radio_Internet_Full Adventistas Radio
  Contador de visitas
  Libro de visitantes
  Contacto
  Mi Tweeter
  Enlaces inmediatos para estudiar las lecciones de escuela sabática
  ENLACES a otros sitios de ESCUELA SABATICA
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos_PRIMER TRIMESTRE DE 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  2 LIBRO COMPLEMENTARIO_ Vestidos de gracia_ De hojas de higuera a un manto de justicia
  => Capitulo_01_Sigueme
  => Capitulo_02_La prueba
  => Capitulo _03_Como amamos
  => Capitulo_04_Ropa de fiestas
  => Capitulo_05_La metafora del vestido en el Antiguo Testamento
  => Capitulo_06_La metafora del vestido en el Nuevo Testamento
  => Capitulo_07_Seguridad
  => Capitulo_08_Lo que damos por sentado de Dios
  => Capitulo_09_El Evangelio_cual
  => Capitulo_10_vestidos para recibir el rey
  => Capitulo_11_Amigos en posiciones encumbradas
  => Capitulo_12_Jamas te rindas
  => Capitulo_13_El brillo en la mirada divina
  Videos coritos adventistas para tu grupo pequeño para tu pc
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Cuarto trimestre de 2010_PERSONAJES SECUNDARIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO
  Lecturas de la Biblia
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_TERCER TRIMESTRE DE 2011_LA ADORACION_CON TEXTOS BIBLICOS
  LIBRO_2_COMPLEMENTARIO_SEGUNDO_TRIMESTRE_DE_2010_SALUD Y SANIDAD_Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día
  LIBRO_1_COMPLEMENTARIO_PRIMER_TRIMESTRE_ DE 2010_EL FRUTO DEL ESPÍRITU_Richard W. O'Ffill
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Tercer trimestre de 2009_Amadas y llenas de amor_Las epístolas de Juan
  LIBRO _COMPLEMENTARIO_Cuarto Trimestre de 2009_Una naciòn en marcha_El libro de Números_ROY GANE
  Comentarios de las Lecciones de Escuela Sabática_Segundo trimestre 2009_Caminar la vida cristiana-Delfino Jarquín L.
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Segundo trimestre 2009-Caminar la vida Cristiana
  LIBRO COMPLEMENTARIO-Primer trimestre 2009
  LA EXPIACION Y LA CRUZ DE CRISTO-4o. trimestre de 2008-por Delfino Jarquín
  "AGENTES DE ESPERANZA:LOS GRANDES MISIONEROS DE DIOS" 3o. trimestre 2008 por Delfino Jarquín
  "JESÚS ES MARAVILLOSO" Comentario por Delfino Jarquín
  El fuego refinador
  COMENTARIOS 2008
  Comentario de las lecciones de esc. sab. por Delfino J.- El don profético en las Escrituras y en la historia adventista-2009
  Estudios bíblicos por Delfino Jarquín
  Web_iglesias adventistas del septimo dia
  Asociaciones adventistas del 7o. dia
  Escuche la Santa Palabra de Dios_La Biblia en audio
  La escuela sabática en video desde la Iglesia ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA de Sacramento California EEUU_EL FRUTO DEL ESPIRITU-PRIMER TRIMESTRE 2010
  Mensajes de paz_amor_esperanza-mi bloq_Delfino
  Sermones de audio
  Mas recursos para la escuela sabática y jovenes
  Canales de Tv y radio adventisas_videos_audio_inspiradores
  El apóstol Pablo y sus viajes misioneros
  Poemas Cristianos
  Curso bíblico, Verdades bíblicas y Seminarios de Apocalipsis por Está Escrito
  Videos-cantos_Jesús- Salvación-Perdón-Fe y Superación Personal-Defino J.
  Seminarios de Daniel y Apocalipsis...y más
  20_Lecciones de la fe de Jesús_en audio
  Comentario Biblico Adventista_Hechos de los apóstoles_material auxiliar para estudiar el contexto histórico_La Redención en Romanos
  100 estudios de la Biblia_Aqui tienes la respuesta_Por Delfino J.
  20 Ilustraciones para tus sermones
  Libros del Espíritu de Profecía-EGW
  Reposo divino para la inquietud humana por Dr. Samuele Bacchiocchi
  20 himnos adventistas cantados_para el estudio de la fe de Jesús
  Peliculas cristianas infantiles
  20 Himnos cantados adventistas para el estudio de las lecciones de la Fe de Jesus
  Libros del Espiritu de Profecia_audio
  Portales adventistas
  Toda la Biblia y los libros del Espiritu de profecia
  RECURSOS DIADACTICOS ESCOLARES_secundaria_ciencia y tecnlogia_matematicas e ingles_mantenimiento electrónico
  Cambio de horario
  Otros
  Materiales didacticos y reflexiones en power point
Capitulo_12_Jamas te rindas

