Lecciones y comentarios de la Escuela Sabática_Abril-Junio 2018: Preparación para el tiempo del fin
La puntualidad es respetar el tiempo de los demás y además tu palabra te da credibilidad  
  PRINCIPAL_Inicio_Lecciones de escuela sabática y comentarios por Delfino Jarquín L
  02_Lecciones de escuela sabática en audio y diálogo bíblico comentarios de las lecciones del segundo trimestre: abril-junio de 2018 "Preparación para el tiempo del fin"
  02_Comentarios y Libro complementario de las lecciones de escuela sabática abril-junio de 2018_PREPARACIÓN PARA EL TIEMPO DEL FIN
  TELEVISION en linea-ESPERANZA TV-100% adventista-2018
  Radio_Sol_en vivo_adventista del septimo dia_Puerto Rico-2016 actualizado
  HIMNARIO ADVENTISTA COMPLETO EN VIDEO-POWER POINT-LETRA Y CANTADO
  613 Pistas del himnario adventista nuevo de 2009
  VIDEOS DEL HIMARIO ADVENTISTA_POWER POINT_musica y letra_01 al 399 y de 500 al 507
  MI CORITERO 2009_50 coritos adventistas en Word
  Comentarios de las lecciones de las lecciones de escuela sabática cuarto trimestre octubre-diciembre de 2014_La Espístola de Santiago_en videos you tube _Asociación Metropolitana México DF
  01_Audio de las lecciones de la escuela sabática primer trimestre_enero-marzo de 2017_actualizacion cada semana
  01_Lecciones de la Escuela Sabática_alumno y maestro_Primer Trimestre:enero-marzo de 2017
  El DISCIPULADO CRISTIANO comentarios D. Jarquín L.(Material auxiliar para las lecciones de esc sab 2008_puedes 1trim de 2014)
  Libro_El conflicto de los siglos_E. G. White_audio
  28 creencias fundamentales de los adventistas en Power Point
  04_Lecciones de escuela sábatica_Cuarto Trimestre_octubre-diciembre de 2013_EL SANTUARIO
  03_Revival and Reformation_Quarter 3, 2013
  02 Guia de estudio de la Biblia_Abril-Junio 2013_"Buscad a JEHOVÁ, y vivid"
  Himnario adventista_videos_500 al 507
  Lecciones de escuela sabática_Primer trimestre_ Enero_Marzo 2013_Los orígenes
  Lecciones de escuela sabática_Cuarto trimestre de 2012_Crecer en Cristo
  1 Libro complementario para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Fulgores de Dios
  Lecciones de escuela sabatica_Terce trimestre de 2012_1 y 2 Tesalonicenses
  Lecciones para la escuela sabática_segundo trimestre de 2012_Evangelismo y Testificación
  La Biblia hablada
  Lecciones para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Vislumbres de nuestro Dios
  Temas de AUTOESTIMA-SUPERACION PERSONAL y reflexiones para la vida para el siglo XXI_por Delfino J.
  28 CREENCIAS FUNDAMENTALES DE LOS ADVENTISTAS
  Audio 527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  Audio_47 pistas de coritos adventistas en midi
  VIDEOS_MARIACHI MISIONEROS DEL REY
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA PARA ADULTOS en audio con textos biblicos_primer trimestre de 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO COMPLEMENTARIO 4 _Cuarto trimestre de 2010_Personajes secundarios del Antiguo Testamento
  Lecciones del cuarto trimestre de 2011 en ingles
  COMENTARIOS Y LECCIONES DE ESCUELA SABATICA ANTERIORES
  4 LIBRO COMPLEMENTARIO_cuarto trimestre de 2011_GALATAS
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_cuarto trimestre de 2011_El evangelio en Galatas
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos_con textos bíblicos
  3 LIBRO COMPLEMENTARIO_LA ADORACIÓN EN EL CONFLICTO DE LOS SIGLOS
  Comentario Biblico Adventista_La Epístola del Apóstol San Pablo a los ROMANOS_Material auxiliar para el Estudio de las Lecciones de Escuela Sabàtica_Tercer Trimestre de 2010_"LA REDENCIÒN EN ROMANOS"
  LIBRO 01_COMPLEMENTARIO_Primer Trimestre de 2011_Jesús lloró_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO_3_COMPLEMENTARIO_TERCER_TRIMESTRE_DE_2010_LA REDENCION EN ROMANOS
  Radio_Internet_Full Adventistas Radio
  Contador de visitas
  Libro de visitantes
  Contacto
  Mi Tweeter
  Enlaces inmediatos para estudiar las lecciones de escuela sabática
