Lecciones y comentarios de la Escuela Sabática_Abril-Junio 2018: Preparación para el tiempo del fin
La puntualidad es respetar el tiempo de los demás y además tu palabra te da credibilidad  
  PRINCIPAL_Inicio_Lecciones de escuela sabática y comentarios por Delfino Jarquín L
  02_Lecciones de escuela sabática en audio y diálogo bíblico comentarios de las lecciones del segundo trimestre: abril-junio de 2018 "Preparación para el tiempo del fin"
  02_Comentarios y Libro complementario de las lecciones de escuela sabática abril-junio de 2018_PREPARACIÓN PARA EL TIEMPO DEL FIN
  TELEVISION en linea-ESPERANZA TV-100% adventista-2018
  Radio_Sol_en vivo_adventista del septimo dia_Puerto Rico-2016 actualizado
  HIMNARIO ADVENTISTA COMPLETO EN VIDEO-POWER POINT-LETRA Y CANTADO
  613 Pistas del himnario adventista nuevo de 2009
  VIDEOS DEL HIMARIO ADVENTISTA_POWER POINT_musica y letra_01 al 399 y de 500 al 507
  MI CORITERO 2009_50 coritos adventistas en Word
  Comentarios de las lecciones de las lecciones de escuela sabática cuarto trimestre octubre-diciembre de 2014_La Espístola de Santiago_en videos you tube _Asociación Metropolitana México DF
  01_Audio de las lecciones de la escuela sabática primer trimestre_enero-marzo de 2017_actualizacion cada semana
  01_Lecciones de la Escuela Sabática_alumno y maestro_Primer Trimestre:enero-marzo de 2017
  El DISCIPULADO CRISTIANO comentarios D. Jarquín L.(Material auxiliar para las lecciones de esc sab 2008_puedes 1trim de 2014)
  Libro_El conflicto de los siglos_E. G. White_audio
  28 creencias fundamentales de los adventistas en Power Point
  04_Lecciones de escuela sábatica_Cuarto Trimestre_octubre-diciembre de 2013_EL SANTUARIO
  03_Revival and Reformation_Quarter 3, 2013
  02 Guia de estudio de la Biblia_Abril-Junio 2013_"Buscad a JEHOVÁ, y vivid"
  Himnario adventista_videos_500 al 507
  Lecciones de escuela sabática_Primer trimestre_ Enero_Marzo 2013_Los orígenes
  Lecciones de escuela sabática_Cuarto trimestre de 2012_Crecer en Cristo
  1 Libro complementario para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Fulgores de Dios
  Lecciones de escuela sabatica_Terce trimestre de 2012_1 y 2 Tesalonicenses
  Lecciones para la escuela sabática_segundo trimestre de 2012_Evangelismo y Testificación
  La Biblia hablada
  Lecciones para la escuela sabática_primer trimestre de 2012_Vislumbres de nuestro Dios
  Temas de AUTOESTIMA-SUPERACION PERSONAL y reflexiones para la vida para el siglo XXI_por Delfino J.
  28 CREENCIAS FUNDAMENTALES DE LOS ADVENTISTAS
  Audio 527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  527 pistas para cantar con el Himnario Adventista en midi
  Audio_47 pistas de coritos adventistas en midi
  VIDEOS_MARIACHI MISIONEROS DEL REY
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA PARA ADULTOS en audio con textos biblicos_primer trimestre de 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO COMPLEMENTARIO 4 _Cuarto trimestre de 2010_Personajes secundarios del Antiguo Testamento
  Lecciones del cuarto trimestre de 2011 en ingles
  COMENTARIOS Y LECCIONES DE ESCUELA SABATICA ANTERIORES
  4 LIBRO COMPLEMENTARIO_cuarto trimestre de 2011_GALATAS
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_cuarto trimestre de 2011_El evangelio en Galatas
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Tercer trimestre de 2010_La redención en Romanos_con textos bíblicos
  3 LIBRO COMPLEMENTARIO_LA ADORACIÓN EN EL CONFLICTO DE LOS SIGLOS
  Comentario Biblico Adventista_La Epístola del Apóstol San Pablo a los ROMANOS_Material auxiliar para el Estudio de las Lecciones de Escuela Sabàtica_Tercer Trimestre de 2010_"LA REDENCIÒN EN ROMANOS"
  LIBRO 01_COMPLEMENTARIO_Primer Trimestre de 2011_Jesús lloró_La Biblia y las emociones humanas
  LIBRO_3_COMPLEMENTARIO_TERCER_TRIMESTRE_DE_2010_LA REDENCION EN ROMANOS
  Radio_Internet_Full Adventistas Radio
  Contador de visitas
  Libro de visitantes
  Contacto
  Mi Tweeter