 

II Trimestre de 2011

Libro Complementario

Vestiduras de gracia

De hojas de higuera a manto de justicia

Autor: Tim Crosby

Capitulo doce

Jamás te rindas

Hace unos años apareció un interesante artículo en el Wall Street Journal sobre alguien llamado Jay Walker. Ese año el Sr. Walker se había convertido en un multimillonario. Había establecido Priceline.com, una empresa de Internet donde se pueden adquirir bille­tes de aerolíneas al precio que uno considere justo. La compañía salió al mercado de valores en el año 1999, alcanzando un valor de diez mil millones de dólares.

Me llamó mucho la atención que el Sr. Walker había fracasado con an­terioridad en diferentes negocios. Intentó vender catálogos comerciales a través de tiendas de libros: aquello fue un desastre. Fundó un periódico en la ciudad de Ithaca, Nueva York: quebró. Finalmente estableció un negocio de consultas empresariales por Internet del que surgió Priceline.com.

He estado pensando en dicho relato y tengo una pregunta: ¿Ha fra­casado usted lo suficiente?

No estoy hablando de fracasos intencionales, desde luego. Me refie­ro a intentar algo para luego fracasar; intentar y fracasar de nuevo una y otra vez hasta lograr el éxito.

La mayor parte de nosotros no lo ha hecho. Le tememos tanto al fracaso que quizá por eso no alcanzamos grandes cosas. Sucede que las personas de más éxito son por lo general quienes más han fracasado. El éxito generalmente se encuentra al otro extremo del fracaso.

Pensemos por ejemplo en Walt Disney. El fue despedido de un periódico, oiga esto, ¡porque carecía de creatividad! Después de aquel primer fracaso quedó varias veces en bancarrota, antes de construir sus parques de diversiones.

El beisbolista Babe Ruth se ponchó en 1.330 ocasiones. Desde luego, también bateó 714 jonrones. Pero por cada jonrón, se ponchó dos veces.

R. H. Macy fracasó en siete ocasiones antes de que su famosa tienda de Nueva York tuviera éxito.

Tengo algunos amigos que son escritores. Es algo que suena co­mo prestigioso, ¿no es así? En realidad implica un trabajo muy fuerte. ¿Cómo puede uno convertirse en escritor? Una definición dice que un buen escritor es aquel que ha acumulado unas doscientas cartas de re­chazo por sus escritos. Usted no podrá considerarse un buen escritor o escritora hasta que haya fracasado lo suficiente.

¿Qué diríamos del novelista inglés John Creasey? Llegó a acumular 753 cartas de rechazo. Luego publicó 564 libros.

Quizá usted ha leído algún libro de la serie Caldo de pollo para el alma. Probablemente no sabe que el manuscrito original fue recha­zado por ochenta editoriales. Algunos editores, dándoselas de muy versados sobre la materia, decían que no había mercado para dicha obra. Pero los pobres autores no tuvieron suficiente sentido común para darse por vencidos. Como ninguna editorial lo quería publicar, decidieron hacerlo ellos mismos. Fue todo un éxito que produjo ga­nancias millonarias.

