Lecciones y comentarios de la Escuela Sabática_Abril-Junio 2018: Preparación para el tiempo del fin
La puntualidad es respetar el tiempo de los demás y además tu palabra te da credibilidad  
  PRINCIPAL_Inicio_Lecciones de escuela sabática y comentarios por Delfino Jarquín L
  02_Lecciones de escuela sabática en audio y diálogo bíblico comentarios de las lecciones del segundo trimestre: abril-junio de 2018 "Preparación para el tiempo del fin"
  02_Comentarios y Libro complementario de las lecciones de escuela sabática abril-junio de 2018_PREPARACIÓN PARA EL TIEMPO DEL FIN
  TELEVISION en linea-ESPERANZA TV-100% adventista-2018
  Radio_Sol_en vivo_adventista del septimo dia_Puerto Rico-2016 actualizado
  HIMNARIO ADVENTISTA COMPLETO EN VIDEO-POWER POINT-LETRA Y CANTADO
  613 Pistas del himnario adventista nuevo de 2009
  VIDEOS DEL HIMARIO ADVENTISTA_POWER POINT_musica y letra_01 al 399 y de 500 al 507
  MI CORITERO 2009_50 coritos adventistas en Word
  Comentarios de las lecciones de las lecciones de escuela sabática cuarto trimestre octubre-diciembre de 2014_La Espístola de Santiago_en videos you tube _Asociación Metropolitana México DF
  01_Audio de las lecciones de la escuela sabática primer trimestre_enero-marzo de 2017_actualizacion cada semana
  01_Lecciones de la Escuela Sabática_alumno y maestro_Primer Trimestre:enero-marzo de 2017
  El DISCIPULADO CRISTIANO comentarios D. Jarquín L.(Material auxiliar para las lecciones de esc sab 2008_puedes 1trim de 2014)
  Libro_El conflicto de los siglos_E. G. White_audio
  28 creencias fundamentales de los adventistas en Power Point
  04_Lecciones de escuela sábatica_Cuarto Trimestre_octubre-diciembre de 2013_EL SANTUARIO
  03_Revival and Reformation_Quarter 3, 2013
  02 Guia de estudio de la Biblia_Abril-Junio 2013_"Buscad a JEHOVÁ, y vivid"
  Himnario adventista_videos_500 al 507
  Lecciones de escuela sabática_Primer trimestre_ Enero_Marzo 2013_Los orígenes
  Lecciones de escuela sabática_Cuarto trimestre de 2012_Crecer en Cristo
  1 Libro complementario para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Fulgores de Dios
  Lecciones de escuela sabatica_Terce trimestre de 2012_1 y 2 Tesalonicenses
  Lecciones para la escuela sabática_segundo trimestre de 2012_Evangelismo y Testificación
  La Biblia hablada
  Lecciones para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Vislumbres de nuestro Dios
  Temas de AUTOESTIMA-SUPERACION PERSONAL y reflexiones para la vida para el siglo XXI_por Delfino J.
  28 CREENCIAS FUNDAMENTALES DE LOS ADVENTISTAS
  Audio 527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  Audio_47 pistas de coritos adventistas en midi
  VIDEOS_MARIACHI MISIONEROS DEL REY
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA PARA ADULTOS en audio con textos biblicos_primer trimestre de 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO COMPLEMENTARIO 4 _Cuarto trimestre de 2010_Personajes secundarios del Antiguo Testamento
  => Capitulo No. 01_Relatos e historia
  => Capitulo No. 02_Caleb: Vivir y esperar
  => Capitulo No. 03_Ana_como aprendedora de ser alguien
  => Capitulo No. 04_Jonatán: Nacido para ser un grande
  => Capitulo No. 05_Abigail_No se permitió ser victima de las circunstancias
  => Capitulo No. 06_Urías_La fe de un extranjero
  => Capítulo 7_Abiatar_ El sacerdote que fue y no fue
  => Capitulo No. 08_Joab_El debil hombre fuerte de David
  => Capitulo_09_Rizpa_La que pone reyes y construye naciones
  => Capitulo 10_El profeta sin nombre_La obediencia no es una opción
  => Capitulo 11_La viuda de Sarepta_El despertar de la fe
  => Capitulo No. 12_Giezi_Perder la Marca
  Lecciones del cuarto trimestre de 2011 en ingles
  COMENTARIOS Y LECCIONES DE ESCUELA SABATICA ANTERIORES
  4 LIBRO COMPLEMENTARIO_cuarto trimestre de 2011_GALATAS
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_cuarto trimestre de 2011_El evangelio en Galatas
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos_con textos bíblicos
  3 LIBRO COMPLEMENTARIO_LA ADORACIÓN EN EL CONFLICTO DE LOS SIGLOS