  ENLACES a otros sitios de ESCUELA SABATICA
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos_PRIMER TRIMESTRE DE 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  2 LIBRO COMPLEMENTARIO_ Vestidos de gracia_ De hojas de higuera a un manto de justicia
  => Capitulo_01_Sigueme
  => Capitulo_02_La prueba
  => Capitulo _03_Como amamos
  => Capitulo_04_Ropa de fiestas
  => Capitulo_05_La metafora del vestido en el Antiguo Testamento
  => Capitulo_06_La metafora del vestido en el Nuevo Testamento
  => Capitulo_07_Seguridad
  => Capitulo_08_Lo que damos por sentado de Dios
  => Capitulo_09_El Evangelio_cual
  => Capitulo_10_vestidos para recibir el rey
  => Capitulo_11_Amigos en posiciones encumbradas
  => Capitulo_12_Jamas te rindas
  => Capitulo_13_El brillo en la mirada divina
  Videos coritos adventistas para tu grupo pequeño para tu pc
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Cuarto trimestre de 2010_PERSONAJES SECUNDARIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO
  Lecturas de la Biblia
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_TERCER TRIMESTRE DE 2011_LA ADORACION_CON TEXTOS BIBLICOS
  LIBRO_2_COMPLEMENTARIO_SEGUNDO_TRIMESTRE_DE_2010_SALUD Y SANIDAD_Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día
  LIBRO_1_COMPLEMENTARIO_PRIMER_TRIMESTRE_ DE 2010_EL FRUTO DEL ESPÍRITU_Richard W. O'Ffill
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Tercer trimestre de 2009_Amadas y llenas de amor_Las epístolas de Juan
  LIBRO _COMPLEMENTARIO_Cuarto Trimestre de 2009_Una naciòn en marcha_El libro de Números_ROY GANE
  Comentarios de las Lecciones de Escuela Sabática_Segundo trimestre 2009_Caminar la vida cristiana-Delfino Jarquín L.
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Segundo trimestre 2009-Caminar la vida Cristiana
  LIBRO COMPLEMENTARIO-Primer trimestre 2009
  LA EXPIACION Y LA CRUZ DE CRISTO-4o. trimestre de 2008-por Delfino Jarquín
  "AGENTES DE ESPERANZA:LOS GRANDES MISIONEROS DE DIOS" 3o. trimestre 2008 por Delfino Jarquín
  "JESÚS ES MARAVILLOSO" Comentario por Delfino Jarquín
  El fuego refinador
  COMENTARIOS 2008
  Comentario de las lecciones de esc. sab. por Delfino J.- El don profético en las Escrituras y en la historia adventista-2009
  Estudios bíblicos por Delfino Jarquín
  Web_iglesias adventistas del septimo dia
  Asociaciones adventistas del 7o. dia
  Escuche la Santa Palabra de Dios_La Biblia en audio
  La escuela sabática en video desde la Iglesia ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA de Sacramento California EEUU_EL FRUTO DEL ESPIRITU-PRIMER TRIMESTRE 2010
  Mensajes de paz_amor_esperanza-mi bloq_Delfino
  Sermones de audio
  Mas recursos para la escuela sabática y jovenes
  Canales de Tv y radio adventisas_videos_audio_inspiradores
  El apóstol Pablo y sus viajes misioneros
  Poemas Cristianos
  Curso bíblico, Verdades bíblicas y Seminarios de Apocalipsis por Está Escrito
  Videos-cantos_Jesús- Salvación-Perdón-Fe y Superación Personal-Defino J.
  Seminarios de Daniel y Apocalipsis...y más
  20_Lecciones de la fe de Jesús_en audio
  Comentario Biblico Adventista_Hechos de los apóstoles_material auxiliar para estudiar el contexto histórico_La Redención en Romanos
  100 estudios de la Biblia_Aqui tienes la respuesta_Por Delfino J.
  20 Ilustraciones para tus sermones
  Libros del Espíritu de Profecía-EGW
  Reposo divino para la inquietud humana por Dr. Samuele Bacchiocchi
  20 himnos adventistas cantados_para el estudio de la fe de Jesús
  Peliculas cristianas infantiles
  20 Himnos cantados adventistas para el estudio de las lecciones de la Fe de Jesus
  Libros del Espiritu de Profecia_audio
  Portales adventistas
  Toda la Biblia y los libros del Espiritu de profecia
  RECURSOS DIADACTICOS ESCOLARES_secundaria_ciencia y tecnlogia_matematicas e ingles_mantenimiento electrónico
  Cambio de horario
  Otros
  Materiales didacticos y reflexiones en power point
Capitulo _03_Como amamos

