Lecciones y comentarios de la Escuela Sabática_Abril-Junio 2018: Preparación para el tiempo del fin
La puntualidad es respetar el tiempo de los demás y además tu palabra te da credibilidad  
  PRINCIPAL_Inicio_Lecciones de escuela sabática y comentarios por Delfino Jarquín L
  02_Lecciones de escuela sabática en audio y diálogo bíblico comentarios de las lecciones del segundo trimestre: abril-junio de 2018 "Preparación para el tiempo del fin"
  02_Comentarios y Libro complementario de las lecciones de escuela sabática abril-junio de 2018_PREPARACIÓN PARA EL TIEMPO DEL FIN
  TELEVISION en linea-ESPERANZA TV-100% adventista-2018
  Radio_Sol_en vivo_adventista del septimo dia_Puerto Rico-2016 actualizado
  HIMNARIO ADVENTISTA COMPLETO EN VIDEO-POWER POINT-LETRA Y CANTADO
  613 Pistas del himnario adventista nuevo de 2009
  VIDEOS DEL HIMARIO ADVENTISTA_POWER POINT_musica y letra_01 al 399 y de 500 al 507
  MI CORITERO 2009_50 coritos adventistas en Word
  Comentarios de las lecciones de las lecciones de escuela sabática cuarto trimestre octubre-diciembre de 2014_La Espístola de Santiago_en videos you tube _Asociación Metropolitana México DF
  01_Audio de las lecciones de la escuela sabática primer trimestre_enero-marzo de 2017_actualizacion cada semana
  01_Lecciones de la Escuela Sabática_alumno y maestro_Primer Trimestre:enero-marzo de 2017
  El DISCIPULADO CRISTIANO comentarios D. Jarquín L.(Material auxiliar para las lecciones de esc sab 2008_puedes 1trim de 2014)
  Libro_El conflicto de los siglos_E. G. White_audio
  28 creencias fundamentales de los adventistas en Power Point
  04_Lecciones de escuela sábatica_Cuarto Trimestre_octubre-diciembre de 2013_EL SANTUARIO
  03_Revival and Reformation_Quarter 3, 2013
  02 Guia de estudio de la Biblia_Abril-Junio 2013_"Buscad a JEHOVÁ, y vivid"
  Himnario adventista_videos_500 al 507
  Lecciones de escuela sabática_Primer trimestre_ Enero_Marzo 2013_Los orígenes
  Lecciones de escuela sabática_Cuarto trimestre de 2012_Crecer en Cristo
  1 Libro complementario para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Fulgores de Dios
  Lecciones de escuela sabatica_Terce trimestre de 2012_1 y 2 Tesalonicenses
  Lecciones para la escuela sabática_segundo trimestre de 2012_Evangelismo y Testificación
  La Biblia hablada
  Lecciones para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Vislumbres de nuestro Dios
  Temas de AUTOESTIMA-SUPERACION PERSONAL y reflexiones para la vida para el siglo XXI_por Delfino J.
  28 CREENCIAS FUNDAMENTALES DE LOS ADVENTISTAS
  Audio 527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  Audio_47 pistas de coritos adventistas en midi
  VIDEOS_MARIACHI MISIONEROS DEL REY
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA PARA ADULTOS en audio con textos biblicos_primer trimestre de 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO COMPLEMENTARIO 4 _Cuarto trimestre de 2010_Personajes secundarios del Antiguo Testamento
  Lecciones del cuarto trimestre de 2011 en ingles
  COMENTARIOS Y LECCIONES DE ESCUELA SABATICA ANTERIORES
  4 LIBRO COMPLEMENTARIO_cuarto trimestre de 2011_GALATAS
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_cuarto trimestre de 2011_El evangelio en Galatas
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos_con textos bíblicos
  3 LIBRO COMPLEMENTARIO_LA ADORACIÓN EN EL CONFLICTO DE LOS SIGLOS
  Comentario Biblico Adventista_La Epístola del Apóstol San Pablo a los ROMANOS_Material auxiliar para el Estudio de las Lecciones de Escuela Sabàtica_Tercer Trimestre de 2010_"LA REDENCIÒN EN ROMANOS"
  LIBRO 01_COMPLEMENTARIO_Primer Trimestre de 2011_Jesús lloró_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO_3_COMPLEMENTARIO_TERCER_TRIMESTRE_DE_2010_LA REDENCION EN ROMANOS
  Radio_Internet_Full Adventistas Radio
  Contador de visitas
  Libro de visitantes
  Contacto
  Mi Tweeter
  Enlaces inmediatos para estudiar las lecciones de escuela sabática