  Enlaces inmediatos para estudiar las lecciones de escuela sabática
  ENLACES a otros sitios de ESCUELA SABATICA
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos_PRIMER TRIMESTRE DE 2011_Jesus lloro_La Biblia y las emociones humanas
  2 LIBRO COMPLEMENTARIO_ Vestidos de gracia_ De hojas de higuera a un manto de justicia
  => Capitulo_01_Sigueme
  => Capitulo_02_La prueba
  => Capitulo _03_Como amamos
  => Capitulo_04_Ropa de fiestas
  => Capitulo_05_La metafora del vestido en el Antiguo Testamento
  => Capitulo_06_La metafora del vestido en el Nuevo Testamento
  => Capitulo_07_Seguridad
  => Capitulo_08_Lo que damos por sentado de Dios
  => Capitulo_09_El Evangelio_cual
  => Capitulo_10_vestidos para recibir el rey
  => Capitulo_11_Amigos en posiciones encumbradas
  => Capitulo_12_Jamas te rindas
  => Capitulo_13_El brillo en la mirada divina
  Videos coritos adventistas para tu grupo pequeño para tu pc
  LECCIONES DE ESCUELA SABATICA para adultos. Cuarto trimestre de 2010_PERSONAJES SECUNDARIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO
  Lecturas de la Biblia
  LECCIONES PARA LA ESCUELA SABATICA_TERCER TRIMESTRE DE 2011_LA ADORACION_CON TEXTOS BIBLICOS
  LIBRO_2_COMPLEMENTARIO_SEGUNDO_TRIMESTRE_DE_2010_SALUD Y SANIDAD_Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día
  LIBRO_1_COMPLEMENTARIO_PRIMER_TRIMESTRE_ DE 2010_EL FRUTO DEL ESPÍRITU_Richard W. O'Ffill
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Tercer trimestre de 2009_Amadas y llenas de amor_Las epístolas de Juan
  LIBRO _COMPLEMENTARIO_Cuarto Trimestre de 2009_Una naciòn en marcha_El libro de Números_ROY GANE
  Comentarios de las Lecciones de Escuela Sabática_Segundo trimestre 2009_Caminar la vida cristiana-Delfino Jarquín L.
  LIBRO COMPLEMENTARIO_Segundo trimestre 2009-Caminar la vida Cristiana
  LIBRO COMPLEMENTARIO-Primer trimestre 2009
  LA EXPIACION Y LA CRUZ DE CRISTO-4o. trimestre de 2008-por Delfino Jarquín
  "AGENTES DE ESPERANZA:LOS GRANDES MISIONEROS DE DIOS" 3o. trimestre 2008 por Delfino Jarquín
  "JESÚS ES MARAVILLOSO" Comentario por Delfino Jarquín
  El fuego refinador
  COMENTARIOS 2008
  Comentario de las lecciones de esc. sab. por Delfino J.- El don profético en las Escrituras y en la historia adventista-2009
  Estudios bíblicos por Delfino Jarquín
  Web_iglesias adventistas del septimo dia
  Asociaciones adventistas del 7o. dia
  Escuche la Santa Palabra de Dios_La Biblia en audio
  La escuela sabática en video desde la Iglesia ADVENTISTA DEL SEPTIMO DIA de Sacramento California EEUU_EL FRUTO DEL ESPIRITU-PRIMER TRIMESTRE 2010
  Mensajes de paz_amor_esperanza-mi bloq_Delfino
  Sermones de audio
  Mas recursos para la escuela sabática y jovenes
  Canales de Tv y radio adventisas_videos_audio_inspiradores
  El apóstol Pablo y sus viajes misioneros
  Poemas Cristianos
  Curso bíblico, Verdades bíblicas y Seminarios de Apocalipsis por Está Escrito
  Videos-cantos_Jesús- Salvación-Perdón-Fe y Superación Personal-Defino J.
  Seminarios de Daniel y Apocalipsis...y más
  20_Lecciones de la fe de Jesús_en audio
  Comentario Biblico Adventista_Hechos de los apóstoles_material auxiliar para estudiar el contexto histórico_La Redención en Romanos
  100 estudios de la Biblia_Aqui tienes la respuesta_Por Delfino J.
  20 Ilustraciones para tus sermones
  Libros del Espíritu de Profecía-EGW
  Reposo divino para la inquietud humana por Dr. Samuele Bacchiocchi
  20 himnos adventistas cantados_para el estudio de la fe de Jesús
  Peliculas cristianas infantiles
  20 Himnos cantados adventistas para el estudio de las lecciones de la Fe de Jesus
  Libros del Espiritu de Profecia_audio
  Portales adventistas
  Toda la Biblia y los libros del Espiritu de profecia
  RECURSOS DIADACTICOS ESCOLARES_secundaria_ciencia y tecnlogia_matematicas e ingles_mantenimiento electrónico
  Cambio de horario
  Otros
  Materiales didacticos y reflexiones en power point
Capitulo_05_La metafora del vestido en el Antiguo Testamento