Así que he estado pensando sobre el fracaso. Un versículo concreto siempre me viene a la mente. Se trata de Proverbios 24:16: «Porque siete veces podrá caer el justo, pero otras tantas se levantará; los malva­dos, en cambio, se hundirán en la desgracia».

Quizá usted esperaba leer algo como: «El hombre malvado caerá siete veces, pero el justo permanecerá firme». Pero no es eso lo que di­ce. Dios dice que el justo cae siete veces, pero que cada vez que cae se levanta, se sacude y sigue adelante hacia su objetivo. Amigos, ese es el secreto del éxito financiero, social o espiritual.

Richard Edler escribió un libro al que le puso If I Knew Then What I Know Now [Si hubiera sabido todo lo que sé ahora]. En este pide a va­rios ejecutivos y otros dirigentes que mencionen lo más importante que han aprendido en sus vidas, algo que desearían haber sabido hace vein­ticinco años. Quiero compartir con ustedes un par de esas respuestas.

Para Bill Lipien, presidente de Mitchum, Jones y Templeton, la en­señanza más importante es: «Anticipa fracasar miserablemente en un treinta por ciento de tus intentos».

J. Melvin Muse, presidente de Muse Cordero Chen y Asociados, afir­ma: «Comete numerosos errores. Los errores alimentan un rápido desa­rrollo profesional. Aprende a recuperarte en forma brillante. Luego no cometas el mismo error una segunda vez. Haz esto y tu progreso hacia la cumbre será más veloz que el de tus colegas conservadores».

El éxito se encuentra del otro lado del fracaso. Tienes que pasar por el fracaso si quieres triunfar. Los grandes triunfos surgen después de repetidos chascos.

El temor al fracaso es una de las peores fobias, la cual puede incluso paralizarnos. Es un problema relacionado con el yo, o el ego de una persona. El fracaso pasado no nos preocupa mucho. ¿Cuántas veces nos caímos mientras aprendíamos a caminar, montar bicicleta o dominar algún juego o deporte?

James y Jerrilyn son los padres de un niño perfectamente normal. Su pequeño paquete de energía comienza a dar sus primeros pasos, cayéndose una y otra vez. Ellos observan su progreso al principio con satisfacción, y luego con temores. Finalmente, deciden llevar un regis­tro. Cada caída se indica con una marca o símbolo. Al final se dan por vencidos. Después de que su bebé se cae cincuenta veces deciden hacer algo para poner fin a aquella dolorosa letanía. Llegan a la conclusión de que aprender a caminar es muy difícil. Así que le amarran los pies al niño con el propósito de que no camine ni se caiga.

Absurdo, ¿verdad? Pues Dios tampoco hace eso. El punto clave es que todo aquel que sigue intentándolo aprenderá a caminar. El niño no es lo suficiente listo como para darse por vencido, así que no lo hace. Algunos más atrevidos incluso aprenden a esquiar o a montar patine­tas. Otros con menos agilidad nunca llegan tan lejos.

Thomas Edison pudo haber sido considerado uno de los fracasos más grandes del mundo. Fue un hombre que probó miles de alternativas hasta que ideó un bombillo eléctrico que funcionaba. ¿Ha fracasado usted miles de veces antes de lograr algo? Si lo ha hecho, su nombre debería acompañar al de Thomas Edison.

De hecho, Edison no consideró sus fallidos experimentos como fracasos. Los catalogó como pasos en un largo proceso. Al final de su vida, ocurrió algo que habría derrotado a cualquier persona con menos entereza.

Charles, el hijo de Edison que llegó a ser gobernador del estado de Nueva Jersey, nos cuenta la historia. La noche del 9 de diciembre de 1914 un incendio destruyó el complejo industrial de Edison. Aquella noche Edison perdió dos millones de dólares, así como el trabajo de gran parte de su vida. El seguro solamente cubría la suma de 238.000 dólares.