  ENLACES a otros sitios de ESCUELA SABATICA
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos_PRIMER TRIMESTRE DE 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  2 LIBRO COMPLEMENTARIO_ Vestidos de gracia_ De hojas de higuera a un manto de justicia
  Videos coritos adventistas para tu grupo pequeño para tu pc
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Cuarto trimestre de 2010_PERSONAJES SECUNDARIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO
  Lecturas de la Biblia
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_TERCER TRIMESTRE DE 2011_LA ADORACION_CON TEXTOS BIBLICOS
  LIBRO_2_COMPLEMENTARIO_SEGUNDO_TRIMESTRE_DE_2010_SALUD Y SANIDAD_Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día
  LIBRO_1_COMPLEMENTARIO_PRIMER_TRIMESTRE_ DE 2010_EL FRUTO DEL ESPÍRITU_Richard W. O'Ffill
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Tercer trimestre de 2009_Amadas y llenas de amor_Las epístolas de Juan
  => Capitulo 1_Jesùs y las epístolas de Juan
  => Capitulo 2_Experimentar la palabra de Dios
  => Capitulo 3_Andar en la luz_Apartarse del pecado
  => Capitulo 4_Guarda sus mandamientos
  => Capitulo 5_Renunciar a la mundanalidad 1 Juan 2:12-17
  => Capitulo 6_Rechazar a los anticristos
  => Capitulo 7_Vivir como hijos de Dios
  => Capitulo 10_Confianza
  => Capítulo 11_Temas importantes de 1 Juan
  => Capitulo 12_La carta de Juan a la Señora
  LIBRO _COMPLEMENTARIO_Cuarto Trimestre de 2009_Una naciòn en marcha_El libro de Números_ROY GANE
  Comentarios de las Lecciones de Escuela Sabática_Segundo trimestre 2009_Caminar la vida cristiana-Delfino Jarquín L.
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Segundo trimestre 2009-Caminar la vida Cristiana
  LIBRO COMPLEMENTARIO-Primer trimestre 2009
  LA EXPIACION Y LA CRUZ DE CRISTO-4o. trimestre de 2008-por Delfino Jarquín
  "AGENTES DE ESPERANZA:LOS GRANDES MISIONEROS DE DIOS" 3o. trimestre 2008 por Delfino Jarquín
  "JESÚS ES MARAVILLOSO" Comentario por Delfino Jarquín
  El fuego refinador
  COMENTARIOS 2008
  Comentario de las lecciones de esc. sab. por Delfino J.- El don profético en las Escrituras y en la historia adventista-2009
  Estudios bíblicos por Delfino Jarquín
  Web_iglesias adventistas del septimo dia
  Asociaciones adventistas del 7o. dia
  Escuche la Santa Palabra de Dios_La Biblia en audio
  La escuela sabática en video desde la Iglesia ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA de Sacramento California EEUU_EL FRUTO DEL ESPIRITU-PRIMER TRIMESTRE 2010
  Mensajes de paz_amor_esperanza-mi bloq_Delfino
  Sermones de audio
  Mas recursos para la escuela sabática y jovenes
  Canales de Tv y radio adventisas_videos_audio_inspiradores
  El apóstol Pablo y sus viajes misioneros
  Poemas Cristianos
  Curso bíblico, Verdades bíblicas y Seminarios de Apocalipsis por Está Escrito
  Videos-cantos_Jesús- Salvación-Perdón-Fe y Superación Personal-Defino J.
  Seminarios de Daniel y Apocalipsis...y más
  20_Lecciones de la fe de Jesús_en audio
  Comentario Biblico Adventista_Hechos de los apóstoles_material auxiliar para estudiar el contexto histórico_La Redención en Romanos
  100 estudios de la Biblia_Aqui tienes la respuesta_Por Delfino J.
  20 Ilustraciones para tus sermones
  Libros del Espíritu de Profecía-EGW
  Reposo divino para la inquietud humana por Dr. Samuele Bacchiocchi
  20 himnos adventistas cantados_para el estudio de la fe de Jesús
  Peliculas cristianas infantiles
  20 Himnos cantados adventistas para el estudio de las lecciones de la Fe de Jesus
  Libros del Espiritu de Profecia_audio
  Portales adventistas
  Toda la Biblia y los libros del Espiritu de profecia
  RECURSOS DIADACTICOS ESCOLARES_secundaria_ciencia y tecnlogia_matematicas e ingles_mantenimiento electrónico
  Cambio de horario
  Otros
  Materiales didacticos y reflexiones en power point
Capitulo 7_Vivir como hijos de Dios