 

 

LIBRO COMPLEMENTARIO

Segundo trimestre de 2011

Vestiduras de gracias_ De hojas de higueras a un manto de justicia

Capítulo cinco

La metáfora del vestido en el Antiguo Testamento

Autor: Tim Crosby

 

Si lees todas las parábolas registradas en los Evangelios, te darás cuenta de que la mayor parte concluye con una especie de amenaza en vez de terminar con una nota agradable. El mensaje de Jesús hacía que la gente se sintiera muy incómoda, la sacudía, cuestionaba su complacencia. En el capítulo anterior repasamos algunas de las parábolas de Jesús que hablan de un juicio final aplicable incluso a los creyentes. Analizamos la parábola del vestido, y vimos como ataron a un hombre y lo echaron a las tinieblas de afuera porque no estaba ata­viado con el traje de bodas. Pero no llegamos a analizar el significado de la vestimenta. Francamente, el significado de la vestimenta no apa­rece en ningún lugar de la parábola. Tenemos que preguntarnos qué interpretación le dio la audiencia a la parábola.

Con el fin de entender la metáfora bíblica, es necesario que hagamos un rastreo de la Palabra de Dios. ¿Cuál es el contexto histórico de la parábola? Comencemos con Isaías: «En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios, porque me vistió con sus vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió y como a novia adornada con sus joyas» (Isaías 61:10).

Las vestiduras de este pasaje obviamente tienen que ver con la justicia. Una cosa es clara: Dios es quien nos viste. Nos atavía con vestiduras de salvación. Cualquier tipo de justicia es un don divino, algo parecido a la parábola de la fiesta de bodas donde se provee la vestidura.

Sin embargo, incluso este pasaje habla del novio y la novia que se atavían y adornan; en contraste, Dios es quien nos viste. Otro texto que utiliza la misma metáfora relacionada con ataviarse se encuentra en Job 29:14-16: «Iba yo vestido de justicia, cubierto con ella; como manto y diadema era mi rectitud. Yo era ojos para el ciego, pies para el cojo y padre para los necesitados. De la causa que no entendía, me informaba con diligencia».