Charles tenía 24 años, mientras que Thomas había cumplido 67. El joven corría de aquí para allá tratando de localizar a su padre. Finalmente, lo encontró cerca del fuego.

«Me sentí muy mal por él», dijo Charles. «Él tenía 67 años. No era ningún joven, y todo había sido consumido por las llamas». Thomas le preguntó a su hijo:

—Charles, ¿dónde está tu madre?

—No sé papá —le contestó Charles.

—Ve a buscarla y tráela. Jamás ella podrá ver otro espectáculo como este en lo que le queda de vida.

Al día siguiente, caminando entre los restos carbonizados de sus sueños y esperanzas, Thomas Edison dijo: «Hay algo positivo en es­te desastre. Todos nuestros errores han sido consumidos por el fuego. Gracias a Dios que podemos comenzar de nuevo».

Tres semanas después del fuego, su empresa hizo entrega del primer fonógrafo.

El principio que se encuentra en Proverbios 24:16 de levantarnos cada vez que caemos, funciona en diferentes sentidos. La victoria es el premio del que persevera, tanto aquí como en el más allá. Lucas 8:15 habla de la buena semilla que en manos del sembrador representa a los de «corazón noble y bueno, que oyen la palabra y la retienen, y como perseveran producen una buena cosecha». Hebreos 10:36 nos di­ce: «Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido». Santiago 1:12 aconseja: «Dichoso el que resiste la tentación porque, al salir aprobado, recibirá la corona de la vida que Dios ha prometido a quienes lo aman». La misma idea se encuentra en Romanos 2:7: «Él dará vida eterna a los que, perseverando en las buenas obras, buscan gloria, honor e in­mortalidad». Todo el que persevera, sin importar las veces que caiga, caminará por las calles de oro.

No me malentiendan. Perseverar en las buenas obras no es fun­damental para nuestra salvación. La clave de nuestra salvación es la vida y la muerte de Jesucristo. Sin embargo, es una condición. No po­demos ser salvados por nuestras buenas obras, pero tampoco lo se­remos sin ellas. El Nuevo Testamento nos enseña que somos salvos:

     Si perseveramos en las enseñanzas de Cristo (Juan 8:31).

     Si sufrimos con Cristo (Romanos 8:17).

     Si perseveramos en la bondad divina (Romanos 11:22).

     Si nos aferramos con firmeza a las enseñanzas de los apóstoles (1 Corintios 15:2).

     Si no desmayamos (Gálatas 6:9).

     Si perseveramos en la fe (Colosenses 1:23).

     Si no lo negamos (2 Timoteo 2:12; Mateo 10:32, 33).

     Si nos aferramos a nuestra fe con firmeza hasta el fin (Hebreos 3:6, 12-14).

     Si no perdemos la confianza (Hebreos 10:35-39).

     Si lo que hemos oído desde el principio permanece en nosotros (1 Juan 2:24).

Todas las anteriores son condiciones. La salvación es sin duda algo condicionado a nuestra perseverancia (Marcos 13:13; Romanos 2:7; Santiago 1:12; 2 Pedro 1:5-11; Apocalipsis 2:10, 11, 26).

Ningún otro rasgo es tan crucial para el éxito como la perseveran­cia: ni el talento, ni la inteligencia, ni las destrezas. Esto es así tanto en esta vida como en la venidera. «En verdad, consideramos dichosos a los que perseveraron. Ustedes han oído hablar de la perseverancia de Job, y han visto lo que al final le concedió el Señor. Es que el Señor es muy compasivo y misericordioso» (Santiago 5:11, NVI). En Apocalipsis 2:3 Jesús bendice al que ha perseverado y sufrido sin desanimarse por causa de su nombre, sin desmayar.

Así que no nos rindamos.