Capítulo 7

 Vivir como hijos de Dios 1 Juan 3:1-10

 

Hace algún tiempo le nació un varón a una madre solte­ra. Dondequiera que él iba, le hacían la misma pregunta: "¿Quién es tu papá?" En la escuela se escondía de los de­más chicos durante los recreos y el almuerzo. Evitaba ir a las tiendas porque esa pregunta lo hería profundamente. Hasta se acostumbró a ir tarde a la iglesia, y salir antes de terminar para evitar oír la pre­gunta: "¿Quién es tu papá?"
Cuando este muchacho cumplió doce años llegó a esa iglesia un predicador nuevo. Un día este nuevo predicador hizo la oración fi­nal antes que el muchacho se diera cuenta de lo que estaba pasando, y tuvo que salir del templo con el resto de la congregación.
Cuando llegó a la puerta de entrada, el nuevo predicador, sin sa­ber nada acerca de él, puso su mano sobre el hombro y le preguntó: "Hijo, ¿quién es tu papá?" La muchedumbre que los rodeaba enmu­deció. El muchacho podía sentir que todos los ojos lo miraban.
Pero el predicador se dio cuenta de la situación y le dijo: "¡Espera! ¡Yo sé quién eres! Veo el parecido con tu familia. Tú eres un hijo de Dios. ¡Tienes una gran herencia! Ve, y reclámala".
El muchacho salió por la puerta como una persona cambiada. Después de eso, siempre que alguien le preguntaba acerca de su papá, él contestaba: "¡Yo soy un hijo de Dios!"
Somos hijos de Dios y herederos de su reino no por nuestra perfección sino por causa de la gracia de Dios. En 1 Juan 3:1 al 10 el apóstol describe el maravilloso privilegio de ser hijos de Dios. Luego pasa a hablar de nuestros privilegios y responsabilidades.

I. El maravilloso privilegio: Hijos de Dios (1 Juan 3:1)


1. El contexto y el bosquejo


Primera Juan 2:29, un versículo de transición, menciona que los que practican la justicia son nacidos de Dios. Han experimentado un nuevo nacimiento espiritual. Esta afirmación prepara a los lec­tores para 1 Juan 3:1 al 10, que se concentra en ser hijos de Dios.
La frase "hijos de Dios" aparece tres veces en nuestro pasaje, bien al comienzo y al final (1 Juan 3:1, 2, 10), abarcando todo el pasaje. Así, 1 Juan 3:1 al 10 es acerca de ser hijos de Dios, aunque se presentan también otros temas.
En 1 Juan 3:1 al 10 se encuentran numerosas frases y palabras in­dividuales que se repiten, por ejemplo, la familia de palabras "ser revelados"/"aparecer" y los temas "justicia" y "pecado" aparecen con frecuencia.

Versículo 1

Nosotros somos hijos de Dios

Versículo 2

Los hijos de Dios serán como Él cuando venga Jesús

Versículo 3

Todos los que esperan la Segunda Venida de Cristo se purifican

Ampliación:
Parte 1  No pecan sino son justos (versículos 4-7)
Parte 2  No pecan sino son justos (versículos 8-10)

Versículo 10

Hijos de Dios versus hijos del diablo

También hay contrastes importantes, tales como Dios versus el dia­blo, hijos de Dios versus hijos del diablo, no hacer pecado versus pe­car. Y dos pasajes paralelos describen lo que significa purificarse.