¿De qué se vestía Job? Se vestía de rectitud, de buenas obras: «Yo era ojos para el ciego, pies para el cojo». No hay nada oculto o miste­rioso al respecto. Es el mismo vestido mencionado en Apocalipsis 19:8: «Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplan­deciente». Encontramos que esta metáfora se utiliza de manera cohe­rente en toda la Biblia. El manto siempre está relacionado con un recto comportamiento. En ningún momento se refiere a justicia imputada, teológica o condicional.

Incluso la conducta del malvado se describe en relación con el ves­tido. El Salmo 73:6 habla de los impíos quienes «se cubren con vestido de violencia». El Salmo 109:18, 19, habla del hombre impío que «se vistió de maldición como de su vestido; entró como agua en su interior y como aceite en sus huesos. Séale como vestido con que se cubra y en lugar de cinto con que se ciña siempre». Claramente el vestido repre­senta el comportamiento, ya sea bueno o malo.

Otros textos de Isaías también utilizan la misma metáfora: «Pues de justicia se vistió como de una coraza, con yelmo de salvación en su cabeza; tomó ropas de venganza por vestidura y se cubrió de celo como con un manto». Isaías 61:3 habla de un «manto de alegría en lugar del espíritu angustiado». La alabanza es algo que los seres humanos prac­ticamos. Asimismo la venganza.

El texto de Isaías 64:6 es por lo común mal entendido, sugiriendo que la justicia humana en el mejor de los casos, no es mejor que «tra­pos de inmundicia». Pero Isaías de ningún modo está describiendo u n comportamiento ejemplar. El afirma que su pueblo se ha desviado, que su comportamiento se ha corrompido. El describe a personas que nunca oran. Leamos de nuevo el versículo en su contexto: «Pues todos no­sotros somos como cosa impura, todas nuestras justicias como trapo de inmundicia. Todos nosotros caímos como las hojas y nuestras maldades nos llevaron como el viento. ¡Nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para apoyarse en ti! Por eso escondiste de nosotros tu rostro y nos dejaste marchitaren poder de nuestras maldades» (Isaías 64:6, 7).

«Trapos de inmundicia», es una descripción de la apostasía. Sus «vestiduras» se han contaminado. Una vez más, la metáfora de la vesti­menta se refiere al carácter.

¿Es este manto de justicia un don divino, o no? ¿Nos lo coloca él, o nos lo ponemos nosotros? La Biblia utiliza ambas metáforas. Incluso cuando se nos entrega un juego de vestidos nuevos, nos toca realizar el esfuerzo para ponérnoslos. Cuando sembramos rábanos, ¿hacemos que los mismos crezcan? En realidad, no. Podemos ayudar proveyendo agua y fertilizantes, pero el crecimiento lo aporta Dios.

Pero sin nuestra presencia en el huerto, no habrá rábanos en la mesa.

Quizá haya usted escuchado la historia del viajero que un día se tropezó con un campesino. Este último se encontraba admirando sus sembrados. El viajero se colocó a su lado sin proferir palabras, obser­vando la actitud del campesino. Con un sentido de religiosidad, el via­jero dijo: «¿No es maravilloso lo que Dios ha hecho en estos campos?». El campesino contestó sin inmutarse: «Bueno, usted debía haber visto cómo estaban estos campos mientras estaban en manos de Dios».

Solía preguntarme por qué Ezequiel estimulaba al pueblo dicien­do: «Echad de vosotros todas vuestras transgresiones con que habéis pecado, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué mo­riréis, casa de Israel?» (Ezequiel 18:30, 31). Desde luego, Ezequiel sabía que un nuevo corazón es algo que únicamente Dios puede darnos: «Esparciré sobre vosotros agua limpia y seréis purificados de todas vuestras impurezas, y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vosotros el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis estatutos y que guardéis mis preceptos y los pongáis por obra» (Ezequiel 36:25-27).

Jamás podremos crear un nuevo corazón para nosotros porque lo único que podemos hacer es lavar nuestro exterior. No podemos la­var nuestros corazones. Eso es algo que únicamente Dios puede hacer. Algo que tan solo puede lograrse utilizando sangre. No obstante, tene­mos una parte que desempeñar en dicho proceso.