Cuando era niño, recibió el apodo de «Sparky» por un caballo que aparecía en una tira cómica. A Sparky nunca le agradó el mote. Nunca pudo con la escuela, ni ella con él. En el octavo grado reprobó todas las materias. Al llegar a la secundaria era considerado el peor alumno en la clase de física en la historia de la institución. Fracasó en las clases de latín, álgebra e inglés. En deportes era otro fracaso, y apenas tenía amigos. Jamás se acercó a una chica mientras asistió a esa escuela, pues tenía un gran temor de ser rechazado.

Sparky era un fracasado y él lo sabía, así como sus compañeros. Su única habilidad era el dibujo. Él se sentía orgulloso de sus obras de arte.

Desde luego, nadie más las apreciaba. Intentó que publicaran sus cari­caturas en el anuario de la escuela, pero fueron rechazadas.

No obstante, Sparky se decidió por una carrera como artista pro­fesional. Así que presentó una solicitud de empleo en los estudios de Walt Disney. Él obviamente esperaba que lo rechazaran y naturalmen­te, esa fue la respuesta.

Pero Sparky no se dio por vencido. Un día se le ocurrió comenzar a escribir su autobiografía utilizando caricaturas. En ellas describía su ni­ñez, mostrando el niño fracasado que no lograba nada. Para ello utilizó un personaje conocido hoy en la mayor parte del mundo. «Sparky» o Charles Monroe Schulz fue el creador de la tira cómica «Snoopy» y del niño cuya cometa no volaba: Charlie Brown.

Como vemos, no hay forma de que un buen hombre permanezca caído, ni tampoco una buena mujer. Mi esposa, por ejemplo, no se ha dado por vencida conmigo, sin importarle que sus planes para refor­marme hayan fracasado (aunque debo reconocer que ha habido algu­nos progresos). Dios tampoco se da por vencido con nosotros.

Así que no debemos rendirnos.                                            

Una vez le pidieron a Winston Churchill, ya viejo y enfermo, que presentara un discurso de graduación en la Universidad de Oxford. Ese día pronunció lo que se considera el discurso de graduación más breve que jamás se haya presentado.

El hombre que había inspirado y estimulado a Inglaterra a entrar, perseverar y a ganar la guerra en contra de Hitler, se acercó al podio en forma tambaleante. Puso a un lado su bastón, miró a su joven audiencia a través de sus gruesas cejas, movió su quijada y exclamó: «¡Nunca se rindan!».

Dio un paso atrás, contemplando una vez más los rostros de aque­llos jóvenes. Utilizando una gran reserva interna, la legendaria voz de Sir Winston Churchill subió en intensidad, diciendo: «¡Nunca se rindan!».

Después de una larga pausa, rugió: «¡Nunca se rindan!».

Luego, tomo su bastón y se dirigió a su asiento con pasos trému­los. Pasmados, los graduandos permanecieron sentados en silencio. Seguidamente comenzó a escucharse una oleada de aplausos que con­cluyó en una atronadora ovación.

Estoy completamente seguro de que los cristianos que caen y se le­vantan atraen una gran audiencia de mirones invisibles. Toda una mul­titud de ángeles debe reunirse alrededor de aquellos que persisten con denuedo como creyentes que no están dispuestos a rendirse. Quizá no podamos escuchar a los seres celestiales animándonos, ni tampoco sus cantos de alabanza, pero algún día los oiremos y los veremos.

Hay una hermosa anécdota que ocurrió durante los Juegos Olímpicos celebrados en Barcelona en 1992 sobre lo que es fracasar y levantarse. Nadie recuerda al corredor que llegó en primer lugar en aquella ocasión, pero sí recordamos a Derek Redmond, un velocista in­glés que compitió en las eliminatorias semifinales de los 400 metros. Para él, esta carrera era una especie de revancha. Cuatro años atrás, en las Olimpíadas de Corea, se había desgarrado el tendón calcáneo durante los calentamientos, lo que le impidió competir. Ahora se le pre­sentaba otra oportunidad.