  Comentario Biblico Adventista_La Epístola del Apóstol San Pablo a los ROMANOS_Material auxiliar para el Estudio de las Lecciones de Escuela Sabàtica_Tercer Trimestre de 2010_"LA REDENCIÒN EN ROMANOS"
  LIBRO 01_COMPLEMENTARIO_Primer Trimestre de 2011_Jesús lloró_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO_3_COMPLEMENTARIO_TERCER_TRIMESTRE_DE_2010_LA REDENCION EN ROMANOS
  Radio_Internet_Full Adventistas Radio
  Contador de visitas
  Libro de visitantes
  Contacto
  Mi Tweeter
  Enlaces inmediatos para estudiar las lecciones de escuela sabática
  ENLACES a otros sitios de ESCUELA SABATICA
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos_PRIMER TRIMESTRE DE 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  2 LIBRO COMPLEMENTARIO_ Vestidos de gracia_ De hojas de higuera a un manto de justicia
  Videos coritos adventistas para tu grupo pequeño para tu pc
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Cuarto trimestre de 2010_PERSONAJES SECUNDARIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO
  Lecturas de la Biblia
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_TERCER TRIMESTRE DE 2011_LA ADORACION_CON TEXTOS BIBLICOS
  LIBRO_2_COMPLEMENTARIO_SEGUNDO_TRIMESTRE_DE_2010_SALUD Y SANIDAD_Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día
  LIBRO_1_COMPLEMENTARIO_PRIMER_TRIMESTRE_ DE 2010_EL FRUTO DEL ESPÍRITU_Richard W. O'Ffill
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Tercer trimestre de 2009_Amadas y llenas de amor_Las epístolas de Juan
  LIBRO _COMPLEMENTARIO_Cuarto Trimestre de 2009_Una naciòn en marcha_El libro de Números_ROY GANE
  Comentarios de las Lecciones de Escuela Sabática_Segundo trimestre 2009_Caminar la vida cristiana-Delfino Jarquín L.
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Segundo trimestre 2009-Caminar la vida Cristiana
  LIBRO COMPLEMENTARIO-Primer trimestre 2009
  LA EXPIACION Y LA CRUZ DE CRISTO-4o. trimestre de 2008-por Delfino Jarquín
  "AGENTES DE ESPERANZA:LOS GRANDES MISIONEROS DE DIOS" 3o. trimestre 2008 por Delfino Jarquín
  "JESÚS ES MARAVILLOSO" Comentario por Delfino Jarquín
  El fuego refinador
  COMENTARIOS 2008
  Comentario de las lecciones de esc. sab. por Delfino J.- El don profético en las Escrituras y en la historia adventista-2009
  Estudios bíblicos por Delfino Jarquín
  Web_iglesias adventistas del septimo dia
  Asociaciones adventistas del 7o. dia
  Escuche la Santa Palabra de Dios_La Biblia en audio
  La escuela sabática en video desde la Iglesia ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA de Sacramento California EEUU_EL FRUTO DEL ESPIRITU-PRIMER TRIMESTRE 2010
  Mensajes de paz_amor_esperanza-mi bloq_Delfino
  Sermones de audio
  Mas recursos para la escuela sabática y jovenes
  Canales de Tv y radio adventisas_videos_audio_inspiradores
  El apóstol Pablo y sus viajes misioneros
  Poemas Cristianos
  Curso bíblico, Verdades bíblicas y Seminarios de Apocalipsis por Está Escrito
  Videos-cantos_Jesús- Salvación-Perdón-Fe y Superación Personal-Defino J.
  Seminarios de Daniel y Apocalipsis...y más
  20_Lecciones de la fe de Jesús_en audio
  Comentario Biblico Adventista_Hechos de los apóstoles_material auxiliar para estudiar el contexto histórico_La Redención en Romanos
  100 estudios de la Biblia_Aqui tienes la respuesta_Por Delfino J.
  20 Ilustraciones para tus sermones
  Libros del Espíritu de Profecía-EGW
  Reposo divino para la inquietud humana por Dr. Samuele Bacchiocchi
  20 himnos adventistas cantados_para el estudio de la fe de Jesús
  Peliculas cristianas infantiles
  20 Himnos cantados adventistas para el estudio de las lecciones de la Fe de Jesus
  Libros del Espiritu de Profecia_audio
  Portales adventistas
  Toda la Biblia y los libros del Espiritu de profecia
  RECURSOS DIADACTICOS ESCOLARES_secundaria_ciencia y tecnlogia_matematicas e ingles_mantenimiento electrónico
  Cambio de horario
  Otros
  Materiales didacticos y reflexiones en power point
Capitulo No. 02_Caleb: Vivir y esperar