Cuando Adán y Eva intentaron coser hojas de higuera, me ima­gino que Dios se presentó y llamó a su cordero favorito. Luego — ¡qué horror!—, Dios tomó a la inocente criatura, le cortó la garganta y derramó su sangre en tierra. Adán y Eva deben haber sufrido un choque emocional, quizá vomitaron, ya que no conocían lo que era la muerte. ¿Qué hemos hecho? ¡El costo ha sido elevadísimo!

A lo que Dios pudo haber respondido: «Oh no, el precio es aun mucho más alto».

Pero la muerte de aquel cordero le permitió a Dios reemplazar las inadecuadas vestimentas de ellos con una ropa que los mantendría más abrigados, una vez que los primeros vientos helados comenzaran a so­plar.

Desde luego, Adán y Eva debían hacer algo. Tenían que ponerse el traje de piel, y llevarlo a diario.

Observemos el símbolo de la vestimenta utilizado en Zacarías. Allí vemos a Josué, quien como sumo sacerdote representa a todo Israel, vestido con ropas viles ennegrecidas por el fuego. Pero Dios tiene en mente una maravillosa transformación: un nuevo atuendo. Si Dios pu­do crear los mundos, podrá crear de nuevo a cualquiera de sus hijos. «Josué, que estaba cubierto de vestiduras viles, permanecía en pie de­lante del ángel. Habló el ángel y ordenó a los que estaban delante de él: "Quitadle esas vestiduras viles". Y a él dijo: "Mira que he quitado de ti tu pecado y te he hecho vestir de ropas de gala"» (Zacarías 3:3, 4). Comparemos este texto con el de Salmo 132:9, 16 que habla de sacer­dotes vestidos de justicia y salvación.

Notemos que las ropas nuevas de Zacarías 3 no se colocan sobre las viejas. Los harapos viejos son descartados. La idea de que nuestros sucios harapos son cubiertos por la justicia de Cristo puede tener cierto valor homilético, aunque no es una metáfora bíblica. En ningún lugar de la Biblia se habla de que una ropa limpia se coloque sobre una su­cia con el fin de esconderla. Apocalipsis 3: 18 habla de vestir nuestra desnudez (Apocalipsis 16:15), pero esto es algo que difiere de la idea de lle­var dos vestidos: uno sucio y uno limpio. Eso iría en contra del sentido común y de las Escrituras. La vestimenta sucia es descartada en favor de la limpia. En ningún lugar de las Escrituras el manto representa un maquillaje estético para esconder la sucia realidad de más abajo.

Incluso en la parábola del hijo pródigo, el padre les dice a los sir­vientes: «Pero el padre dijo a sus siervos: "Sacad el mejor vestido y vestidle; y poned un anillo en su dedo y calzado en sus pies. Traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta"» (Lucas 15:22, 23). Aquellos preparativos tomarían algo de tiempo. Los siervos deben haber aseado al hijo antes de vestirlo para la fiesta. No conozco a nadie que se coloque ropas limpias encima de las sucias. El problema con una metáfora tal es la implicación de que la justicia de Cristo se convierte en un manto de continua impureza.

«Ningún arrepentimiento que no obre una reforma es genuino. La justicia de Cristo no es un manto para cubrir pecados que no han confesados ni abandonados; es un principio de vida que transforma el carácter y rige la conducta» (El Deseado de todas las gentes, pp. 522).

En el libro de Zacarías, Josué aparece como el representante de su pueblo. El pecado del pueblo se le imputaba al sacerdote como su representante, y viceversa (Levítico 4:3). El pueblo estaba identificado con el sacerdote, y lo que le sucedía al sacerdote también afectaba al pueblo. En este caso Dios se dirige a toda la nación en la persona de Josué cuyo nombre es una variante hebrea del nombre de Jesús.