 

Parte 1

Versículo 4

El que peca infringe la Ley

Versículo 5

(Jesús) apareció para quitar los pecados

Versículo 6

El que permanece en Él no peca

Versículo 7

El que hace justicia es justo

Parte 2

Versículo 8a

El que practica el pecado es del diablo

Versículo 8b

El Hijo de Dios apareció para deshacer las obras del diablo

Versículo 9

El que es nacido de Dios no peca

Versículo 10

El que no hace justicia no es de Dios

   

 

 

 

 

 

2. La condición de ser hijos de Dios


La expresión "cuál" (potapén) en 1 Juan 3:1 implica asombro y a menudo, admiración. "La expresión lleva consigo una fuerza cuali­tativa así como cuantitativa, 'qué glorioso, amor no medible'". Stott señala que originalmente este término significaba "de qué país", y afirma: "Es como si el amor del Padre fuera tan sobrenatural, tan extraño a este mundo, que Juan se pregunta de qué país podría ve­nir". Mientras que anteriormente en 1 Juan, cuando apareció el término amor (ágape) 2:5, 15) se refería a nuestro amor hacia Dios, ahora el término describe el amor de Dios hacia nosotros. El amor de Dios consiste en amar a criaturas no amables y buscar lo mejor para ellas. Juan meditará en el amor de Dios otra vez en el capítulo 4. El amor de Dios ha sido manifestado al llamarnos sus hijos. El uso del tiempo perfecto indica que este asombroso amor de Dios no es un evento único, sino más bien un don permanente.
Juan está especialmente interesado en el hecho de que los cre­yentes ya son hijos de Dios. Dios ha tomado la iniciativa y ha produ­cido el nuevo nacimiento. Los cristianos genuinos deben conocer el secreto no aparente o no reconocido por el mundo y los separatistas: de que ellos son verdaderamente hijos de Dios. Esto implica que los adversarios no son hijos de Dios sino hijos del diablo (1 Juan 3:10). Siendo que el mundo y los herejes no aceptan a Jesús como el Cristo y por lo tanto no conocen al Padre (1 Juan 2:23), no conocen tampoco a los hijos de Dios.
La designación "hijos de Dios" no se aplica a toda la humanidad. Aunque todos los seres humanos son criaturas de Dios, no todos ellos son hijos de Dios que pertenecen a la familia del Padre divi­no. Ni siquiera todos los que dicen tener comunión con Dios y ser cristianos son hijos de Dios. Los hijos de Dios son los que creen en Jesucristo como el hijo encarnado de Dios y su Salvador y Señor (Juan 1:12), que han experimentado un nacimiento espiritual, y que en consecuencia lo siguen en obediencia, en oposición al pecado, y tienen una vida de amor y de justicia.


3. Implicaciones de ser hijos de Dios

  • El texto contiene una maravillosa seguridad. No necesitamos preocuparnos mientras mantengamos una relación íntima con nuestro Padre celestial.
  • Desde la perspectiva del espacio y del tiempo, los seres humanos parecemos completamente insignificantes, de modo que no podemos menos de asombrarnos totalmente de que Dios esté inte­resado en nosotros y nos haga sus hijos.
  • En situaciones difíciles,-por ejemplo, cuando los cristianos son evitados, ridiculizados o perseguidos por causa de Cristo y se sien­ten separados de Dios y están tentados a renunciar a su fe- deberían recordar que ser ignorados por el mundo no es necesariamente una señal de que algo anda mal. Las circunstancias difíciles deberían fortalecer nuestra fe, no debilitarla. Pueden ser una señal de que nos estamos adhiriendo a valores divinos y estamos dispuestos a nadar contra la corriente.
  • Sin embargo, deberíamos recordar una diferencia. En un sentido estricto, sólo Jesús es el Hijo de Dios. Los creyentes no deben pretender ocupar el lugar de Cristo.