Las decisiones

Capitulo 2

La historia poco contada

Chantal y Gerald Klingbeil

Caleb: Vivir y esperar

Imagine: Necrología de Caleb en La voz de Hebrón

Caleb, hijo de Jefone, exhaló su último suspiro. Hoy ha terminado sus días un hombre verdaderamente grande, un padre de Israel. Caleb, de la tribu de Judá, nació esclavo en Gosén, Egipto. Su in­fancia y juventud transcurrieron en las más penosas condiciones y se vio forzado a participar en varios proyectos de construcción en ese país. Junto con su pueblo, pudo abandonar Egipto y librarse de la esclavitud gracias a una espectacular maniobra de rescate conocida como el «éxo­do», la cual terminó en una persecución relámpago del ejército egipcio, finalmente diezmado en el Mar Rojo.

Aunque jamás aspiró alguna clase de reconocimiento, las innegables cualidades de liderazgo de Caleb lo llevaron a ser nombrado represen­tante de la tribu de Judá en una arriesgada misión de espionaje en la Canaán ocupada. Como consecuencia, su vida dio un giro. A su regreso de la misión, él y Josué, hijo de Nun, se esforzaron valientemente por evitar la catástrofe nacional después que los otros diez delegados falsi­ficaran los informes de reconocimiento. Recientemente Caleb, a la edad de 85 años, saltó a los titulares por haber dirigido una acción militar contra los gigantes anaquitas.

Si bien fue un gran líder nacional, se lo recordará por su humildad, su generosidad, su amabilidad y su fe. Para sus hijos Iru, Ela y Naam, su hija Acsa y su yerno Otoniel, su pérdida será muy sentida. Las exequias tendrán lugar en Hebrón, su país. Oportunamente, se facilitará más in­formación al respecto.

Personajes

Caleb: Este nombre, aunque de significado incierto, está relacionado con el término hebreo para designar a un perro. En el antiguo Oriente Próximo los perros no solían gozar de una consideración demasiado elevada. Hay numerosas referencias al uso peyorativo del término («pe­rro escandaloso», «perro muerto», etc.) Sin embargo, la fidelidad del perro también está documentada en diversas fuentes extra bíblicas. La fidelidad y la confianza de Caleb en el poder de Dios es uno de los mo­tivos que brillan a lo largo y ancho de su vida.

Josué: Sucedió a Moisés en la tarea de dirigir a Israel. Junto a Caleb, fue uno de los doce espías que investigaron el país de Canaán. Josué y Caleb fueron los únicos de entre todos los que tenían más de veinte años de edad que salieron de Egipto y pudieron entrar en Canaán. Mu­rió a los 110 años (Josué 24:29).