Sonó el disparo de salida y los corredores salieron en busca del triunfo. Pero a una distancia de 150 metros se le desgarró un músculo a Derek, quien cayó al suelo presa de un intenso dolor. Los camilleros corrieron hacia él para retirarlo de la pista, pero él les hizo señas de que se alejaran, se levantó como pudo y comenzó a dar pequeños saltos de pocos centímetros dirigiéndose a la meta.

De repente, un hombre saltó de las gradas, corrió hacia Derek y echó su brazo sobre sus hombros. Juntos fueron saltando durante los últimos cien metros hasta llegar a la meta. Era Jim Redmond, el pa­dre de Derek. Él había hecho un gran sacrificio para que su hijo lle­gara a la competencia. Cinco minutos más tarde, padre e hijo llega­ron a la meta y sesenta mil personas les brindaron una gran ovación puestos en pie.

Cuando entrevistaron al padre, dijo: «Hicimos un pacto de que mi hijo iba a terminar la carrera. Esta es su última Olimpiada. Él se estuvo entrenando durante ocho años. Yo no podía permitir que no fuera a terminar la carrera».

Eso mismo es lo que nuestro Padre celestial hace por nosotros. Estamos dando tumbos en dirección a la meta señalada por Jesucristo. Damos dos pasos hacia el frente y uno hacia atrás. Todos tenemos algún tipo de impedimento, pero el secreto para alcanzar la victoria es no rendirnos. Jesús está a nuestro lado ayudándonos, estimulándonos y guiándonos hacia la victoria.

«Porque siete veces podrá caer el justo, pero otras tantas se levantará ». Así que no nos rindamos, que los ángeles nos contemplan y todo el cielo está pujando por nosotros. Nuestro Padre celestial nos espera para acogernos en sus brazos, caminando a nuestro lado hasta llegar a la meta. Entreguemos nuestras vidas a él, tomemos la decisión de con­tinuar en la lucha y confiemos que él nos acompañará hasta el final.

 

Compilador: Delfino J.

 

No olvides tus compromisos  
   
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Lecciones y comentarios para la escuela sabática_Segundo trimestre de 2014  
  Cristo y su Ley

Autor: Keith Burton

Lecciones y Comentarios para la escuela sabática-Segundo trimestre_Abril - Junio de 2014

Compilador: Delfino J.
Sin fines de Lucro_completamente gratis sin recibir nada a cambio
 
Cristo y su Ley  
  1. Las leyes en los días de Cristo (Levítico 1:1-9; Deuteronomio 17:2-6; Lucas 2:1-5;Hebreos 10:28; Santiago 2:8-12)
2. Cristo y la Ley de Moisés (Éxodo 13:2,12; Deuteronomio 22:23,24; Mateo 17:24-27; Lucas 2:21-24; 41-52; Juan 8:1-11)
3. Cristo y las tradiciones religiosas (Isaías 29:13; Mateo 5:17-20; 23:1-7; 15:1-6; Romanos 10:13)
4. Cristo y la Ley en el Sermón del Monte (Mateo 5:17-37; Lucas 16:16; Romanos 7:24)
5. Cristo y el sábado (Génesis 2:1-3; Isaías 65:17; Mateo 2:23-28; Juan 5:1-9; Hechos 13:14; Hebreos 1:1-3)
6. La muerte de Cristo y la Ley (Hechos 13:38,39; Romanos 4:15; 7:1-13; 8:5-8; Gálatas 3:10)
7. Cristo, el fin de la ley( Romanos 5:12-21; 6:15-23; 7:13-25; 9:30-10:4; Gálatas 3:19-24)
8. La Ley de Dios y la ley de Cristo
9. Cristo, la Ley y el evangelio
10. Cristo, la Ley y los pactos
11. Los apóstoles y la Ley
12. La iglesia de Cristo y la Ley
13. El reino de Cristo y la Ley
 
Usted es el 328282 visitantes (718370 clics a subpáginas) . ¿Conoces a Dios?
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=