II. Resultados y responsabilidades (1 Juan 3:2, 3)


1. Resultados


Primera Juan 3:2 describe ahora los resultados de esta relación Padre-hijos. Lo veremos y seremos como él. Porque reconocemos nuestra situación presente como hijos de Dios, también sabemos que el futuro será aún más maravilloso, aunque no lo entendemos todavía completamente.
La pregunta principal es: ¿Qué significa ser como él? Satanás y Eva querían ser como Dios (Génesis 3:5; cf. Isaías 14:14; Ezequiel 28:2). Esto produjo la caída en el cielo y la caída sobre la Tierra, e intro­dujo el pecado en el universo. En 1 Juan, la idea de ser como Dios se presenta como un resultado positivo de ser sus hijos.
Satanás quería ser como Dios en poder, y probablemente no es­taba muy interesado en ser como Dios en carácter. Su deseo de ser semejante a Dios no profundizó su relación con Dios; en cambio, destruyó la armonía y arruinó la relación. El caso de Eva no fue muy diferente.
Aunque los cristianos serán semejantes a Dios, no desearán el lu­gar de Dios. Quieren ser como él en amar a otros, en servicio abne­gado, y en demostrar pureza de pensamiento y justicia en la acción. Respetan la diferencia básica entre el Creador y las criaturas y no la querrán eliminar. Para ellos el tema es el amor, no el poder. Anhelan la segunda venida de Cristo y una existencia transformada.
Aunque entre los eruditos se analizan opciones diferentes, pa­rece haber un acuerdo de que querer ser como Dios se refiere por lo menos a la semejanza en carácter. Johnson observa: "La imagen de Dios perdida después de la caía será restaurada en Cristo cuan­do lleguemos a ser como él". Smalley habla acerca de la "unidad espiritual, pero no una identidad completa". Witherington afir­ma: "Se obtendrá una verdadera semejanza, pero no una identidad con Dios o con Cristo". Marshall añade, basado en Romanos 8:17 al 19, Filipenses 3:21, y Colosenses 3:4 que los creyentes "compartirán su gloria", es decir, el proceso de glorificación, ya comenzado aquí y ahora en la vida de los creyentes (2 Corintios 3:18) llegará a ser completo".
El versículo 2 termina con una promesa maravillosa que los cre­yentes lo verán como él es. ¿Quién es este "él"? El pasaje de 1 Juan 3:1 al 3 presenta a Dios el Padre y a "él". Se ha sugerido que la frase "se manifieste" se refiere al Hijo, porque la misma frase se encuentra en 1 Juan 2:28 obviamente describe la segunda venida de Cristo. Sin embargo, las opiniones varían en cuanto si "él" en ambos casos se refieren a Jesús o a Dios el Padre. Parece que Juan es ambiguo y a veces pasa fácilmente de una persona de la Divinidad a otra sin in­dicar claramente el cambio. Juan no siempre distingue claramente entre el Padre y el Hijo porque él enseña que el Padre y el Hijo van juntos (1 Juan 2:23).


2. Responsabilidades


Por causa de su esperanza en la segunda venida de Cristo y de verlo, así como su esperanza de ser transformados, los hijos de Dios se purifican como Jesús es puro y sin pecado. El versículo 3 es una transición que prepara para el desarrollo que se encuentra en los versículos 4al 10. Nos dice que la verdadera esperanza conduce a un "proceso de purificación continuo". Este proceso, también lla­mado santificación, consiste en la cooperación entre Dios y el ser humano. Mientras en el capítulo 1 Juan nos informa que la sangre de Jesús nos limpia de todo mal, aquí él habla acerca de la purifica­ción propia. Debemos permitir que Dios haga su obra en nosotros.
Nuestro ejemplo y modelo es Cristo. Su absoluta pureza nos inspira a esforzarnos por ser puros mientras esperamos su segunda venida. No podemos seguir pecando a la luz de lo que Dios ha hecho por nosotros. "No debemos juzgar nuestras vidas por las de otras personas, pero sí por la de Cristo, quien es la norma y la meta hacia la cual hemos de avanzar".