II Trimestre de 2011

Libro Complementario

Vestiduras de gracia

De hojas de higuera a manto de justicia

Autor: Tim Crosby

Capítulo Tres

¿Cómo amamos?

En la práctica, ¿qué significa amar a nuestros hermanos? ¿Sentir algo en nuestros corazones, o hacer que ellos lo sientan? Creo que no importa para nada lo que sintamos por ellos. Usted puede amar a personas que no le agradan. El amor es un principio, y si usted actúa motivado por un principio, los sentimientos surgirán. Según C. S. Lewis: «No pierdas el tiempo pensando si ''amas" a tu prójimo; actúa como si esto fuera un hecho. Tan pronto como lo hagamos, descubrire­mos un gran secreto: Cuando te comportas como si amaras a alguien, llegarás a amarlo de veras».

Una amiga me contó una vez acerca de un experimento relaciona­do con el amor. Ella no podía soportar a otra dama que era miembro de su misma iglesia. Aquella mujer siempre mostraba un cierto aire de superioridad. Sin embargo, un día mi amiga decidió pasar por alto sus prejuicios con el fin de dar un pequeño paso amistoso, anticipando que el objeto de su desprecio rara vez recibía muestras de amor de parte de los demás. Finalmente, ella pudo encontrar un motivo de admiración respecto a aquella dama: la educación que ella le daba a su hija. Un día, en el vestíbulo de la iglesia, ella felicitó a aquella dama, colocándole la mano sobre su hombro. En aquel momento, hubo un cambio y en poco tiempo ya eran buenas amigas.

Una impresionante historia respecto al poder del amor se encuentra en la obra Los miserables, de Víctor Hugo. La historia gira alrededor de Jean Valjean, un fugitivo, que cumplía veinte años de prisión por robar una hogaza de pan. Valjean encuentra misericordia y hospitalidad en la casa de un obispo. Pero vuelve a sus andanzas y hurta algunos objetos de plata de la casa del obispo, y desaparece.

Un policía lo detiene, y Valjean trata de seguir su camino min­tiendo, al decir que le habían regalado aquellos objetos de plata. El po­licía lo conduce de vuelta a casa del obispo y allí Valjean se dispone a escuchar las palabras que lo llevarán de vuelta a la cárcel por el resto de su vida. Nada lo había preparado para lo que pronto ha de escu­char: «Desde luego, esos objetos se los he obsequiado», afirma el obis­po. «Pero, un momento, usted olvidó lo de más valor. Olvidó tomar los candelabros de plata».

En lugar de escuchar la condena que merece, Valjean es deslumbrado por una expresión de misericordia. Hace tan solo un momento, lo espe­raba la pobreza y la prisión; ahora, la libertad y la abundancia.

Antes de que Valjean se despida, el obispo le dice: «Jamás debes ol­vidar este momento. Tu alma y tu vida te han sido restauradas. Ya no te perteneces. De aquí en adelante, eres propiedad de Dios».

Mediante un acto de misericordia, la vida de Jean Valjean se convierte en una expresión de amor. El cumple lo que le ha prometido a una ago­nizante prostituta: Se dedica a criar a la hija de aquella infeliz, llamada Cosette. Tiempo después se arriesga para salvar al hombre que Cosette ama, aunque eso signifique vivir en solitario.