Moisés: Quizá sea el mayor de los personajes que aparecen en el An­tiguo Testamento. Es el autor de la mayor parte de los cinco primeros libros de la Biblia. Antiguamente, estos primeros cinco libros de la Bi­blia se conocían como los cinco libros de Moisés. El nombre «Pentateu­co» (que indica un libro escrito en cinco partes) empezó a usarse a par­tir del siglo II de nuestra era. Esto quiere decir que el mismo Moisés, uno de los personajes centrales del Éxodo, es el autor de las primeras referencias a Caleb.

Los otros diez espías: Estos hombres, a quienes la Biblia identifica por sus nombres, eran líderes de sus respectivas tribus y fueron elegidos para representarlas en la misión de espionaje en Canaán. Si considera­mos el resultado de su informe, debieron ser unos excelentes oradores. Después de presentarlo, empezaron a sembrar el temor y la desconfianza, dejando a Dios fuera de la ecuación y declarando que Israel era incapaz de conquistar el país de Canaán (Números 13:26-33). Parece ser que se dejaron arrastrar por la emoción del momento y no supieron enfrentarse a la mul­titud aterrorizada. De fundamentarse en hechos, su visión pasó a basarse en la irracionalidad; al punto que después de declarar que «fluye leche y miel» (Números 13:27) se contradijeron a sí mismos, afirmando que «la tie­rra [...] se traga a sus habitantes» (versículo 32). Como consecuencia de su falta de fe en Dios «murieron de plaga» (Números 14:37).

Acsa: Es probable que Acsa, la hija de Caleb, naciera durante los cua­renta años en que los israelitas peregrinaron por el desierto. Como una buena prospecto joven, sirvió como incentivo en la batalla por la con­quista de Quiriat Séfer y se desposó con su primo Otoniel (Josué 15:16, 17). Después del matrimonio, le hizo una petición nada convencional a su padre, quien le concedió manantiales en el Négueb (versículos 18, 19).

Otoniel: Era hijo de Quenaz y sobrino de Caleb. Posteriormente se convirtió en su yerno. Era un joven guerrero que dirigió la conquista de Quiriat Séfer y obtuvo la mano de Acsa. Años más tarde Dios lo usó pa­ra librar a los israelitas de Cusan-risataim, rey de Mesopotamia. Fue el primer juez de Israel (Jueces 3:7-11).

Los hijos de Anac: Aiman, Sesay y Talmay eran los líderes de un gru­po de los habitantes originales de Canaán que vivían en la zona de Hebrón. Al parecer eran muy altos y fuertes. Esta fue la mayor causa del temor de los diez espías que luego afirmaron que en su presencia se sentían como «langostas» (Números 13:33) y que los israelitas no tenían posibilidad alguna de vencerlos. Caleb, como muestra de su gran fe, pi­dió ese territorio, y aun siendo uno de los dos hombres de más edad de Israel, venció a los gigantes que habían atemorizado a toda una ge­neración de israelitas.

Información sobre el contexto

Caleb vivió en tiempos turbulentos, desde el éxodo de Egipto hasta los primeros días del establecimiento en Canaán, pasando por el pere­grinaje por el desierto. Según la referencia cronológica que se facilita en 1 Reyes 6:1, Caleb nació a principio del siglo XV a. C. Esta era una épo­ca de un gran desenvolvimiento internacional. Al inicio del periodo del Imperio Nuevo, Egipto comenzó a extender su influencia sobre Canaán, a fin de crear una zona de contención contra una posible nueva invasión procedente del norte. Durante el Segundo Periodo Intermedio, Egip­to sufrió el trauma de verse dominado por unos gobernantes extranjeros: los hicsos. La división de los gobernantes egipcios en dinastías la debe­mos a Manetón, un sacerdote egipcio que vivió en el siglo III a. C. y que escribió la historia de Egipto en griego. Las dinastías más importantes del Imperio Nuevo de Egipto fueron la XVIII y la XTV. Que el éxodo se diera en el siglo XVI a. C, ubica a tan importante acontecimiento de la vida de Caleb y del pueblo de Israel durante el reinado de la XVIII dinastía.