III. Una definición de pecado (1 Juan 3:4, 8a)


Los falsos maestros pueden haber enfatizado la bendición pre­sente de la salvación mientras ignoraban la importancia de vivir vi­das puras. Por lo tanto, Juan enfatiza que nuestro futuro depende de cómo vivimos ahora. Esto no tiene nada que ver con la justificación por obras. Somos salvos sólo por la gracia, pero nuestras vidas de­ben reflejar que somos salvos. Así, después de llamar a los cristianos a purificarse, Juan sigue mostrando lo que eso significa. Purificarse significa separarse del pecado.
En las Escrituras, el pecado se describe de diferentes maneras, aunque en formas complementarias. La palabra pecado (hamartía) que Juan usa representa típicamente errar el blanco. "Se usaba cuan­do un guerrero erraba y no le pegaba a su adversario, o cuando un viajero perdía el camino correcto". Además, el pecado es falsedad, violación deliberada de la norma divina de verdad, maldad, desobe­diencia, transgresión, traspaso, ilegalidad e injusticia.
En nuestro pasaje, el pecado se define como infringir la ley o ilegalidad. Como tal consiste en rebelión contra Dios y ponerse de parte de su enemigo. El pasaje siguiente, 1 Juan 3:11 al 24, relaciona la historia de Caín que asesina a su hermano. Este pecado comprendía una falta de amor, pero también una transgresión de la ley. Los versículos 22 y 24 se refieren a los mandamientos y enfatizan que la gente debe guardarlos.
De este modo, la expresión "infracción de la ley" parece tener implicaciones legales. Puede recordarnos del "hombre de pecado" en 2 Tesalonicenses 2:3 –el anticristo por excelencia– y de la culmi­nación de su actividad justo antes de la Segunda Venida de Cristo. Esta infracción de la ley es exhibida por el anticristo en 1 Juan, que se rebela en forma flagrante contra Dios y se pone del lado de Satanás (1 Juan 3:8). Los miembros de la iglesia están advertidos indirectamente en el versículo 4 para renunciar a tal actitud y a todo pecado porque es la violación de una relación personal con Dios.
Stott destaca el punto: "Los herejes parecen haber enseñado que para el cristiano iluminado, las cuestiones de moralidad les eran indiferentes; hoy nuestros pecados son excusados ya sea con eu­femismos como 'problemas de personalidad' o por ser parte de la relatividad cultural". Pero ignorar el pecado o excusarlo no es una solución. Necesitamos tomar el pecado con seriedad y afrontarlo. La solución al dilema del pecado es de mantenerse alejado de él, y si pecamos, seguir lo que dice 1 Juan 1:9, donde se ofrece el perdón gratuitamente.


IV. La aparición de Jesús (1 Juan 3:5, 8b)


1. La aparición de Cristo sobre la Tierra


El término "aparecer"/"ser manifestado" se encuentra nueve ve­ces en 1 Juan. En la mayoría de los casos se relaciona con Jesús. En 1 Juan 1:2; 3:5, 8, describe su encarnación, pero apunta también a su preexistencia. De acuerdo con la segunda parte de 1 Juan 1:2, Jesús fue manifestado a los testigos oculares. En 1 Juan 2:28; 3:2, el término describe su segunda venida. En 1 Juan 2:28, es paralelo con la expresión parousía, que describe la venida de Jesús. El verbo "aparecer" también se encuentra en 1 Juan 2:19 y 4:9.
Los anticristos abandonaron la iglesia. Esto manifestó que real­mente no habían sido parte de la iglesia. El amor de Dios también se manifestó: apareció al enviar al Hijo de Dios. Este pasaje con­tiene una de las mayores concentraciones del término en todo el Nuevo Testamento. Jesús apareció en carne humana, siendo el Hijo encarnado. El aparecerá otra vez en su segunda venida.


2. El propósito de la aparición de Cristo


Cristo apareció la primera vez para resolver el problema del pe­cado (1 Juan 3:5) y para destruir las obras del diablo, que ha pecado continuamente desde el principio (1 Juan 3:8). Cristo liberó a la humanidad de la sujeción al pecado, al diablo y a la muerte. Primera Juan 3:5 no nos dice directamente cómo quitó Jesús los pecados. Sin embargo, el contexto de 1 Juan y del Evangelio de Juan deja claro que Jesús lo hizo por su muerte en la cruz.
De acuerdo con 1 Juan 3:5, Jesús quitó "pecados", lo que puede señalar acciones pecaminosas, el castigo por el pecado, y las conse­cuencias del pecado. Su sacrificio sustitutivo es suficiente para toda la humanidad. Los anticristos pueden no haber comprendido plena­mente el valor salvífico de la cruz. Hoy, estamos otra vez en peligro de diluir el lugar de la cruz. Algunos hacen de la cruz sólo una señal del amor de Dios, separándola del hecho de que allí Jesús murió por no­sotros. Al hacer eso toman una visión suave del pecado y dejan "poco lugar, o ninguno, para la enseñanza bíblica de que Cristo vino no sólo para demostrar el amor de Dios sino también para manifestar su justicia". Jesús vino para deshacer todo el mal que Satanás ha hecho en este mundo y en el universo. Esto incluye la esclavitud al pecado. "Jesús apareció no meramente para realizar el gozo positivo y cons­tructivo de amar, sino también para hacer un trabajo de demolición del pecado y de las obras del diablo (1 Juan 3:8). [...] Su muerte se ve no sólo como un evento pasivo, expiando por el pecado, sino también un ataque activo a las tinieblas. El vino no meramente para cargar el pecado, sino también para ser un destructor del pecado".
Juan enfatiza la absoluta ausencia de pecado de Jesús. Dice que Jesús es -no fue- sin pecado". "La afirmación de Juan es más que el hecho de que Jesús no cometió pecado. Alega que Cristo no posee una naturaleza pecaminosa".
Si eso es así y Jesús expía y erradica el pecado, los creyentes no pueden tener nada que ver con el pecado, "el cáncer que carcome toda vida espiritual". Al hacer causa común con el pecado estaríamos haciendo causa común con Satanás y estaríamos rechazando a Jesús.