Al fin, Valjean, el ex prisionero, será capaz de amar. En su vida se manifiesta lo expresado en la versión musical de la misma obra: «Amar a alguien es lo mismo que contemplar el rostro de Dios».

¡Ahora, ve y haz tú lo mismo!

La mejor definición de amor que he encontrado es la siguiente: El amor está presente cuando el bienestar (la satisfacción, la seguridad, la felicidad) de quien es amado es más importante que el bienestar propio.

La definición ofrecida por el apóstol Juan es muy parecida: «Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad y cie­rra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad. En esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él» (1 Juan 3:16, 17).

La primera parte de este versículo parece difícil de lograr. Quizá ofre­cer nuestra vida a favor de los demás, escapa de nuestras posibilidades. Sin embargo, Dios no nos somete a dicha prueba sino hasta que estemos listos para enfrentarla. A continuación veremos cómo la afrontó Juan. Por el momento nos concentraremos en la segunda parte del versículo. Todos podemos compartir algo con quienes lo necesitan. Si tenemos los medios de satisfacer las necesidades de nuestro prójimo, y no lo hacemos, no pa­saremos la prueba del amor.

La iglesia primitiva tomó muy en serio esta consideración. «Todos los que habían creído estaban juntos y tenían en común todas las cosas: ven­dían sus propiedades y sus bienes y lo repartían a todos según la necesi­dad de cada uno» (Hechos 2:44, 45). «La multitud de los que habían creí­do era de un corazón y un alma. Ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común» (Hechos 4:32). Para finales del primer siglo, la Didajé (4.8), afirma: «No debes dar la es­palda a quien está en necesidad, más bien debes compartirlo todo con tu prójimo y no declarar cosa alguna como tu propiedad personal». Eusebio escribió que muchos discípulos que vivieron durante la primera mitad del siglo II, «primero cumplían el mandato del Salvador y repartían sus pertenencias entre los necesitados; luego, asumieron el papel de evan­gelistas con gran celo, para predicarles a todos los que aun no habían escuchado la palabra de la fe» (Eusebio, Historia 3.37.2). Alrededor del año 160 d. C, Luciano describió a los cristianos como «esos idiotas» que «desprecian las cosas terrenales, y las consideran como bienes comunes» (Luciano, Peregrinas Proteus). Algunos años después, Tertuliano declaró: «Las posesiones familiares que por lo general destruyen la hermandad entre ustedes, crean vínculos fraternales entre nosotros. Como un solo miembro, no dudamos en compartir nuestras posesiones terrenales entre nosotros. Toda pertenencia, con excepción de nuestras esposas, se consi­deran bienes comunes» (Tertuliano, Apología, 39.11).

Para fines del siglo IV, Crisóstomo se quejaba de una falla de la igle­sia: «No es la falta de milagros lo que afecta a la iglesia, es el hecho de que hemos olvidado la vida angelical del Pentecostés, para volver a las posesiones privadas. Si viviéramos al igual que ellos, compartiéndolo todo, pronto convertiríamos al mundo entero; sin necesidad alguna de milagros (Crisóstomo, Homilía 25).

Tenemos por delante una tarea con el fin de alcanzar la norma fija­da por la iglesia primitiva. Ninguno de nosotros ama en la forma per­fecta que deberíamos hacerlo. Pero la prueba del amor no es una nor­ma imposible de alcanzar. Es una prueba de índole práctica que todo cristiano puede superar con éxito. Es un error asumir que todo acto de amor debe ser perfecto, o no tendrá valor. Dios perfeccionará nuestro amor de acuerdo a su voluntad. Contemplamos el futuro, no el pasado. Si miramos atrás, podemos desanimarnos a causa de nuestra pobre experiencia relacionada al amor. No siempre actuamos motivados por el amor.

Eso no significa que fracasemos en la prueba. Amar, sencillamente significa no dar la espalda a quien se halla en necesidad. Juan no dice que tenemos que amar en forma perfecta. Los seres humanos no hace­mos nada con perfección.