La influencia de Egipto en Canaán está documentada en las cartas ex­tra bíblicas de Amarna, descubiertas en 1887. Dichos comunicados diplo­máticos, originados en Canaán y enviados por los gobernantes de las pe­queñas ciudades estado cananitas y sirias a los faraones Amenhotep III y IV durante el siglo XIV a. C, contienen urgentes requerimientos de ayuda contra personas o grupos que se describen como los habiru, que atacaban las ciudades. Si bien los israelitas no eran los únicos en ser conocidos como habiru (mencionados ya en textos tan antiguos como algunos escri­tos del siglo XVIII a. C, relacionados con personas o pueblos «al margen de la ley»), nada impide que formaran parte de tal grupo. Es evidente que al verlos como unos invasores, los consideraban «forajidos» y agresores.

Sorprendentemente, las cartas están escritas en acadio y no en jero­glífico, lo que pone de manifiesto la importancia que esta tenía como lengua internacional del comercio y la diplomacia. Además de la co­rrespondencia con los vasallos sirios y cananitas de Egipto, el archivo también contenía cartas que documentaban las relaciones de los egip­cios con las otras grandes potencias internacionales de la época, entre ellas Babilonia, Asiría, Mitani (grupo de lengua hurrita que vivía al nor­te de la actual Siria) y el Imperio Hitita.

La manera en que Dios gestionaba el tiempo para su pueblo es im­pecable. Si consideramos el panorama político internacional a fines del siglo XV a. C. e inicios del siglo XIV a. C, veremos que las grandes po­tencias de la época como Egipto, Asiría o el Imperio Hitita estaban ocu­padas en resolver sus problemas internos, lo que dejaba a Canaán des­protegida. De este modo, Israel tuvo que conquistar únicamente a la población local sin tener que vérselas ante una amenaza mayor como alguna de estas potencias.

Acción

Aunque Caleb no un personaje principal, su historia se halla entre­tejida con una sección mayor de la narrativa bíblica. La historia de Caleb probablemente comienza en algún lugar del capítulo 2 del libro de Éxodo y termina en Jueces 1. La vida de Caleb estuvo repleta de ac­ción. Él fue testigo y parte del nacimiento de una nación. Empezó vi­viendo como esclavo en Egipto y experimentó de primera mano el po­der de Dios en las diez plagas. Si presumimos que era el primogénito de su familia, la sangre en la jamba de la puerta de su casa lo protegió en la terrible noche de liberación cuando el ángel del Señor pasó por las casas de Egipto y tomó la vida de todos los primogénitos que no es­tuvieran cubiertos por la sangre del cordero.

Caleb tomó parte en la mayor fuga de la historia, cuando los israeli­tas abandonaron Egipto cargados con los tesoros de sus opresores. Co­mió maná, acampó a los pies del Sinaí y escuchó la voz de Dios cuando la tierra tembló y la montaña explotó. Vio con desagrado cómo muchos de sus coterráneos, poco después de haber escuchado la voz de Dios, dan­zaban alrededor del becerro de oro. Caleb se incorporó al largo viaje hacia las fronteras de la Tierra Prometida.

Aunque los primeros cuarenta años de su vida estuvieron caracteri­zados por el silencio en un relativo bajo perfil, Caleb observaba, apren­día, recordaba y cultivaba su relación con Dios. Así obtuvo una fuerza moral con la que dejó su huella en la historia después de la exploración de Canaán. Estaba dispuesto, preparado y convencido para hablar; para salir al paso del veredicto popular y alentar a otros a que tuvieran fe en Dios. A pesar de su fe, él y todos los otros que no creyeron pasaron los siguientes cuarenta años peregrinando por el desierto, enfrentándose a la escasez de agua, los animales salvajes, los tumultos y los desfalleci­mientos constantes de los israelitas. Finalmente, regresó a la frontera de la Tierra Prometida. Él era uno de los dos últimos sobrevivientes de su generación. Con todo, no se retiró a disfrutar de un descanso merecido, sino que en su lugar participó en la conquista del país junto a la nueva generación.