V. ¡Sin pecado! (1 Juan 3:6, 7, 9, 10)


1. Los verdaderos creyentes no pueden pecar


Los versículos 6 y 9 contienen afirmaciones fuertes y que cau­san perplejidad diciendo que ninguno que vive en Jesús, que lo ha visto espiritualmente, y que lo ha conocido comete pecado, y que ninguno que es nacido de Dios peca ni puede pecar. ¿Cómo pueden reconciliarse estas afirmaciones con 1 Juan 1:6 al 10; 2:1, 2, donde Juan afirma que pretender estar sin pecado es una mentira y que aunque no pecar es la meta de los cristianos, necesitan a Jesucristo como mediador?
Los cristianos han luchado con estas afirmaciones y han trata­do de encontrar explicaciones. Algunos pueden haber caído en la desesperación porque sabían que el pecado es una realidad en sus vidas aun después de su conversión y bautismo. Otros han seguido el perfeccionismo. Y todavía otros han pretendido que sus pecados de ningún modo son pecados.
Podemos suponer, con seguridad, que el apóstol Juan no se con­tradice. Debemos comprender nuestro pasaje actual a la luz del análisis previo sobre el tema del pecado.
Los expositores han elaborado diferentes soluciones a esta di­ficultad. La más satisfactoria es la sugerencia de que Juan está hablando del pecado habitual y persistente. Los verbos "pecar" y "cometer [pecado]" se encuentran en tiempo presente, que señala una acción continuada. El significado sería que los discípulos de Cristo no pueden continuar pecando. Pueden caer en pecados de vez en cuando, pero se han separado del pecado, están opuestos a él, y no practican una vida de pecado. La Nueva versión internacio­nal sigue esta comprensión, traduciendo los verbos con la expresión "practicar el pecado". Y Akin dice: "Juan no está sugiriendo que el hijo de Dios no corretera ni un solo acto de pecado. En cambio, Juan está describiendo una manera de vivir, un carácter, un estilo de vida predominante [...] En otras palabras, el creyente no vivirá una vida caracterizada por el pecado".
El verdadero creyente no continúa pecando o "practicando el pecado", porque "la simiente de Dios permanece en él" (versículo 9) y él "es nacido de Dios". La simiente de Dios puede entenderse como 1) la descendencia de Dios, es decir, un principio divino o la naturaleza divina en los creyentes, o como 2) lo que Dios ha implantado en la persona que nació de nuevo. En este caso se referiría a la Palabra de Dios (Santiago 1:18, 21; 1 Pedro 1:23-25) o "lo que habéis oído desde el principio" (2:24)"  el Espíritu Santo (Juan 3:6, o ambos.


2. Los verdaderos creyentes practican la justicia


Ambas subsecciones, los versículos 4 al 7 y los versículos 8 al 10, terminan con una referencia a la justicia. Mientras la mayoría de las afirmaciones que se encuentran en 1 Juan 3:4 al 10 son algo negati­vas, el versículo 7b es positivo. El versículo 10 es su contraparte ne­gativa, usando frases similares. Estos dos versículos mencionan las obras justas de aquellos que siguen a Jesús. Sus actos justos son una señal de su carácter justo. Esto es en lo que ellos deben continuar concentrándose. El verdadero cristianismo no es una religión o un sistema filosófico o solo una aceptación mental de ciertas verdades, sino que se reduce a practicar la justicia y el amor.


Conclusión
Los seguidores de Cristo nunca deben olvidar que tienen el pri­vilegio de ser hijos de Dios y tienen una esperanza maravillosa que le da significado a su vida. Sus privilegios los motivan a renunciar al pecado completamente y a practicar la justicia, es decir, vivir una vida pura. Aunque la pureza moral parte de Dios porque él es el que perdona los pecados, los creyentes tienen una parte activa que desempeñar en vivir vidas piadosas.