La purificación de Josué es tan solo el comienzo del relato. Al leer el resto del pasaje vemos que había algo que Josué debía realizar con el fin de mantener su renovada condición. El ángel del Señor le da un encargo a Josué: «Así dice Jehová de los ejércitos: "Si andas por mis caminos y si guardas mi ordenanza, entonces tú gobernarás mi Casa y guardarás mis atrios, y entre estos que aquí están te daré lugar"» (Zacarías 3:6, 7).

Dios le ofreció a Josué un lugar «entre los que estaban allí»; o sea, entre los ayudantes del Ángel del Señor, que sin dudas eran ángeles. Las vestiduras de salvación le fueron entregadas gratuitamente a Josué. Zacarías no podría obtenerlas. Sin embargo, la condición era que Josué debía «andar en sus caminos y guardar su ordenanza».

El concepto de algo gratuito y a la vez condicionado no es paradó­jico; ni siquiera difícil de entender, porque muchas cosas en la vida son parecidas. En Estados Unidos se considera un derecho constitucional «la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad», dones que nos ha concedido el Creador. Sin embargo, podríamos perder la libertad y ser encarcelados si violamos la ley.

Supongamos que a usted se le ha ofrecido un boleto gratis viajar de Nueva York a Los Angeles. ¡Eso sería un privilegio! Usted no ha hecho nada para merecer el premio, no ha pagado ni un centavo por el boleto. Todo lo que debe hacer es recibirlo. Es gratis. Pero existen ciertas condi­ciones. Si usted intenta llevar un arma a bordo su boleto será cancelado. Si usted hace que algún miembro de la tripulación se incomode, nunca llegará a Los Angeles. Su viaje podría concluir en algún punto intermedio.

El vuelo es gratis, pero es condicional. Usted podría ser sacado del avión. Pero mientras permanezca dentro del mismo, usted llegará a Los Angeles. De hecho usted está predestinado a llegar a Los Angeles, ya que su boleto así lo dice.

La salvación es algo parecido. La gracia de Dios es gratuita, aun­que condicional. Es cierto, estamos predestinados para ir al cielo, pero siempre y cuando permanezcamos a bordo de la nave del evangelio.

Mucha gente conoce el relato de Hans Christian Andersen sobre el traje nuevo del emperador. Ha sido traducido a más de cien idio­mas. El argumento del relato es sencillo. Un emperador que se pre­ocupa mucho por su ropa, contrata a dos sastres que prometen con­feccionarle el mejor traje jamás visto. La tela que ellos utilizarán no la pueden ver aquellos que no están calificados para desempeñar su posición actual, o que son «irremediablemente estúpidos». El empe­rador no puede ver la tela, pero simula hacerlo por temor a que crean no está calificado para su cargo. Lo mismo sucede con sus ministros. Cuando los delincuentes avisan que han terminado de confeccionar el traje, simulan vestir al emperador quien sale por las calles para que el pueblo lo vea.

Sus súbditos actúan de una manera «políticamente correcta» y no desean ser descorteses; por lo tanto, felicitan al emperador por su nue­vo traje. Finalmente, un niño del gentío grita la cruda verdad, diciendo que el emperador está desnudo. Pronto otros se suman a la declaración del niño. El emperador se preocupa, sospechando que lo que dice el pueblo es la verdad; pero continúa marchando con la frente en alto.

Existe una zanja a cada lado del camino de salvación. Una de ellas es el legalismo y la otra es el libertinaje. Ambas zanjas están repletas de aquellos que se han accidentado en la fe. Sin embargo, la zanja de la iz­quierda —la libertina—, es la que tiene más, ya que el ascetismo no es tan popular como la vida desordenada. El número de personas que han sido destruidas por la indulgencia desenfrenada respecto al sexo, las drogas y el alcohol, es cada vez más elevado. Vivimos en una época que minimiza la necesidad de vivir vidas puras. En la actualidad, quienes enfatizan la necesidad de vivir píamente parece como que nadan en contra de la corriente. A continuación un diálogo actualizado respecto al traje del emperador.