Aunque su vida fue un ejemplo a seguir, no se aferró a su liderazgo ni se sintió amenazado por los más jóvenes. Antes bien, buscó maneras creativas de alimentar su fe y su liderazgo. Entre la vida pública de Ca­leb y su vida privada no había distinción artificial alguna. La última ac­ción suya de la que tenemos noticia en la Biblia es una imagen de Caleb como hombre de familia. En Josué 15:19 un Caleb generoso le entrega a su hija (a quien por ley no le correspondía propiedad alguna), no solo unas tierras (que se perderían para él y su familia, puesto que su hija pasaría a formar parte de la familia de su esposo), sino también una cesión de derechos sobre el agua, uno de los bienes más preciados en el árido Cercano Oriente.

En profundidad

En esta sección echaremos un vistazo a las primeras palabras que se registran de Caleb, las cuales se encuentran en Números 13: 30. Aun­que se trata de un versículo muy corto, para situar sus palabras en con­texto tendremos que tomar en cuenta lo que antecede y lo que sigue al discurso de Caleb.

Números 13 empieza con la orden de Dios de salir a explorar el país de Canaán. Los israelitas estaban acampados justo frente a la frontera de la Tierra Prometida, y allí escogen a los representantes de las distintas tribus para que se unan a la misión de espionaje. Al tratarse de una mi­sión oficial, primero se presenta por nombre a cada uno de los repre­sentantes en el contexto de su tribu, y seguidamente se da el nombre de su padre. Esto servía para identificar el clan personal, y tenía una función similar a la del apellido en nuestra sociedad.

Números 13:16 menciona que Moisés dio a Oseas el nombre de Jo­sué. No era extraño que un líder cambiara el nombre de alguien a fin de mostrar un cambio de misión o de rol en esa persona. «Josué» es es­pecialmente relevante, pues se trata de la forma hebrea del nombre de Jesús, que significa «el Señor es salvación». Este era un nombre muy apropiado para un líder que estaba destinado a enfrentarse a grandes contratiempos. El hecho de que Caleb no obtuviera un nombre nuevo enfatiza su papel secundario. No se lo llama a una posición de liderazgo visible.

En Números 13:17 los espías reciben las órdenes. No se trata de un viaje de placer para ir a visitar paisajes lejanos. Son llamados a llevar a cabo un proyecto de investigación en el que deben ir en busca de los hechos reales. Dios es favorable a la recaudación de datos, las encuestas y las misiones para descubrir cosas nuevas. Nuestra experiencia cristiana no debe estar marcada por la falta de investigación personal o la búsqueda superficial. Se nos pide que escudriñemos la Biblia  de ma­nera individual y como una comunidad de creyentes.

Números 13:26-29 es un informe objetivo de los resultados obteni­dos en la misión, a pesar de que se pueden detectar ciertos matices ten­denciosos en algún punto, como por ejemplo el «pero» que abre el ver­sículo 28. Los hechos en sí mismos no son relevantes sin una interpre­tación, así que Caleb toma la palabra y da un paso al frente para hacer­lo. El ve un gran país que Dios ha prometido a su pueblo, mientras que los otros diez líderes dejan a Dios por fuera y ven solo gigantes. Al mi­rar los hechos que se producen en nuestra vida y el mundo actual, in­cluso en la ciencia y la historia, dependiendo de si interpretamos los he­chos con fe o sin ella y de si incluimos o excluimos a Dios de la ecua­ción, podemos llegar a conclusiones diametralmente opuestas.

Las palabras son poderosas. Los diez espías que dieron el informe fal­to de fe no tenían idea del alcance que tendrían sus palabras o de las con­secuencias que conllevaría su informe. El cambio es espectacular y súbito. En un instante, la vasta multitud cambió su estado de ánimo de la excita­ción expectante a la decepción, la desesperanza y la ira más extremas. Pa­reciera que las palabras de los espías causaron efecto incluso sobre ellos mismos, de modo que extendieron su narración para incluir exageraciones que no se basaban en los hechos. Si el país era tan malo que se tragaba a cuantos vivían en él (versículo 32), ¿cómo podía albergar a gigantes?