Daniel I. Akin, 1, 2, 3 John, The New American Commentary (Nashville: Broadman and Holman Publishers, 2001), pp. 132, 133.

John R. W. Stott, The Letters of John: An Introduction and Commentary, Tyndale  New Testament Commentaries (Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans Publishing Company, 1988), p. 122.

Thomas F. Johnson, 1, 2 and 3 John, New International Biblical Commentary (Peabody: Hendrickson Publishers, 1993), p. p. 68.

Stephen S. Smalley, 1 ,2 ,3 John, Word Biblical Commentary (Waco Word Publishers, 1984),  p. 146.

Ben Witherington III, Letters and Homilies for Hellenized Christians, tomo 1: A Socio-Rhetorical Commentary on Titus, 1-2 Timothy and 1-3 John (Downers Grove: InterVarsity Press, 2007), p. 497.

I. Howard Marshall, Las cartas de Juan (Buenos Aires y Grand Rapids: Nueva Creación, Wm. B. Eerdmans Publishing Company, 1991), p. 169.

Cf. Johnson, p. 68.

Cf. Grayson, p. 104.

Akin, p. 138.

H. H. Hobbs, The Epistles of John (Nashville: Thomas Nelson Publishers, 1983), p. 81.

Akin, p. 140.

Cf. Marshall, pp. 173, 174.

Ver Witherington, p. 499.

Stott, p. 26.

Cf. Akin, pp. 141, 147; Smalley, p. 156; Witherington, p. 501.

George Reid y Ekkehardt Mueller, "Christ's Death and Our Salvation", Reflections: A BRI Newsletter, julio de 2008, p. 6.

Witherington, p. 500.

Cf. Juan 8:46; Hechos 3:14; 2 Corintios 5:21; Hebreos 4:15; 7:26; 1 Pedro 1:19; 2:21, 22.

Akin, p. 142.

Witherington, p. 500.

Ver Stott, pp. 135-140.

Akin, p. 143.

Cf. Akin, p. 143; Johnson, pp. 71, 74; Stott, p. 131.

Grayston, p. 107.

Cf. Johnson, p. 74.

Cf. Akin, p. 149; Smalley, p. 174.

 Fuente: http://www.escuelasabatica.cl/2009/tri3/lecc7/leccion.htm

 

No olvides tus compromisos  
   
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Lecciones y comentarios para la escuela sabática_Segundo trimestre de 2014  
  Cristo y su Ley

Autor: Keith Burton

Lecciones y Comentarios para la escuela sabática-Segundo trimestre_Abril - Junio de 2014

Compilador: Delfino J.
Sin fines de Lucro_completamente gratis sin recibir nada a cambio
 
Cristo y su Ley  
  1. Las leyes en los días de Cristo (Levítico 1:1-9; Deuteronomio 17:2-6; Lucas 2:1-5;Hebreos 10:28; Santiago 2:8-12)
2. Cristo y la Ley de Moisés (Éxodo 13:2,12; Deuteronomio 22:23,24; Mateo 17:24-27; Lucas 2:21-24; 41-52; Juan 8:1-11)
3. Cristo y las tradiciones religiosas (Isaías 29:13; Mateo 5:17-20; 23:1-7; 15:1-6; Romanos 10:13)
4. Cristo y la Ley en el Sermón del Monte (Mateo 5:17-37; Lucas 16:16; Romanos 7:24)
5. Cristo y el sábado (Génesis 2:1-3; Isaías 65:17; Mateo 2:23-28; Juan 5:1-9; Hechos 13:14; Hebreos 1:1-3)
6. La muerte de Cristo y la Ley (Hechos 13:38,39; Romanos 4:15; 7:1-13; 8:5-8; Gálatas 3:10)
7. Cristo, el fin de la ley( Romanos 5:12-21; 6:15-23; 7:13-25; 9:30-10:4; Gálatas 3:19-24)
8. La Ley de Dios y la ley de Cristo
9. Cristo, la Ley y el evangelio
10. Cristo, la Ley y los pactos
11. Los apóstoles y la Ley
12. La iglesia de Cristo y la Ley
13. El reino de Cristo y la Ley
 
Usted es el 315039 visitantes (691346 clics a subpáginas) . ¿Conoces a Dios?
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=