El perfeccionismo es nuestro enemigo. No somos salvos bajo la con­dición de que mostremos un comportamiento perfecto. Si amamos a al­guien de manera perfecta, alguien podría argumentar que deberíamos responder a cualquier necesidad que se le presente en el futuro. Pero eso es imposible, aun respecto a nuestra familia inmediata.

No somos salvos bajo la condición de que mostremos un com­portamiento perfecto. Jesús dijo que los árboles se conocen por su fruto (Lucas 6:44), Si encontramos manzanas, es porque se trata de un man­zano. Naranjas en un naranjo. En un pino, encontraremos conos. En un limonero habrá limones.

Un manzano no tiene espinas. Tampoco producirá en todo momento frutos perfectos. Quizá algunas manzanas tengan gusanos. ¿Significa eso que ese árbol es un pino? ¿O un limonero? ¿No será que sigue sien­do un manzano, con un potencial futuro?

Dios nos pide que llevemos fruto. El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, mansedumbre, y otros (Gálatas 5:22). Nadie lleva en todo momento frutos perfectos. Quizá algunas manzanas tengan imperfecciones. Sin embargo, continuará siendo un manzano. Respecto a esas manzanas con gusanos, Dios es un buen horticultor.

Los miserables es una obra de ficción. Hay una mejor ilustración, mu­cho más cercana a la realidad. Ese sorprendente relato únicamente de­muestra lo que Juan quiso decir cuando afirmó que «el amor perfecto vence al temor» (1 Juan 4:18) y que «mayor amor que este no lo hay», cuando alguien «ofrece su vida por sus amigos» (Juan 15:13). Clemente de Alejandría hace referencia a un notable incidente en una de sus obras, unos cien años después del suceso en cuestión. Es muy probable que los acontecimientos a los que él se refiere, ocurrieron en Esmirna. Quizá Clemente no mencionó la ciudad para no avergonzar al obispo

Policarpo, que para esa fecha tenía unos treinta años. Policarpo sufrió el martirio más o menos en la época cuando Clemente escribió su obra. Esta emocionante historia también se encuentra en la Historia eclesiás­tica de Eusebio, y es quizá unos de los secretos del cristianismo menos conocidos. La narración se ajusta en forma muy precisa a la cita de Juan.

Después del deceso del emperador Domiciano (el que había deste­rrado a Juan a la isla de Patmos), a Juan se le permitió regresar a Efeso. Desde aquel lugar él viajó a varias comarcas con el fin de nombrar obispos y ordenar a nuevos ministros, todo bajo la dirección del Espí­ritu Santo.

En una ciudad cercana observó a un joven de fuerte apariencia y mar­cado ánimo. Le dijo al obispo: «Le encomiendo a este joven a su cuidado, en presencia de la iglesia y teniendo a Cristo como testigo». Cuando el obispo aceptó la encomienda, Juan regresó a Efeso. El obispo llevó a aquel joven a su casa, lo educó, lo amó y finalmente lo bautizó. Pero en algún momento se descuidó.

Aquel joven, comenzó a juntarse con gente indeseable. Al princi­pio, los amigos lo sonsacaban pagando la entrada a lugares exclusivos de diversión. Luego hicieron que los acompañara en sus correrías noc­turnas de robos y atracos. Finalmente, lo hicieron cómplice de delitos más graves. El joven renunció a su salvación, entrando a una vida de crímenes y delitos. Como era un dirigente nato, se convirtió en el jefe de una banda de atracadores: la banda más violenta, la más sangrienta, la más cruel de todas.

En determinado momento la iglesia del lugar solicitó la visita de Juan. Después de atender a los asuntos pendientes, Juan dijo: «Hermano obis­po, devuelva el depósito que Cristo y yo le confiamos en presencia de la iglesia que usted dirige».

Al principio, el obispo se sintió confundido, pensando que Juan lo acusaba de haberse apropiado de algún dinero. No sabía qué pensar. El sabía que Juan no iba a inventar ninguna acusación, además él no era ladrón. Luego Juan añadió: «Demando de usted el alma del joven her­mano suyo».

El obispo, suspiró profundamente y prorrumpió en llanto.

—El murió —dijo.