En el capítulo 14 podemos ver el efecto del informe. El mal humor se extiende por todo el campamento y el pueblo desea regresar a Egipto. Moisés y Aarón discuten con Dios. Caleb y Josué no se quedan en silencio e intentan contener la marea. El suyo fue un acto increíblemen­te valiente. Imagínese el lector de pie ante una multitud airada que pa­rece haber perdido toda traza de racionalidad y memoria. Josué y Caleb estaban apasionados con la verdad. No podían quedarse de brazos cru­zados contemplando cómo toda una nación era conducida al desastre. En los versículos 6 al 9 está documentado su discurso. Aunque no in­dica quién habló, parece ser que ambos lo hicieron; y con la acción de rasgarse las vestiduras expresan la profundidad de sus sentimientos. Son tan solo dos hombres que hablan en nombre de Dios en medio de una masa agitada de gente que, cual hinchada fanática de un equipo que ha perdido el campeonato más preciado, anda en busca de una víc­tima sobre quien descargar su rencor. La multitud había perdido la ra­zón y busca apedrear a Caleb y Josué. La intervención directa de Dios en el versículo 10 los protege.

La última vez que se menciona a Caleb en el libro de Números es en el versículo 24 del capítulo 14, donde Dios lo dignifica con una men­ción especial. Josué se convertirá en un líder, un personaje muy visible. Sin embargo, Dios desea reforzar la verdad de que él también se fija en los personajes «secundarios». Dios sabe que en Caleb vive otro espíritu, de hecho, su Espíritu; y que a pesar de que lo hace de manera discreta, Caleb sigue a Dios de todo corazón. Dios recompensará su fe y su con­fianza. De toda una generación, él será el único que entrará en Canaán.

Respuestas

Números 14:18 ha resultado ser un versículo un tanto incómodo para algunos eruditos de la Biblia. Desde la perspectiva individualista del siglo XXI en particular, vemos a la justicia como algo personal en la que el culpable «paga» por lo que ha hecho. Hemos recorrido un largo trecho desde que nos hemos organizado en comunidades. Nos guste o no, en un sentido muy real las vidas de todos están entrelazadas y to­das nuestras elecciones afectan a los demás como a nosotros mismos. Consideramos que la idea de los hijos que sufren las consecuencias de los pecados de sus padres es injusta y despiadada. La manera en que Dios ve los temas de la justicia, el castigo y la responsabilidad tanto del grupo como del individuo, está bellamente plasmada en la historia de Caleb. En Números 14:10 Dios entra en escena y retiene a los israelitas para que no apedreen a los líderes mientras Moisés está intercediendo por una comunidad que no lo merece. Él cita las palabras que Dios le dijo  e incluye las problemáticas palabras del versículo 18, donde se de­clara que «de ningún modo tendrá por inocente al culpable, pues castiga el pecado de los padres sobre los hijos hasta la tercera y la cuarta generación».

¿Qué propósito tiene la aplicación de este principio en la vida de Caleb y la comunidad de los israelitas? En primer lugar, podemos ver que Dios es paciente. Esta era la décima vez que los israelitas se habían rebelado contra la dirección de Dios (Números 14:22). La desobediencia conlleva sus consecuencias. A veces es posible demorar las consecuen­cias del pecado, pero inevitablemente estas deberán ser afrontadas. A causa de su continua desobediencia y su reiterada falta de fe, los israe­litas no pudieron entrar en Canaán. Dios le dijo a Moisés que de toda la generación de israelitas que habían salido de Egipto, los que ya ha­bían cumplido veinte años morirían en el desierto (Números 14:29-35). Cuarenta años de vida nómada en un desierto reseco sería una dura prueba. Toda la comunidad sufriría como resultado de sus acciones, in­cluidos los hijos (14:33) y el ganado.