—¿Qué haces?

—Amigo, descanso en la gracia divina.

—No, quiero decir, ¿qué haces en este momento? ¿Por qué estás mirando esas tonterías?

—¿Me estás juzgando? Quizá es que no entiendes lo que signi­fica el evangelio. ¡Mi única justicia es la que Cristo me ha imputado! En esta justicia no hay ningún elemento humano. No tengo nada que aportar a mi salvación. Al evangelio no podemos quitarle ni añadirle nada. No hay nada que yo pueda hacer. Si peco, confío en la justicia de Cristo. Dios lo contempla a él y no a mí. Jamás seré juzgado respecto a mi comportamiento, más bien lo seré respecto al de él. En los brazos de Jesús estoy completamente a salvo. Él nunca abandonará a los suyos.

—Pero, lo que usted hizo hace poco debe avergonzarlo. ¿No cree que debería confesar ese acto?

—Eso es algo entre Dios y yo. Mi justicia no se basa en lo que yo podría realizar, ni siquiera en una confesión de pecados. Se apoya en sus actos y en la muerte de Jesús. Quienes creen en Jesús no temen al juicio. No te preocupes, ese es mi problema. Además, no estás en condición de juzgar a otro creyente que está totalmente vestido de la justicia de Cristo.

—Pero... pero... mi amigo. ¡Tú estás desnudo!

Todo creyente ha recibido una invitación para sentarse a la mesa del Rey. Junto a esa invitación, el Rey nos ha proporcionado todo lo que nece­sitamos, incluyendo ropas nuevas, para que estemos en condición de en­trar al salón de banquetes celestial. Lo que tenemos que hacer es sencillo: «Yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela y guarda sus vestidu­ras, no sea que ande desnudo y vean su vergüenza» (Apocalipsis 16:15).

 

Compilador : Delfino J.

 

Devoción Matutina para adultos 2011 en PDF   clic aquí

 

28 creencias de los adventistas del séptimo día en Power Point clic aquí

 

No olvides tus compromisos  
   
Facebook botón-like  
   
Publicidad  
   
Lecciones y comentarios para la escuela sabática_Segundo trimestre de 2014  
  Cristo y su Ley

Autor: Keith Burton

Lecciones y Comentarios para la escuela sabática-Segundo trimestre_Abril - Junio de 2014

Compilador: Delfino J.
Sin fines de Lucro_completamente gratis sin recibir nada a cambio
 
Cristo y su Ley  
  1. Las leyes en los días de Cristo (Levítico 1:1-9; Deuteronomio 17:2-6; Lucas 2:1-5;Hebreos 10:28; Santiago 2:8-12)
2. Cristo y la Ley de Moisés (Éxodo 13:2,12; Deuteronomio 22:23,24; Mateo 17:24-27; Lucas 2:21-24; 41-52; Juan 8:1-11)
3. Cristo y las tradiciones religiosas (Isaías 29:13; Mateo 5:17-20; 23:1-7; 15:1-6; Romanos 10:13)
4. Cristo y la Ley en el Sermón del Monte (Mateo 5:17-37; Lucas 16:16; Romanos 7:24)
5. Cristo y el sábado (Génesis 2:1-3; Isaías 65:17; Mateo 2:23-28; Juan 5:1-9; Hechos 13:14; Hebreos 1:1-3)
6. La muerte de Cristo y la Ley (Hechos 13:38,39; Romanos 4:15; 7:1-13; 8:5-8; Gálatas 3:10)
7. Cristo, el fin de la ley( Romanos 5:12-21; 6:15-23; 7:13-25; 9:30-10:4; Gálatas 3:19-24)
8. La Ley de Dios y la ley de Cristo
9. Cristo, la Ley y el evangelio
10. Cristo, la Ley y los pactos
11. Los apóstoles y la Ley
12. La iglesia de Cristo y la Ley
13. El reino de Cristo y la Ley
 
Usted es el 328167 visitantes (718151 clics a subpáginas) . ¿Conoces a Dios?
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=