—¿Cómo que murió? —dijo Juan.

—Murió para Dios, porque se convirtió en alguien malvado y disolu­to; se hizo ladrón. Y ahora, en vez de estar en la iglesia, vive en un monte, unido a un grupo de maleantes.

El apóstol se incomodó tanto que rasgó sus vestiduras, se golpeó la frente y dijo:

—¡Que guardián dejé a cargo del alma de un hermano...! Tráiganme un caballo, y que alguien me muestre el camino.

Salió de la iglesia y se dirigió al territorio de los ladrones. Los foraji­dos tenían centinelas que tomaron preso a Juan. El no trató de escapar, sino que dijo: «Quiero ver a su jefe. Para eso he venido».

El jefe estaba en un lugar bien resguardado. Cuando el anciano Juan se acercó, el jefe percibió que le parecía conocido. De repente reconoció a Juan, y dio la espalda avergonzado, tratando de esconderse.

El anciano apóstol lo siguió, olvidando sus años.

—¿Por qué hijo mío, huyes de mí; de tu anciano padre, que llega has­ta aquí desarmado? No temas, arrepiéntete porque todavía hay esperan­za para ti. Intercederé ante Cristo por ti. Si es necesario, gustosamente sufriré la muerte por ti como lo hizo el Señor por todos nosotros. Daré mi vida por la tuya. Detente, y acepta que Cristo me ha enviado.

Al escuchar todo esto, el joven se detuvo, cabizbajo. Luego tiró sus armas al suelo y comenzó a temblar y a llorar amargamente. Al acercarse el anciano, el joven lo abrazó, confesando sus pecados.

El apóstol le juró que en Jesús encontraría el perdón. De rodillas, besó la mano del asesino, ahora purificada por el perdón, y lo condujo de re­greso a la iglesia. Ya de vuelta, oró sin cesar por aquel joven, y luchó con él mediante ayunos, calmando sus dudas.

Juan no regresó a Efeso sino hasta que lo hubo restaurado a la iglesia, dejándonos un brillante ejemplo de un legítimo arrepentimiento y una maravillosa muestra de regeneración: un trofeo de la resurrección que todos esperamos.

 

 

Compilador: Delfino J.

 

 

No olvides tus compromisos  
   
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Lecciones y comentarios para la escuela sabática_Segundo trimestre de 2014  
  Cristo y su Ley

Autor: Keith Burton

Lecciones y Comentarios para la escuela sabática-Segundo trimestre_Abril - Junio de 2014

Compilador: Delfino J.
Sin fines de Lucro_completamente gratis sin recibir nada a cambio
 
Cristo y su Ley  
  1. Las leyes en los días de Cristo (Levítico 1:1-9; Deuteronomio 17:2-6; Lucas 2:1-5;Hebreos 10:28; Santiago 2:8-12)
2. Cristo y la Ley de Moisés (Éxodo 13:2,12; Deuteronomio 22:23,24; Mateo 17:24-27; Lucas 2:21-24; 41-52; Juan 8:1-11)
3. Cristo y las tradiciones religiosas (Isaías 29:13; Mateo 5:17-20; 23:1-7; 15:1-6; Romanos 10:13)
4. Cristo y la Ley en el Sermón del Monte (Mateo 5:17-37; Lucas 16:16; Romanos 7:24)
5. Cristo y el sábado (Génesis 2:1-3; Isaías 65:17; Mateo 2:23-28; Juan 5:1-9; Hechos 13:14; Hebreos 1:1-3)
6. La muerte de Cristo y la Ley (Hechos 13:38,39; Romanos 4:15; 7:1-13; 8:5-8; Gálatas 3:10)
7. Cristo, el fin de la ley( Romanos 5:12-21; 6:15-23; 7:13-25; 9:30-10:4; Gálatas 3:19-24)
8. La Ley de Dios y la ley de Cristo
9. Cristo, la Ley y el evangelio
10. Cristo, la Ley y los pactos
11. Los apóstoles y la Ley
12. La iglesia de Cristo y la Ley
13. El reino de Cristo y la Ley
 
Usted es el 328167 visitantes (717979 clics a subpáginas) . ¿Conoces a Dios?
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=