Aunque el castigo aparentemente afectaría a dos generaciones, se ex­tendía realmente hasta la tercera y cuarta generación, pues todos aque­llos que tenían una edad cercana a los veinte años tendrían hijos que también sufrirían en el desierto antes de entrar a Canaán. La cruda rea­lidad es que el pecado no es justo. Los conductores ebrios matan a gen­te inocente. En mayor o menor grado, todos sufrimos por las decisiones erradas de los demás; y a su vez, con nuestras decisiones y acciones equivocadas influimos sobre las vidas de otros y nuestro entorno. La Biblia establece claramente que habrá un día de castigo y juicio en el que Dios castigará de manera activa el pecado individual y del grupo. Sin embargo, mucho de cuanto sufrimos es consecuencia de nuestros propios pecados o los de los demás.

Reacción

Chantal: En Caleb veo mucho de mí. Pienso que en general soy más de moverme entre bambalinas, aunque en cierto aspecto soy muy dis­tinta a Caleb. Caleb estaba preparado para levantarse y resistir aun solo si era necesario. Yo prefiero evitar el conflicto a casi cualquier precio; Mi familia y mis amigos me apoyan maravillosamente. Pero, ¿tendría la fuerza moral de levantarme por fe y confianza en Dios si todos cuan­tos amo y aprecio hablasen de tinieblas y desconfianza? Quiero tener más del Espíritu que vivía en Caleb para saber cuándo debo solo obser­var en silencio y cuándo levantarme y hablar.

Gerald: La paciencia no es uno de mis puntos fuertes. ¡Ojalá tuviera la firmeza de carácter que mostró Caleb al esperar durante más de cua­renta años el cumplimiento de la promesa de Dios! ¡Ojalá pudiera yo mostrar la longanimidad que Caleb mostró al tener que alejarse de las fronteras de la Tierra Prometida durante otros 38 años de vida nómada, sabiendo muy bien que no era culpa suya! En la vida de Caleb no veo acusaciones. No es el tipo de persona que busca a los culpables y se esfuerza para que se enteren que la culpa recae sobre ellos. Él muestra una gran solidaridad: algo que yo quisiera mostrar más en mi vida.

 

Compilador: Delfino J

 




 

No olvides tus compromisos  
   
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Lecciones y comentarios para la escuela sabática_Segundo trimestre de 2014  
  Cristo y su Ley

Autor: Keith Burton

Lecciones y Comentarios para la escuela sabática-Segundo trimestre_Abril - Junio de 2014

Compilador: Delfino J.
Sin fines de Lucro_completamente gratis sin recibir nada a cambio
 
Cristo y su Ley  
  1. Las leyes en los días de Cristo (Levítico 1:1-9; Deuteronomio 17:2-6; Lucas 2:1-5;Hebreos 10:28; Santiago 2:8-12)
2. Cristo y la Ley de Moisés (Éxodo 13:2,12; Deuteronomio 22:23,24; Mateo 17:24-27; Lucas 2:21-24; 41-52; Juan 8:1-11)
3. Cristo y las tradiciones religiosas (Isaías 29:13; Mateo 5:17-20; 23:1-7; 15:1-6; Romanos 10:13)
4. Cristo y la Ley en el Sermón del Monte (Mateo 5:17-37; Lucas 16:16; Romanos 7:24)
5. Cristo y el sábado (Génesis 2:1-3; Isaías 65:17; Mateo 2:23-28; Juan 5:1-9; Hechos 13:14; Hebreos 1:1-3)
6. La muerte de Cristo y la Ley (Hechos 13:38,39; Romanos 4:15; 7:1-13; 8:5-8; Gálatas 3:10)
7. Cristo, el fin de la ley( Romanos 5:12-21; 6:15-23; 7:13-25; 9:30-10:4; Gálatas 3:19-24)
8. La Ley de Dios y la ley de Cristo
9. Cristo, la Ley y el evangelio
10. Cristo, la Ley y los pactos
11. Los apóstoles y la Ley
12. La iglesia de Cristo y la Ley
13. El reino de Cristo y la Ley
 
Usted es el 328167 visitantes (718051 clics a subpáginas) . ¿Conoces a Dios?
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=